/ martes 21 de marzo de 2017

Irrumpen normalistas y CNTE a Audiencia Pública

Oaxaca, Oax.- En el marco de la primera Audiencia Pública del gobierno de Alejandro Murat Hinojosa, un grupo de normalistas y maestros de la Sección XXII de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), intentaron irrumpir la actividad, por lo que finalmente tuvieron que ser sometidos con gas lacrimógeno.

Sólo les dieron un plazo de cinco minutos para replegarse, pero los maestros de la Sección 22 de la CNTE no cedieron. Ellos querían entrar a la fuerza al zócalo de la ciudad, sólo "querían realizar su mitin".

Por la fuerza y con las actitudes con que acostumbran actuar, los manifestantes exigieron una mesa de diálogo con el mandatario estatal.

Desde las 10 horas, los integrantes del magisterio oaxaqueño arribaron a la calle de Guerrero para protestar en el marco de la Primera Audiencia Pública del gobernador Alejandro Murat.

Ante la dificultad, elemento policíacos se instalaron con equipo antimotín, sin embargo, estos no pudieron contener al grupo que con las vallas metálicas pretendía retirar a los policías que resguardaban el lugar.

Así fue como los elementos tuvieron que hacer uso del gas lacrimógeno para dispersar a los manifestantes y dar continuidad a la audiencia pública que de continúa a desarrollar al interior del palacio de gobierno.

Por el gas en el lugar, los docentes y normalistas se replegaron a las calles aledañas para definir sus nuevas acciones, mientras que otra comisión fue atendida por el Secretario de Seguridad Pública, José Raymundo Tuñón.

Fueron precisamente los representantes del Comité de Padres de Familia y los directivos de la primaria tomaron la resolución de retirar a los menores debido a que el gas lacrimógeno, utilizado por la policía para repeler a los manifestantes, comenzaba a introducirse en el edificio de la escuela. Aunado a esto, el peligro inminente de una escalada en los enfrentamientos.

Fueron dos niños los que presentaban malestar por respirar el gas, por lo que paramédicos les brindaron la atención médica necesaria.

Los padres de los estudiantes fueron informados del desalojo y ya se presentaban al atrio de la iglesia de la Merced para recoger a sus hijos.

/cpg

Oaxaca, Oax.- En el marco de la primera Audiencia Pública del gobierno de Alejandro Murat Hinojosa, un grupo de normalistas y maestros de la Sección XXII de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), intentaron irrumpir la actividad, por lo que finalmente tuvieron que ser sometidos con gas lacrimógeno.

Sólo les dieron un plazo de cinco minutos para replegarse, pero los maestros de la Sección 22 de la CNTE no cedieron. Ellos querían entrar a la fuerza al zócalo de la ciudad, sólo "querían realizar su mitin".

Por la fuerza y con las actitudes con que acostumbran actuar, los manifestantes exigieron una mesa de diálogo con el mandatario estatal.

Desde las 10 horas, los integrantes del magisterio oaxaqueño arribaron a la calle de Guerrero para protestar en el marco de la Primera Audiencia Pública del gobernador Alejandro Murat.

Ante la dificultad, elemento policíacos se instalaron con equipo antimotín, sin embargo, estos no pudieron contener al grupo que con las vallas metálicas pretendía retirar a los policías que resguardaban el lugar.

Así fue como los elementos tuvieron que hacer uso del gas lacrimógeno para dispersar a los manifestantes y dar continuidad a la audiencia pública que de continúa a desarrollar al interior del palacio de gobierno.

Por el gas en el lugar, los docentes y normalistas se replegaron a las calles aledañas para definir sus nuevas acciones, mientras que otra comisión fue atendida por el Secretario de Seguridad Pública, José Raymundo Tuñón.

Fueron precisamente los representantes del Comité de Padres de Familia y los directivos de la primaria tomaron la resolución de retirar a los menores debido a que el gas lacrimógeno, utilizado por la policía para repeler a los manifestantes, comenzaba a introducirse en el edificio de la escuela. Aunado a esto, el peligro inminente de una escalada en los enfrentamientos.

Fueron dos niños los que presentaban malestar por respirar el gas, por lo que paramédicos les brindaron la atención médica necesaria.

Los padres de los estudiantes fueron informados del desalojo y ya se presentaban al atrio de la iglesia de la Merced para recoger a sus hijos.

/cpg