/ viernes 24 de febrero de 2017

Tribu de Sonora y Arizona defiende patrimonio ante muro de Trump

QUITOVAC, Son. (Notimex).- La posibilidad de que se construya unmuro en sus tierras sagradas generó un sentimiento de unidad entrelos miembros de la tribu Tohono O’Odham de Sonora y Arizona paradefender el patrimonio de sus ancestros.

A diferencia de la primera invasión a su territorio, ocurridaen 1853 tras la venta de La Mesilla, ahora consideran que tienenmejores herramientas para luchar por los derechos adquiridos através de cientos de años, como son las redes sociales.

Por lo pronto, los integrantes del Consejo de Pueblos Pápagosde Sonora esperan reunirse en breve para conformar una opiniónunificada respecto a la eventualidad de que Estados Unidosconstruya una nueva valla en la frontera con México.

Mientras tanto, miembros y gobernadores tradicionales de laetnia están impedidos para dar declaraciones al respecto, paraevitar confusiones y contradicciones, porque ya tomaron el acuerdode que no se declarará nada sin antes consultarlo con dichacomunidad.

De acuerdo con integrantes del Consejo, quienes prefirieron elanonimato, esperan que en unas semanas más la dirigente de eseórgano interno, Alicia Chuhuahua, convoque a dicha sesión dondese establecerá una declaratoria y las acciones a realizar paraluchar contra el muro.

Los consejeros indígenas pápago o tohono, comose llaman de manera indistinta, son 24, los 12 gobernadores de lascomunidades pápago, asentadas en cinco municipios del norte deSonora, y sus respectivos suplentes.

En el municipio de Altar se encuentra el grupo ubicado en lacabecera municipal, además de los poblados Pozo Prieto, PozoVerde, Cumarito y Carrizalito; en Caborca están los asentamientosconocidos como San Francisquito, Las Norias y El Cubabi. En losmunicipios de Puerto Peñasco y Pitiquito solo se encuentran grupostohono en las cabeceras municipales.

En tanto que en Plutarco Elías Calles, como se llamaoficialmente el municipio cuya cabecera es Sonoyta, existen gruposen dicha ciudad y en la comunidad Quitovac, la cual tiene un anexollamado El Chujubaji.

“Todos los miembros del consejo vamos a reunirnos, enfrente detodo el pueblo, para decidir lo que vamos a declarar, lo que se vaa hacer y cómo nos vamos a coordinar con nuestros hermanos deArizona”, comentó uno de los consejeros tohono. Manifestó quelo que sí existe es un sentimiento de unidad para enfrentar estadecisión de gobernantes del vecino país.

Pero la presidenta de la comunidad Quitovac, Dórali Velasco, nocoincide con dicha decisión de impedir dar declaraciones a losintegrantes de la tribu, de hecho sostiene que cada comunidad esautónoma y ella defiende ese estatus.

“No sé si lo que se pretende es impresionar con el muro,porque de igual manera el territorio tohono está dividido por esacerca”, expresó.

Recordó lo sucedido tras la venta de La Mesilla, que era laregión norte de Sonora, pero fue adquirida por Estados Unidos en1853, por lo que la frontera mexicoestadunidense se recorrió másal sur de lo que había quedado tras la guerra de 1847.

“Hay gente que cuando esto se limitó, sus corrales de susanimalitos a veces estaban divididos por la frontera. He leídoalgo de eso y es increíble cómo con este Tratado deGuadalupe-Hidalgo se hace la división y afecta a nuestra etnia”,detalló.

Resaltó que no ve mucha diferencia de que desde antes seconstruyó una cerca y ahora se quiera convertir en un muro másalto y más vigilado.

El punto de Velasco es: “Vuelvo a la postura de decir:Nosotros estábamos antes. Éste es nuestro territorio, aún condivisiones y sin divisiones. Es territorio ancestral, es territoriosagrado, también lo podemos llamar así, y es ese gran desiertoque es parte de nuestro pueblo originario”.

Expuso que los papás de su abuela nacieron en esta pequeñacomunidad, que es la única poblada de entre las que se mencionancomo lugar de residencia de tohono.

Dórali Velasco, como dirigente de Quitovac, manifestó queahora utilizan las redes sociales para seguir el desarrollo de esteproblema, así como las opiniones y acciones de otros miembros dela comunidad pápago en Arizona.

