/ domingo 9 de abril de 2017

Cuautla, ciudad de los balnearios

Por Dulce Gaviña

Desde la profundidad de los volcanes Popocatépetl e Iztaccíhuatl llega hasta el municipio de Cuautla la que es considera la mejor agua del mundo.

Ubicado en el municipio de Cuautla, en la calle Progreso, de la colonia Otilio Montaño, el balneario “Agua Hedionda” se ha convertido en el principal yacimiento de agua sulfurosa a nivel internacional.

◗ Desde los chalcas hasta la actualidad El manantial de aguas sulfurosas era visitado por los indígenas precolombinos, quienes residían en esta área, entre los que se encontraban los teotihuacanos, los chalcas, los tlahuicas y los aztecas.

“Recordemos que nuestros antepasados utilizaban la medicina natural, y el agua para ellos era curativa, esto hizo que visitaran el manantial, que fue bautizado como ‘manantial hediondo’ por el olor a azufre que brotaba de él”, señaló Juan Carlos Pascual Abad, director de Fideicomiso del Balneario “Agua Hedionda”.

Fue hasta los años 20 que se constituye como un manantial rústico, creándose un fideicomiso por parte del Gobierno federal. “Agua Hedionda” se caracteriza por sus aguas que contienen minerales, los cuales adquiere al por pasar por una mina radioactiva.

Sus aguas son consideradas las mejores del mundo por su pureza y composición química.

Fue en 1928 cuando se creó un diseño para este lugar, por parte Hannes Meyer, último director de las “Bauhaus”, escuela de Alemania, que llegó a vivir a México debido a la Segunda Guerra Mundial.

Lee la nota completa en El Sol de Cuautla

Por Dulce Gaviña

Desde la profundidad de los volcanes Popocatépetl e Iztaccíhuatl llega hasta el municipio de Cuautla la que es considera la mejor agua del mundo.

Ubicado en el municipio de Cuautla, en la calle Progreso, de la colonia Otilio Montaño, el balneario “Agua Hedionda” se ha convertido en el principal yacimiento de agua sulfurosa a nivel internacional.

◗ Desde los chalcas hasta la actualidad El manantial de aguas sulfurosas era visitado por los indígenas precolombinos, quienes residían en esta área, entre los que se encontraban los teotihuacanos, los chalcas, los tlahuicas y los aztecas.

“Recordemos que nuestros antepasados utilizaban la medicina natural, y el agua para ellos era curativa, esto hizo que visitaran el manantial, que fue bautizado como ‘manantial hediondo’ por el olor a azufre que brotaba de él”, señaló Juan Carlos Pascual Abad, director de Fideicomiso del Balneario “Agua Hedionda”.

Fue hasta los años 20 que se constituye como un manantial rústico, creándose un fideicomiso por parte del Gobierno federal. “Agua Hedionda” se caracteriza por sus aguas que contienen minerales, los cuales adquiere al por pasar por una mina radioactiva.

Sus aguas son consideradas las mejores del mundo por su pureza y composición química.

Fue en 1928 cuando se creó un diseño para este lugar, por parte Hannes Meyer, último director de las “Bauhaus”, escuela de Alemania, que llegó a vivir a México debido a la Segunda Guerra Mundial.

Lee la nota completa en El Sol de Cuautla