/ martes 25 de octubre de 2016

Paro parcial del transporte urbano desquicia a Aguascalientes

Laura Elena Rivera

AGUASCALIENTES, Ags. (OEM-Informex).- La ciudad se volvió un auténtico caos ante el paro técnico de operadores de aproximadamente 150 camiones urbanos que afectaron a usuarios de los municipios de Aguascalientes y del conurbado de Jesús María, quienes tienen serias dificultades para realizar sus actividades cotidianas, laborales y educativas.

Este movimiento es promovido por el Sindicato de Trabajadores del Transporte Público y por los propios concesionarios de este servicio que son parte de la Alianza de Transportistas Urbanos y Suburbanos de Aguascalientes (ATUSA), que determinaron realizar este paro parcial de unidades para demandar a la autoridad estatal un incremento de 9 pesos a la tarifa, tres pesos más que la actual que se ha mantenido inamovible desde hace seis años.

Así lo dio a conocer el secretario general del Sindicato de Trabajadores del Transporte Público Colectivo, Roberto Mora Márquez, quien anticipó que de no tener respuesta inmediata de las autoridades estatales, a quienes han buscado desde la semana pasada, más choferes se podrían unir a este paro laboral.

Es así que las actividades de este lunes para los usuarios se tornaron complicadas pues las paradas de los camiones lucían repletas de pasajeros ansiosos porque llegar la ruta esperada y hubo quienes decidieron subir en el estribo y viajar con el riesgo de sufrir algún accidente; la idea era llegar a su destino.

El paro de los 150 camiones urbanos significa entre un 20 y 25 por ciento de los que cubren las distintas rutas urbanas, y es que la petición de los choferes es un incremento salarial, pues desde el 2012 no tienen ajuste en su tabulador, de manera que su sueldo es de 280 pesos diarios por 16 o 18 horas de jornada.

Subrayó que la inconformidad ahora no es con los concesionarios sino con las autoridades estatales, pues durante todo el sexenio no se ha tenido la oportunidad de revisar el contrato colectivo de trabajo y en el 2012 se tuvo que recurrir a una advertencia de huelga a fin de lograr un ajuste en el salario del cuatro por ciento, sin embargo, no es suficiente.

Comentó que la situación es complicada para los concesionarios y a los choferes les consta, pues tienen acceso a sus números y de antemano se ha demostrado que no están en condiciones de otorgarles un aumento con las tarifas actuales que han quedado desfasadas con los ajustes al combustible y mantenimiento de las unidades.

Indicó que se buscará tener un encuentro en el que participen las partes involucradas como son el área de Transporte Público de la Secretaría de Gestión Urbanística y Ordenamiento Territorial (Seguot), los miembros de ATUSA y los representantes de los choferes, pues de no tener respuesta inmediata, se corre el riesgo de que más trabajadores del volante se sumen al paro de labores.

Del mismo modo, aseveró que el paro técnico “la Ley lo prevé de hecho y derecho; además la situación económica ya no es soportable y las condiciones económicas de los concesionarios no dan para más”.

Por su parte el Secretario General de la Línea Azules Suburbanos de Jesús María, Pascual Martínez Ramos, refirió que son cuatro líneas que circulan en la Capital y la zona conurbada del norte, -incluyendo dicho Municipio aledaño- lamentó que quien pague las consecuencias sean los ciudadanos que vieron entorpecidas sus actividades cotidianas.

Sin embargo es una de las formas para presionar porque desde hace siete años que los choferes ganan lo mismo y el sueldo que tienen ya no les alcanza para el sustento diario de sus familias, por lo que dijo esperar que en las próximas horas haya respuesta de los concesionarios y de las autoridades estatales en cuanto a las peticiones hechas.

NO ES CON PRESIONES

Ante el paro técnico iniciado por más de un centenar de choferes de camiones urbanos que demandan un mejor salario, el Gobernador Carlos Lozano de la Torre consideró que no es bajo presión como se debe dar solución a los conflictos.

En entrevista apresurada al salir de un evento en la UAA, refirió que este tema será analizado con el titular de la Seguot, Juan Carlos Rodríguez García, de quien depende el área de Transporte Público, y el Secretario General de Gobierno, Alejandro Bernal Rubalcava, aunque el aumento de nueve pesos se puede considerar, pues no ha habido ningún ajuste a las tarifas en lo que va del sexenio.

Expresó que también estaría sobre la mesa la revocación de algunas concesiones de transporte en caso de ser necesario, además envió el mensaje a los choferes para que sigan prestando el servicio, dado que la concesión la otorga el Estado y es obligación atender las demandas de la población.