Por dicho medio se enteró de las declaraciones delvicepresidente de la Nation Tohono O’Odham cuyas oficinas estánen Sells, Arizona, Verlon Jose, quien dijo a una estaciónradiodifusora de Phoenix, que sobre su cadáver podrían construirel muro fronterizo.

Expuso que dicha postura del dirigente autóctono se hapublicado en diferentes medios, “está en las noticias, en lasredes sociales”, porque ellos defienden una tierra sagrada, comolo indica el significado de Tohono O’odham, que en lengua quieredecir “gente del desierto”.

También el residente pápago de Quitovac, Martín Gortárez,opinó que es algo malo que las autoridades americanas construyanun muro fronterizo, “no nos va a favorecer a nosotros, porquepasamos a cada rato para allá y no nos van a dejar pasar con elmuro”.

Para la entrevista, dejó a un lado una palangana con la cualmovía lodo y unas piedras en busca de oro, y manifestó que noestán de acuerdo con dicha obra, “muy mal eso que quiere hacerel señor Trump”.

Propuso unirse y apoyar al dirigente tohono de Arizona, VerlonJose, para lo cual están dispuestos a acudir a su llamado cuandosean requeridos, “es nuestro gobernador de aquí de toda estatribu, Caborca, Sonoyta y Peñasco”. Destacó que también se diocuenta de las declaraciones del líder a través de las redessociales, “yo digo que para toda la gente está mal ese muro.Pero no se va a hacer, yo digo que no se va a hacer en ese pedazo.Quién sabe, que tanta fuerza tenga ese señor presidente”.

En cuanto al cruce a Estados Unidos, la presidenta de lacomunidad Quitovac manifestó que hay mucha desinformación encuanto a las facilidades o no que tiene la etnia para trasladarse aArizona.

Explicó que existen maneras de cruzar de manera legal a esepaís, que son contar con un documento migratorio, tener la visaláser como la que deben tramitar todos los mexicanos o un permisoespecial de parte de las autoridades del vecino país.

“La identificación que tenemos como miembros de la etnia yque la otorga la Nación Tohono en Sells, Arizona, solo indica quesomos miembros de la etnia, pero no significa que con el hecho detenerla ya podamos pasar al otro lado”, reiteró.

Redundó que dicha credencial de la tribu solo sirve como unaidentificación avalada por la tribu de Arizona, “de que somostohono y con esa tarjeta la misma Nación Tohono nos puede tramitarun permiso especial para ir a Arizona, pero solo por una emergenciamédica o para atención médica”.

Expresó que dicha credencial no sirve para hacer viajes deturismo o de negocios a Estados Unidos, y reiteró que para estetipo de actividades solo se puede cruzar con un documentomigratorio o visa, como los que debe tener todo mexicano.

Aclaró que no significa que quien tenga esa tarjeta pertenece ala etnia y quien no la tenga no es miembro, “hay personas que nola tienen y son indígenas, porque solo es unaidentificación”.

Sobre la puerta existente en el cerco fronterizo en plenodesierto de Altar, entre Sonora y Arizona, manifestó que pocostohono la utilizan, debido a que para llegar a ella se requierenmás de diez horas de camino en vehículo desde Sonoyta.

Descartó que sea una puerta especial por la que pueden cruzarsin documentos, ya que metros adelante de dicho pórtico llamadoPanamá, se encuentra un vehículo con dos elementos de la PatrullaFronteriza de la Unión Americana.

Explicó que ellos revisan si los indígenas que pretendencruzar cuentan con visa o la tarjeta de pertenecer a la etnia juntocon la cita en el hospital de Arizona, y entonces el patrulleropuede optar por permitir el paso, pero de manera especial.

De hecho, los únicos indígenas de esta tribu que usan eseacceso a diario son los que residen en las comunidades Cumarito yEl Bajío, del municipio de Altar, porque viven cerca de esapuerta, pero salvo ellos, casi nadie la usa, pues prefieren usarlas garitas internacionales.

Añadió que en esos dos poblados ubicados en pleno desierto deAltar solo viven dos familias, quienes a diario llevan a sus hijosa la escuela en Sells, Arizona, y cruzan en carro, “me imaginoque los de la Patrulla Fronteriza ya los conocen”.

Al solicitar una entrevista con personal de la Oficina deAduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés)en la aduana de Lukeville, frontera con Sonoyta, para investigarsobre el estatus migratorio de los pápagos, indicaron que por elmomento no dan declaraciones.

