/ martes 1 de agosto de 2017

Continúan los hechos de violencia en Playa del Carmen y Cancún

PLAYA DEL CARMEN, Q. Roo.- Un vendedor ambulante de la Quinta Avenida fue baleado en la cabeza y se debate entre la vida y la muerte en un hospital de Playa del Carmen, mientras que en Cancún, dos mujeres y un hombre fueron baleados con un arma de alto poder AR-15, quienes resultaron heridos de gravedad.

El vendedor ambulante apodado El Chucky fue baleado el pasado domingo en la cabeza, el hecho generó caos de cientos de turistas corriendo en todas direcciones.

Por la tarde, en la principal avenida turística esquina con calle 26 norte, un solitario sicario disparó prácticamente a quemarropa contra el vendedor, frente a cientos de turistas que paseaban por esta calle, lo que provocó pánico y caos en el lugar.

La Policía no logró ubicar al pistolero, pese a que el propio director general de la Corporación Juan Martín Rodríguez Olvera, coordinó personalmente el operativo de búsqueda.

Una de las posibles pistas es la disputa por el control de la venta ambulante en esta avenida que, dicen, arroja ganancias al crimen organizado cercanas a los cinco millones de pesos mensuales.

Comerciantes formales de la Quinta Avenida exigen a las autoridades estatales poner fin al ambulantaje; sin embargo su demanda no ha hecho eco, generando con ello una serie de especulaciones y malestar.

Mientras que en Cancún, dos mujeres y un hombre que departían en un pasillo del fraccionamiento Villas Otoch Paraíso, en la Región 259, fueron baleados con un arma de alto poder AR-15 la noche del domingo.

Nidia A, de 34 años de edad; Isaura A, de 23 años, y Daniel U, de 20 años, resultaron heridos, dos de ellos de gravedad, luego de que de un automóvil Chevy y de una camioneta color negro que se detuvieron en un estacionamiento de dicho fraccionamiento, descendieron varios individuos y comenzaran a disparar indiscriminadamente contra las tres personas, las cuales quedaron tiradas en el pasillo.

Luego del ataque los sicarios huyeron de inmediato en sus automóviles. Los vecinos reportaron lo sucedido al número de emergencias 911 a eso de las once de la noche de ayer y solicitaron el apoyo de paramédicos.

PLAYA DEL CARMEN, Q. Roo.- Un vendedor ambulante de la Quinta Avenida fue baleado en la cabeza y se debate entre la vida y la muerte en un hospital de Playa del Carmen, mientras que en Cancún, dos mujeres y un hombre fueron baleados con un arma de alto poder AR-15, quienes resultaron heridos de gravedad.

El vendedor ambulante apodado El Chucky fue baleado el pasado domingo en la cabeza, el hecho generó caos de cientos de turistas corriendo en todas direcciones.

Por la tarde, en la principal avenida turística esquina con calle 26 norte, un solitario sicario disparó prácticamente a quemarropa contra el vendedor, frente a cientos de turistas que paseaban por esta calle, lo que provocó pánico y caos en el lugar.

La Policía no logró ubicar al pistolero, pese a que el propio director general de la Corporación Juan Martín Rodríguez Olvera, coordinó personalmente el operativo de búsqueda.

Una de las posibles pistas es la disputa por el control de la venta ambulante en esta avenida que, dicen, arroja ganancias al crimen organizado cercanas a los cinco millones de pesos mensuales.

Comerciantes formales de la Quinta Avenida exigen a las autoridades estatales poner fin al ambulantaje; sin embargo su demanda no ha hecho eco, generando con ello una serie de especulaciones y malestar.

Mientras que en Cancún, dos mujeres y un hombre que departían en un pasillo del fraccionamiento Villas Otoch Paraíso, en la Región 259, fueron baleados con un arma de alto poder AR-15 la noche del domingo.

Nidia A, de 34 años de edad; Isaura A, de 23 años, y Daniel U, de 20 años, resultaron heridos, dos de ellos de gravedad, luego de que de un automóvil Chevy y de una camioneta color negro que se detuvieron en un estacionamiento de dicho fraccionamiento, descendieron varios individuos y comenzaran a disparar indiscriminadamente contra las tres personas, las cuales quedaron tiradas en el pasillo.

Luego del ataque los sicarios huyeron de inmediato en sus automóviles. Los vecinos reportaron lo sucedido al número de emergencias 911 a eso de las once de la noche de ayer y solicitaron el apoyo de paramédicos.