/ martes 23 de agosto de 2016

Llegan a Puebla cuerpos de albañiles atrapados en Guerrero

Llegaron a Tlatlauquitepec, Puebla  los cinco cuerpos de los albañiles que perdieron la vida en Acapulco, Guerrero, el viernes de la semana pasada al colapsarse la cimbra de unos 30 metros de altura, en donde laboraban para la construcción de un puente vehicular, por ello la Comuna ofreció agilizar los trámites para que los cadáveres estuvieran lo antes posible con sus familiares.

De las comunidades de Tepanzol, Chinampa, Tepeteno, Gómez Oriente y Ajocotzingo, eran los infortunados hombres cuyos cuerpos arribaron la tarde-noche del lunes y que hace varias semanas decidieron irse a laborar al municipio de Acapulco en el estado de Guerrero.

En el sitio del accidente ocurrido alrededor de las 17:58 horas, lamentablemente perdieron la vida ocho hombres, cinco de los cuales eran originarios de esta demarcación serrana y se fueron en busca de obtener empleo mejor remunerado que en esta región, como ya lo han hecho en ocasiones anteriores.

Por tal razón fueron empleados para la construcción del nuevo Libramiento Poniente de Acapulco-Bajos del Ejid, poblado Los Órganos, lugar en donde el viernes, la cimbra no soportó el peso y termino por derruirse, por lo que cayeron entre los escombros de una altura de 30 metros aproximados al estar en ese momento laborando en la parte alta de una de las columnas recién edificadas para el puente  vehicular que se proyecta.

Allegados de uno de los occisos destacó que los gastos funerarios y traslado de los cuerpos corrieron a cargo de la empresa Mota Engil México que es la encargada de la referida obra de comunicación terrestre en aquella entidad.

LOS HECHOS DEL VIERNES

El periódico de El Sol de Acapulco informó el fin de semana que un saldo de ocho trabajadores muertos dejó el colapso de una cimbra del puente en construcción que se realiza en el nuevo Libramiento Poniente que comunicará de Acapulco a Bajos del Ejido, en el poblado Los Órganos de San Agustín, cerca del nuevo Hospital General.

Cerca de las 17:20 horas, autoridades de Seguridad Pública recibieron una llamada de emergencia en el número 066, donde se solicitó apoyo de Protección Civil para rescatar a los obreros que se encontraban atrapados entre madera, varillas, barrotes y tierra.

A la zona se trasladaron varios elementos de la mencionada corporación, tanto del Gobierno del estado de Guerrero como municipal de Acapulco, donde realizaron labores para tratar de sacar con vida a los obreros de la construcción, sin embargo, encontraron uno a uno los cuerpos sin vida.

Al sitio arribó personal de Seguridad Pública Estatal que no permitió el ingreso de los medios de comunicación a la zona del incidente, donde trabajaban afanosamente tanto personal de ambas dependencias como los mismos compañeros de los hoy occisos.

Al filo de las 18:00 horas de ese día fatídico se informó que habían recuperado los cadáveres de seis de los trabajadores atrapados que se precipitaron al suelo de una altura aproximada de 50 metros de una columna para el puente, en el punto conocido como el 21.

El secretario de Protección Civil (PC), Marco César Mayares Salvador, informó que tras las labores de búsqueda, se encontraron los cuerpos de ocho de las personas que laboran en la construcción del Libramiento Poniente, obra que realiza el gobierno federal.

Dijo que se realizaron trabajos de remoción y que los cadáveres serían trasladados a las instalaciones del Servicio Médico Forense para la práctica de la necropsia de ley, así como la correspondiente identificación de los mismos.

Por su parte, el coordinador de Protección Civil en Acapulco, Sabás de la Rosa Camacho, indicó que los trabajadores estaban echando concreto en el lugar y que se investigan las causas del accidente.

Por su parte, la empresa constructora Mota Engil México rechazó que haya existido negligencia en la muerte de ocho trabajadores de la obra del Libramiento Poniente de Acapulco y calificó como un accidente el colapso de la cimbra que provocó la caída de los empleados y su fallecimiento, al tiempo que el director general del centro SCT Guerrero, Eduardo Rodríguez Abreu, anunció que los trabajos de la obra continúan realizándose.