Por otra parte, la regidora étnica del municipio PlutarcoElías Calles (Sonoyta), Berenice Lizárraga Lizárraga, comentóque dicha etnia tiene alrededor de dos mil familias, quienesresiden en las comunidades mencionadas del lado mexicano.

Expuso que debido al veto a dar declaraciones del ConsejoTribal, solo puede referirse a su labor como edil municipal, perosobre el nivel de vida de su gente comentó “pues más o menos,porque sí hay muchas necesidades en todas las comunidades”.

Principalmente requieres servicios médicos, educación y en loque es vivienda, para lo cual se han hecho gestiones ante laComisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas(CDI) y la instancia similar de Sonora.

Destacó que el año pasado se gestionaron 10 casas, ocho paraTohono residentes en Sonoyta y dos más en Quitovac, a través dela Comisión Estatal para el Desarrollo de los Pueblos yComunidades Indígenas (Cedis).

Comentó que su principal petición a los indígenas tohono“es estar unidos siempre, siempre. No estar divididos, todo locontrario y cuidar nuestros usos y costumbres, cuidar nuestracultura porque es muy bonita. Estar siempre unidos y saliradelante”. Mencionó que la naturaleza es lo principal, por locual debe conservarse y valorarse.

De acuerdo con otros integrantes de la comunidad, tienen elapoyo de la Nación Tohono O’Odham de Arizona, en becaseducativas mediante las cuales sus hijos pueden asistir a cualquieruniversidad que seleccionen.

Lizárraga mostró una credencial de las que les otorgan susdirigentes en Arizona, para reconocerlos como indígenas, pues envarias ocasiones han descubierto que personas ajenas a la etniavenden documentos falsos con la intención de que otros individuosse hagan pasar como tohono.

De acuerdo con datos del ayuntamiento de Plutarco Elías Calles,el poblado de Quitovac se encuentra en un territorio que abarca 11mil 331 hectáreas de terrenos localizados en pleno desierto deAltar.

Se llega a él por la carretera federal Número 2, tramoCaborca-Sonoyta, y en el kilómetro 213 al poniente se encuentra unletrero que indica que esa comunidad está a tres kilómetros dedistancia, por lo que se toma un camino pavimentado que conduce aél.

Toda la geografía se encuentra saturada de cactus, choyas,árboles palo verde, biznagas y demás especies de plantasdesérticas, con sus espinas y su característica ausencia de hojaso follaje muy delgado.

Hace 50 años los viajeros de la autopista federal podíanobservar manadas de borregos cimarrones en los cerros que rodeandicha comarca, “pero se los acabaron”, comentó el trabajadorjubilado vecino de Sonoyta, Sergio Fernández.

Al arribar apenas se percibe un caserío al fondo, pero destacaen la entrada el edificio de la escuela primaria Albergue TribuPápago del lugar, que es asistencial, donde son atendidos durantelas 24 horas de lunes a viernes, un total de 24 niños entremestizos e indígenas.

Dórali Velasco, la dirigente de la comunidad y directora delplantel, mencionó que aunque la gente tiene la idea de que sonniños problemáticos, en realidad son atendidos allí porque casisiempre son hijos de madres solteras, quienes deben trabajar y nopueden cuidarlos.

Mencionó que en el poblado todos los tohono estánemparentados, además de que solo viven 23 familias con 83 miembrosentre todas y que principalmente se dedican a la minería.

Las casas son precarias. En el pequeño poblado hay un silenciototal, solo interrumpido por el canto de algún ave o un grito dealguien que no se puede entender en la distancia, aunque las casasapenas se extienden en un área de 300 metros por 300 metros.

QUITOVAC, Son. (Notimex).- La posibilidad de que se construya unmuro en sus tierras sagradas generó un sentimiento de unidad entrelos miembros de la tribu Tohono O’Odham de Sonora y Arizona paradefender el patrimonio de sus ancestros.

A diferencia de la primera invasión a su territorio, ocurridaen 1853 tras la venta de La Mesilla, ahora consideran que tienenmejores herramientas para luchar por los derechos adquiridos através de cientos de años, como son las redes sociales.

Por lo pronto, los integrantes del Consejo de Pueblos Pápagosde Sonora esperan reunirse en breve para conformar una opiniónunificada respecto a la eventualidad de que Estados Unidosconstruya una nueva valla en la frontera con México.

Mientras tanto, miembros y gobernadores tradicionales de laetnia están impedidos para dar declaraciones al respecto, paraevitar confusiones y contradicciones, porque ya tomaron el acuerdode que no se declarará nada sin antes consultarlo con dichacomunidad.