Laura Elena Rivera

AGUASCALIENTES, Ags. (OEM-Informex).- La ciudad se volvió un auténtico caos ante el paro técnico de operadores de aproximadamente 150 camiones urbanos que afectaron a usuarios de los municipios de Aguascalientes y del conurbado de Jesús María, quienes tienen serias dificultades para realizar sus actividades cotidianas, laborales y educativas.

Este movimiento es promovido por el Sindicato de Trabajadores del Transporte Público y por los propios concesionarios de este servicio que son parte de la Alianza de Transportistas Urbanos y Suburbanos de Aguascalientes (ATUSA), que determinaron realizar este paro parcial de unidades para demandar a la autoridad estatal un incremento de 9 pesos a la tarifa, tres pesos más que la actual que se ha mantenido inamovible desde hace seis años.

Así lo dio a conocer el secretario general del Sindicato de Trabajadores del Transporte Público Colectivo, Roberto Mora Márquez, quien anticipó que de no tener respuesta inmediata de las autoridades estatales, a quienes han buscado desde la semana pasada, más choferes se podrían unir a este paro laboral.

Es así que las actividades de este lunes para los usuarios se tornaron complicadas pues las paradas de los camiones lucían repletas de pasajeros ansiosos porque llegar la ruta esperada y hubo quienes decidieron subir en el estribo y viajar con el riesgo de sufrir algún accidente; la idea era llegar a su destino.

El paro de los 150 camiones urbanos significa entre un 20 y 25 por ciento de los que cubren las distintas rutas urbanas, y es que la petición de los choferes es un incremento salarial, pues desde el 2012 no tienen ajuste en su tabulador, de manera que su sueldo es de 280 pesos diarios por 16 o 18 horas de jornada.

Subrayó que la inconformidad ahora no es con los concesionarios sino con las autoridades estatales, pues durante todo el sexenio no se ha tenido la oportunidad de revisar el contrato colectivo de trabajo y en el 2012 se tuvo que recurrir a una advertencia de huelga a fin de lograr un ajuste en el salario del cuatro por ciento, sin embargo, no es suficiente.

Comentó que la situación es complicada para los concesionarios y a los choferes les consta, pues tienen acceso a sus números y de antemano se ha demostrado que no están en condiciones de otorgarles un aumento con las tarifas actuales que han quedado desfasadas con los ajustes al combustible y mantenimiento de las unidades.

Indicó que se buscará tener un encuentro en el que participen las partes involucradas como son el área de Transporte Público de la Secretaría de Gestión Urbanística y Ordenamiento Territorial (Seguot), los miembros de ATUSA y los representantes de los choferes, pues de no tener respuesta inmediata, se corre el riesgo de que más trabajadores del volante se sumen al paro de labores.

Del mismo modo, aseveró que el paro técnico “la Ley lo prevé de hecho y derecho; además la situación económica ya no es soportable y las condiciones económicas de los concesionarios no dan para más”.

Por su parte el Secretario General de la Línea Azules Suburbanos de Jesús María, Pascual Martínez Ramos, refirió que son cuatro líneas que circulan en la Capital y la zona conurbada del norte, -incluyendo dicho Municipio aledaño- lamentó que quien pague las consecuencias sean los ciudadanos que vieron entorpecidas sus actividades cotidianas.

Sin embargo es una de las formas para presionar porque desde hace siete años que los choferes ganan lo mismo y el sueldo que tienen ya no les alcanza para el sustento diario de sus familias, por lo que dijo esperar que en las próximas horas haya respuesta de los concesionarios y de las autoridades estatales en cuanto a las peticiones hechas.

NO ES CON PRESIONES

Ante el paro técnico iniciado por más de un centenar de choferes de camiones urbanos que demandan un mejor salario, el Gobernador Carlos Lozano de la Torre consideró que no es bajo presión como se debe dar solución a los conflictos.

En entrevista apresurada al salir de un evento en la UAA, refirió que este tema será analizado con el titular de la Seguot, Juan Carlos Rodríguez García, de quien depende el área de Transporte Público, y el Secretario General de Gobierno, Alejandro Bernal Rubalcava, aunque el aumento de nueve pesos se puede considerar, pues no ha habido ningún ajuste a las tarifas en lo que va del sexenio.

Expresó que también estaría sobre la mesa la revocación de algunas concesiones de transporte en caso de ser necesario, además envió el mensaje a los choferes para que sigan prestando el servicio, dado que la concesión la otorga el Estado y es obligación atender las demandas de la población.