/ jueves 12 de mayo de 2016

Tromba azota la zona sur de Irapuato

El Sol de Irapuato

Una sorpresiva tormenta con granizada y vientos huracanados que ayer tarde azotó en la zona Sur de la ciudad, causó estragos, daños, caos y zozobra en centenas de familias que la habitan, siendo necesario el apoyo de todas las corporaciones de seguridad y auxilio para controlar las situaciones y evitar daños más graves. Aunque la fuerte lluvia también cayó en el resto de la entidad, ni siquiera se inundaron las colonias y avenidas de siempre. JAPAMI echó a andar los cárcamos tarde, argumentando que no había luz, pero eso es cada vez que llueve.

Cuando todos los habitantes de Irapuato pensaban que vivirían un día más de calor y que la lluvia caería en otros municipios, repentinamente poco después de las 17:30 horas, la tormenta azotó la zona Sur con fuerte granizada y vientos huracanados, encharcando en cuestión de minutos bulevares y calles, ingresando el agua a varios domicilios, además de causar que vehículos se quedaran varados, mientras anuncios y árboles eran derribados, lo que provocaba que el tráfico vehicular se detuviera o agentes de vialidad cerraran la circulación, con la lógica molestia de los conductores.

Apenas se alistaban los elementos de seguridad y auxilio para cualquier llamado de la ciudadanía, cuando casi al mismo tiempo en el boulevard Mariano J. García esquina con Av. San Juan y el mismo boulevard con la salida a Abasolo, varios cables de alta tensión cayeron a una altura muy peligrosa, por lo que en ese tramo se cerró el paso a vehículos y peatones, para evitar algún incidente grave, mientras que los habitantes de la colonia Valle del Sol solicitaron ayuda porque en la calle Austral una barda se derrumbó y de las alcantarillas brotaban como geiser las aguas negras del drenaje y en segundos la pestilencia se tornó inaguantable.

En la misma zona, calles Filipinas y Antares, lo más grave ocurrió cuando una enorme y pesada estructura metálica "voló" al menos 20 metros o más cayendo sobre varias casas y otros tantos vehículos estacionados, no aplastando a ninguna persona en la calle, causando además la zozobra y molestia en los vecinos. Acudiendo personal de Protección Civil para valorar el riesgo y los daños. Mientras los agraviados se manifestaron contra la empacadora y acordaron presentar su formal denuncia en el Ministerio Público por lo que resulte.

En la zona centro y las colonias Floresta, Rinconada Los Fresnos, Infonavit, Colón y Hacienda la Virgen, los habitantes vivían el drama de siempre; apenas llueve y las aguas negras también brotan(increíblemente ayer hasta de Villas de Irapuato eso reportaron) y en segundos ya están metiéndose a sus hogares, causándoles daños y molestia, pidiendo el apoyo de bomberos para que con bombas charqueras las desaguaran. Pero tardaron en hacerlo porque no había luz para echarlas a funcionar.

Pero la molestia se generalizó en cientos de ciudadanos afectados porque cada vez que llueve, máxime cuando caen aguaceros como éste, la JAPAMI tarda mucho en prender los cárcamos para desaguar las zonas anegadas, argumentando casi siempre que no había luz eléctrica o que los encargados no estaban. Y esto es siempre.

/afa

El Sol de Irapuato

Una sorpresiva tormenta con granizada y vientos huracanados que ayer tarde azotó en la zona Sur de la ciudad, causó estragos, daños, caos y zozobra en centenas de familias que la habitan, siendo necesario el apoyo de todas las corporaciones de seguridad y auxilio para controlar las situaciones y evitar daños más graves. Aunque la fuerte lluvia también cayó en el resto de la entidad, ni siquiera se inundaron las colonias y avenidas de siempre. JAPAMI echó a andar los cárcamos tarde, argumentando que no había luz, pero eso es cada vez que llueve.

Cuando todos los habitantes de Irapuato pensaban que vivirían un día más de calor y que la lluvia caería en otros municipios, repentinamente poco después de las 17:30 horas, la tormenta azotó la zona Sur con fuerte granizada y vientos huracanados, encharcando en cuestión de minutos bulevares y calles, ingresando el agua a varios domicilios, además de causar que vehículos se quedaran varados, mientras anuncios y árboles eran derribados, lo que provocaba que el tráfico vehicular se detuviera o agentes de vialidad cerraran la circulación, con la lógica molestia de los conductores.

Apenas se alistaban los elementos de seguridad y auxilio para cualquier llamado de la ciudadanía, cuando casi al mismo tiempo en el boulevard Mariano J. García esquina con Av. San Juan y el mismo boulevard con la salida a Abasolo, varios cables de alta tensión cayeron a una altura muy peligrosa, por lo que en ese tramo se cerró el paso a vehículos y peatones, para evitar algún incidente grave, mientras que los habitantes de la colonia Valle del Sol solicitaron ayuda porque en la calle Austral una barda se derrumbó y de las alcantarillas brotaban como geiser las aguas negras del drenaje y en segundos la pestilencia se tornó inaguantable.

En la misma zona, calles Filipinas y Antares, lo más grave ocurrió cuando una enorme y pesada estructura metálica "voló" al menos 20 metros o más cayendo sobre varias casas y otros tantos vehículos estacionados, no aplastando a ninguna persona en la calle, causando además la zozobra y molestia en los vecinos. Acudiendo personal de Protección Civil para valorar el riesgo y los daños. Mientras los agraviados se manifestaron contra la empacadora y acordaron presentar su formal denuncia en el Ministerio Público por lo que resulte.

En la zona centro y las colonias Floresta, Rinconada Los Fresnos, Infonavit, Colón y Hacienda la Virgen, los habitantes vivían el drama de siempre; apenas llueve y las aguas negras también brotan(increíblemente ayer hasta de Villas de Irapuato eso reportaron) y en segundos ya están metiéndose a sus hogares, causándoles daños y molestia, pidiendo el apoyo de bomberos para que con bombas charqueras las desaguaran. Pero tardaron en hacerlo porque no había luz para echarlas a funcionar.

Pero la molestia se generalizó en cientos de ciudadanos afectados porque cada vez que llueve, máxime cuando caen aguaceros como éste, la JAPAMI tarda mucho en prender los cárcamos para desaguar las zonas anegadas, argumentando casi siempre que no había luz eléctrica o que los encargados no estaban. Y esto es siempre.

/afa