De acuerdo con integrantes del Consejo, quienes prefirieron elanonimato, esperan que en unas semanas más la dirigente de eseórgano interno, Alicia Chuhuahua, convoque a dicha sesión dondese establecerá una declaratoria y las acciones a realizar paraluchar contra el muro.

Los consejeros indígenas pápago o tohono, comose llaman de manera indistinta, son 24, los 12 gobernadores de lascomunidades pápago, asentadas en cinco municipios del norte deSonora, y sus respectivos suplentes.

En el municipio de Altar se encuentra el grupo ubicado en lacabecera municipal, además de los poblados Pozo Prieto, PozoVerde, Cumarito y Carrizalito; en Caborca están los asentamientosconocidos como San Francisquito, Las Norias y El Cubabi. En losmunicipios de Puerto Peñasco y Pitiquito solo se encuentran grupostohono en las cabeceras municipales.

En tanto que en Plutarco Elías Calles, como se llamaoficialmente el municipio cuya cabecera es Sonoyta, existen gruposen dicha ciudad y en la comunidad Quitovac, la cual tiene un anexollamado El Chujubaji.

“Todos los miembros del consejo vamos a reunirnos, enfrente detodo el pueblo, para decidir lo que vamos a declarar, lo que se vaa hacer y cómo nos vamos a coordinar con nuestros hermanos deArizona”, comentó uno de los consejeros tohono. Manifestó quelo que sí existe es un sentimiento de unidad para enfrentar estadecisión de gobernantes del vecino país.

Pero la presidenta de la comunidad Quitovac, Dórali Velasco, nocoincide con dicha decisión de impedir dar declaraciones a losintegrantes de la tribu, de hecho sostiene que cada comunidad esautónoma y ella defiende ese estatus.

“No sé si lo que se pretende es impresionar con el muro,porque de igual manera el territorio tohono está dividido por esacerca”, expresó.

Recordó lo sucedido tras la venta de La Mesilla, que era laregión norte de Sonora, pero fue adquirida por Estados Unidos en1853, por lo que la frontera mexicoestadunidense se recorrió másal sur de lo que había quedado tras la guerra de 1847.

“Hay gente que cuando esto se limitó, sus corrales de susanimalitos a veces estaban divididos por la frontera. He leídoalgo de eso y es increíble cómo con este Tratado deGuadalupe-Hidalgo se hace la división y afecta a nuestra etnia”,detalló.

Resaltó que no ve mucha diferencia de que desde antes seconstruyó una cerca y ahora se quiera convertir en un muro másalto y más vigilado.

El punto de Velasco es: “Vuelvo a la postura de decir:Nosotros estábamos antes. Éste es nuestro territorio, aún condivisiones y sin divisiones. Es territorio ancestral, es territoriosagrado, también lo podemos llamar así, y es ese gran desiertoque es parte de nuestro pueblo originario”.

Expuso que los papás de su abuela nacieron en esta pequeñacomunidad, que es la única poblada de entre las que se mencionancomo lugar de residencia de tohono.

Dórali Velasco, como dirigente de Quitovac, manifestó queahora utilizan las redes sociales para seguir el desarrollo de esteproblema, así como las opiniones y acciones de otros miembros dela comunidad pápago en Arizona.

Por dicho medio se enteró de las declaraciones delvicepresidente de la Nation Tohono O’Odham cuyas oficinas estánen Sells, Arizona, Verlon Jose, quien dijo a una estaciónradiodifusora de Phoenix, que sobre su cadáver podrían construirel muro fronterizo.

Expuso que dicha postura del dirigente autóctono se hapublicado en diferentes medios, “está en las noticias, en lasredes sociales”, porque ellos defienden una tierra sagrada, comolo indica el significado de Tohono O’odham, que en lengua quieredecir “gente del desierto”.

También el residente pápago de Quitovac, Martín Gortárez,opinó que es algo malo que las autoridades americanas construyanun muro fronterizo, “no nos va a favorecer a nosotros, porquepasamos a cada rato para allá y no nos van a dejar pasar con elmuro”.

Para la entrevista, dejó a un lado una palangana con la cualmovía lodo y unas piedras en busca de oro, y manifestó que noestán de acuerdo con dicha obra, “muy mal eso que quiere hacerel señor Trump”.

Propuso unirse y apoyar al dirigente tohono de Arizona, VerlonJose, para lo cual están dispuestos a acudir a su llamado cuandosean requeridos, “es nuestro gobernador de aquí de toda estatribu, Caborca, Sonoyta y Peñasco”. Destacó que también se diocuenta de las declaraciones del líder a través de las redessociales, “yo digo que para toda la gente está mal ese muro.Pero no se va a hacer, yo digo que no se va a hacer en ese pedazo.Quién sabe, que tanta fuerza tenga ese señor presidente”.

En cuanto al cruce a Estados Unidos, la presidenta de lacomunidad Quitovac manifestó que hay mucha desinformación encuanto a las facilidades o no que tiene la etnia para trasladarse aArizona.

Explicó que existen maneras de cruzar de manera legal a esepaís, que son contar con un documento migratorio, tener la visaláser como la que deben tramitar todos los mexicanos o un permisoespecial de parte de las autoridades del vecino país.

“La identificación que tenemos como miembros de la etnia yque la otorga la Nación Tohono en Sells, Arizona, solo indica quesomos miembros de la etnia, pero no significa que con el hecho detenerla ya podamos pasar al otro lado”, reiteró.

Redundó que dicha credencial de la tribu solo sirve como unaidentificación avalada por la tribu de Arizona, “de que somostohono y con esa tarjeta la misma Nación Tohono nos puede tramitarun permiso especial para ir a Arizona, pero solo por una emergenciamédica o para atención médica”.

Expresó que dicha credencial no sirve para hacer viajes deturismo o de negocios a Estados Unidos, y reiteró que para estetipo de actividades solo se puede cruzar con un documentomigratorio o visa, como los que debe tener todo mexicano.

Aclaró que no significa que quien tenga esa tarjeta pertenece ala etnia y quien no la tenga no es miembro, “hay personas que nola tienen y son indígenas, porque solo es unaidentificación”.

Sobre la puerta existente en el cerco fronterizo en plenodesierto de Altar, entre Sonora y Arizona, manifestó que pocostohono la utilizan, debido a que para llegar a ella se requierenmás de diez horas de camino en vehículo desde Sonoyta.

Descartó que sea una puerta especial por la que pueden cruzarsin documentos, ya que metros adelante de dicho pórtico llamadoPanamá, se encuentra un vehículo con dos elementos de la PatrullaFronteriza de la Unión Americana.

Explicó que ellos revisan si los indígenas que pretendencruzar cuentan con visa o la tarjeta de pertenecer a la etnia juntocon la cita en el hospital de Arizona, y entonces el patrulleropuede optar por permitir el paso, pero de manera especial.

De hecho, los únicos indígenas de esta tribu que usan eseacceso a diario son los que residen en las comunidades Cumarito yEl Bajío, del municipio de Altar, porque viven cerca de esapuerta, pero salvo ellos, casi nadie la usa, pues prefieren usarlas garitas internacionales.

Añadió que en esos dos poblados ubicados en pleno desierto deAltar solo viven dos familias, quienes a diario llevan a sus hijosa la escuela en Sells, Arizona, y cruzan en carro, “me imaginoque los de la Patrulla Fronteriza ya los conocen”.

Al solicitar una entrevista con personal de la Oficina deAduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés)en la aduana de Lukeville, frontera con Sonoyta, para investigarsobre el estatus migratorio de los pápagos, indicaron que por elmomento no dan declaraciones.

Por otra parte, la regidora étnica del municipio PlutarcoElías Calles (Sonoyta), Berenice Lizárraga Lizárraga, comentóque dicha etnia tiene alrededor de dos mil familias, quienesresiden en las comunidades mencionadas del lado mexicano.

Expuso que debido al veto a dar declaraciones del ConsejoTribal, solo puede referirse a su labor como edil municipal, perosobre el nivel de vida de su gente comentó “pues más o menos,porque sí hay muchas necesidades en todas las comunidades”.

Principalmente requieres servicios médicos, educación y en loque es vivienda, para lo cual se han hecho gestiones ante laComisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas(CDI) y la instancia similar de Sonora.

Destacó que el año pasado se gestionaron 10 casas, ocho paraTohono residentes en Sonoyta y dos más en Quitovac, a través dela Comisión Estatal para el Desarrollo de los Pueblos yComunidades Indígenas (Cedis).

Comentó que su principal petición a los indígenas tohono“es estar unidos siempre, siempre. No estar divididos, todo locontrario y cuidar nuestros usos y costumbres, cuidar nuestracultura porque es muy bonita. Estar siempre unidos y saliradelante”. Mencionó que la naturaleza es lo principal, por locual debe conservarse y valorarse.

De acuerdo con otros integrantes de la comunidad, tienen elapoyo de la Nación Tohono O’Odham de Arizona, en becaseducativas mediante las cuales sus hijos pueden asistir a cualquieruniversidad que seleccionen.

Lizárraga mostró una credencial de las que les otorgan susdirigentes en Arizona, para reconocerlos como indígenas, pues envarias ocasiones han descubierto que personas ajenas a la etniavenden documentos falsos con la intención de que otros individuosse hagan pasar como tohono.

De acuerdo con datos del ayuntamiento de Plutarco Elías Calles,el poblado de Quitovac se encuentra en un territorio que abarca 11mil 331 hectáreas de terrenos localizados en pleno desierto deAltar.

Se llega a él por la carretera federal Número 2, tramoCaborca-Sonoyta, y en el kilómetro 213 al poniente se encuentra unletrero que indica que esa comunidad está a tres kilómetros dedistancia, por lo que se toma un camino pavimentado que conduce aél.

Toda la geografía se encuentra saturada de cactus, choyas,árboles palo verde, biznagas y demás especies de plantasdesérticas, con sus espinas y su característica ausencia de hojaso follaje muy delgado.

Hace 50 años los viajeros de la autopista federal podíanobservar manadas de borregos cimarrones en los cerros que rodeandicha comarca, “pero se los acabaron”, comentó el trabajadorjubilado vecino de Sonoyta, Sergio Fernández.

Al arribar apenas se percibe un caserío al fondo, pero destacaen la entrada el edificio de la escuela primaria Albergue TribuPápago del lugar, que es asistencial, donde son atendidos durantelas 24 horas de lunes a viernes, un total de 24 niños entremestizos e indígenas.

Dórali Velasco, la dirigente de la comunidad y directora delplantel, mencionó que aunque la gente tiene la idea de que sonniños problemáticos, en realidad son atendidos allí porque casisiempre son hijos de madres solteras, quienes deben trabajar y nopueden cuidarlos.

Mencionó que en el poblado todos los tohono estánemparentados, además de que solo viven 23 familias con 83 miembrosentre todas y que principalmente se dedican a la minería.

Las casas son precarias. En el pequeño poblado hay un silenciototal, solo interrumpido por el canto de algún ave o un grito dealguien que no se puede entender en la distancia, aunque las casasapenas se extienden en un área de 300 metros por 300 metros.

Política

"Nos une las ganas de trabajar", Meade llama a la reconciliación entre partidos

El precandidato del PRI reconoce que hay señalamientos entre sus rivales que no llevan a ninguna parte

CDMX

Panistas de la CDMX arropan a Alejandra Barrales

Estuvo acompañada por el coordinador del grupo parlamentario del PAN, Jorge Romero, los diputados locales Andrés Atayde y José Gonzalo Espina y la senadora Mariana Gómez del Campo

Sociedad

SCJN avala ley que obliga a medios de comunicación al derecho de réplica

Sólo se podrá ejercer este derecho cuando la información publicada en un medio sea “falsa o inexacta”, pero no aplica para la información cierta, aun cuando ésta ocasione un agravio

Sociedad

Tren Puebla-Cholula, solo una atracción para los viajeros

Pese a poder transportar a un total de 284 pasajeros, los vagones lucen vacíos y deslucidos

Justicia

Investigan hallazgo de 134 restos óseos humanos, en Sonora

El pasado 15 de enero fue encontrada la fosa clandestina, donde se reportaba una osamenta

Finanzas

Peso pierde 21 centavos frente al dólar por sexta ronda del TLCAN

De acuerdo a cotizaciones de Banxico, el dólar interbancario cerró la sesión de ayer en 18.71 pesos a la venta

Cultura

Rebozo mexicano: Una tradición que podría llegar a desaparecer

La antropóloga Marta Turok, afirma que el cierre de talleres y el poco atractivo para los jóvenes, son factores para su pérdida

Cultura

Radio Educación celebrará sus primeros 50 años de transmisión

La radiodifusora realizará diversas actividades, sobresaliendo sus primeras transmisiones en FM en la CdMx por el 96.5

Finanzas

Aumenta el número de empleados que trabaja en malas condiciones

Durante 2017 se registró un aumento del número de trabajadores que perciben salarios bajos y mantienen jornadas extenuantes