Lee Más: 

Llegaron a Tlatlauquitepec, Puebla  los cinco cuerpos de los albañiles que perdieron la vida en Acapulco, Guerrero, el viernes de la semana pasada al colapsarse la cimbra de unos 30 metros de altura, en donde laboraban para la construcción de un puente vehicular, por ello la Comuna ofreció agilizar los trámites para que los cadáveres estuvieran lo antes posible con sus familiares.

De las comunidades de Tepanzol, Chinampa, Tepeteno, Gómez Oriente y Ajocotzingo, eran los infortunados hombres cuyos cuerpos arribaron la tarde-noche del lunes y que hace varias semanas decidieron irse a laborar al municipio de Acapulco en el estado de Guerrero.

En el sitio del accidente ocurrido alrededor de las 17:58 horas, lamentablemente perdieron la vida ocho hombres, cinco de los cuales eran originarios de esta demarcación serrana y se fueron en busca de obtener empleo mejor remunerado que en esta región, como ya lo han hecho en ocasiones anteriores.

Por tal razón fueron empleados para la construcción del nuevo Libramiento Poniente de Acapulco-Bajos del Ejid, poblado Los Órganos, lugar en donde el viernes, la cimbra no soportó el peso y termino por derruirse, por lo que cayeron entre los escombros de una altura de 30 metros aproximados al estar en ese momento laborando en la parte alta de una de las columnas recién edificadas para el puente  vehicular que se proyecta.

Allegados de uno de los occisos destacó que los gastos funerarios y traslado de los cuerpos corrieron a cargo de la empresa Mota Engil México que es la encargada de la referida obra de comunicación terrestre en aquella entidad.

LOS HECHOS DEL VIERNES

El periódico de El Sol de Acapulco informó el fin de semana que un saldo de ocho trabajadores muertos dejó el colapso de una cimbra del puente en construcción que se realiza en el nuevo Libramiento Poniente que comunicará de Acapulco a Bajos del Ejido, en el poblado Los Órganos de San Agustín, cerca del nuevo Hospital General.

Cerca de las 17:20 horas, autoridades de Seguridad Pública recibieron una llamada de emergencia en el número 066, donde se solicitó apoyo de Protección Civil para rescatar a los obreros que se encontraban atrapados entre madera, varillas, barrotes y tierra.

A la zona se trasladaron varios elementos de la mencionada corporación, tanto del Gobierno del estado de Guerrero como municipal de Acapulco, donde realizaron labores para tratar de sacar con vida a los obreros de la construcción, sin embargo, encontraron uno a uno los cuerpos sin vida.

Al sitio arribó personal de Seguridad Pública Estatal que no permitió el ingreso de los medios de comunicación a la zona del incidente, donde trabajaban afanosamente tanto personal de ambas dependencias como los mismos compañeros de los hoy occisos.

Al filo de las 18:00 horas de ese día fatídico se informó que habían recuperado los cadáveres de seis de los trabajadores atrapados que se precipitaron al suelo de una altura aproximada de 50 metros de una columna para el puente, en el punto conocido como el 21.

El secretario de Protección Civil (PC), Marco César Mayares Salvador, informó que tras las labores de búsqueda, se encontraron los cuerpos de ocho de las personas que laboran en la construcción del Libramiento Poniente, obra que realiza el gobierno federal.

Dijo que se realizaron trabajos de remoción y que los cadáveres serían trasladados a las instalaciones del Servicio Médico Forense para la práctica de la necropsia de ley, así como la correspondiente identificación de los mismos.

Por su parte, el coordinador de Protección Civil en Acapulco, Sabás de la Rosa Camacho, indicó que los trabajadores estaban echando concreto en el lugar y que se investigan las causas del accidente.

Por su parte, la empresa constructora Mota Engil México rechazó que haya existido negligencia en la muerte de ocho trabajadores de la obra del Libramiento Poniente de Acapulco y calificó como un accidente el colapso de la cimbra que provocó la caída de los empleados y su fallecimiento, al tiempo que el director general del centro SCT Guerrero, Eduardo Rodríguez Abreu, anunció que los trabajos de la obra continúan realizándose.

Lee Más: