/ viernes 24 de marzo de 2017

Agentes de migración temen quedarse sin chamba''

por María Antonieta Collins

Desde la frontera...

La historia del periodista Pedro Ultreras en el NoticieroUnivisión era impactante. Ultreras entrevistó en cámara –porsupuesto que el personaje cubierto y con la voz deformada- a un“pollero” que se dedicaba hasta hace unas semanas al lucrativoempleo de pasar gente indocumentada a Estados Unidos por lafrontera de Tamaulipas.

El “pollero” que ganaba por lo menos dos mil dólares porpersona cruzada, se quejaba amargamente de que ahora “se lasestá viendo negras” porque prácticamente nadie, quierecruzar.

¿Cómo arriesgarse si no solo es muy difícil encontrartrabajo, sino algo peor aún, cruzar y que lo vayan a arrestar encualquier esquina? ¿Tirar a la basura un dinero que pagaban casicon sangre a un “pollero”?

El negocio se le estaba acabando a ese hombre entrevistado porel reportero Ultreras a quien le dijo:

“Antes de cruzar ilegales trabajaba en una maquiladora dondeganaba cuarenta dólares el día. Después, con el negocio quesiempre requería de mis servicios las cosas se pusieron bien, muybien, pero lo que ahora vivimos es una realidad: no hay quienquiera cruzar”.

Alguien más me dijo: “Hay que ver a los agentes de la“migra” esperando horas y horas por alguien a quien arrestar.No tienen mucho trabajo y ellos también, a causa de eso, puedentener problemas graves”

Foto: AP

Mi fuente tiene toda la razón.

Corría el año dos mil cuando un importante jefe de la PatrullaFronteriza en California me hacía ahí en plena frontera, duranteun recorrido, un comentario que provoco la reflexión que no hepodido olvidar diecisiete años después.

Era una visita por la conflictiva línea divisoria deTijuana-San Ysidro, siempre tan fuera de control por los crucesilegales, que aquel hombre, y –fuera de récord- pronunció unafrase que me sonó entonces a profecía difícil de realizarse.

“¿Ve usted todo esto lleno de agentes de nuestrascorporaciones? Los afortunados somos nosotros, no losindocumentados”.

Cuál sería la cara de sorpresa que puse, que de inmediato diola explicación.

“Todos los números de aprehensiones y los promedios de losque entran y los que se nos escapan han hecho que Washington decidaaumentar el número de agentes porque la frontera para ellos estáfuera de control, y por tanto, nosotros tenemos trabajo. Pero,¿qué sucedería si esos números bajaran? ¿Qué pasaría si enlugar de que hubiera decenas de aprehensiones de pronto la gente noviene y nosotros no tenemos a quien detener? La respuesta essencilla: los primeros desempleados seriamos nosotros, los agentesde inmigración”.

Y eso es lo que ahora podría estar a punto de suceder. Porprincipio los cientos de nuevos agentes que el presidente Trumpprometió contratar de inmediato, han quedado en “veremos”.¿Para qué hacen falta si no hay suficiente gente pasando y conlos que tienen basta y sobra para ese trabajo ahí mismo?

Un oficial que pidió anonimato me comentaba que con el tiempoextra que hacía por las larguísimas jornadas de trabajo, élhabía comprado su auto y estaba a punto de comprar casa, pero quela incertidumbre de las redadas y deportaciones y con todosaquellos que están decidiendo autodeportarse para evitar lapesadilla de que a la fuerza los saquen.

por María Antonieta Collins

Desde la frontera...

La historia del periodista Pedro Ultreras en el NoticieroUnivisión era impactante. Ultreras entrevistó en cámara –porsupuesto que el personaje cubierto y con la voz deformada- a un“pollero” que se dedicaba hasta hace unas semanas al lucrativoempleo de pasar gente indocumentada a Estados Unidos por lafrontera de Tamaulipas.

El “pollero” que ganaba por lo menos dos mil dólares porpersona cruzada, se quejaba amargamente de que ahora “se lasestá viendo negras” porque prácticamente nadie, quierecruzar.

¿Cómo arriesgarse si no solo es muy difícil encontrartrabajo, sino algo peor aún, cruzar y que lo vayan a arrestar encualquier esquina? ¿Tirar a la basura un dinero que pagaban casicon sangre a un “pollero”?

El negocio se le estaba acabando a ese hombre entrevistado porel reportero Ultreras a quien le dijo:

“Antes de cruzar ilegales trabajaba en una maquiladora dondeganaba cuarenta dólares el día. Después, con el negocio quesiempre requería de mis servicios las cosas se pusieron bien, muybien, pero lo que ahora vivimos es una realidad: no hay quienquiera cruzar”.

Alguien más me dijo: “Hay que ver a los agentes de la“migra” esperando horas y horas por alguien a quien arrestar.No tienen mucho trabajo y ellos también, a causa de eso, puedentener problemas graves”

Foto: AP

Mi fuente tiene toda la razón.

Corría el año dos mil cuando un importante jefe de la PatrullaFronteriza en California me hacía ahí en plena frontera, duranteun recorrido, un comentario que provoco la reflexión que no hepodido olvidar diecisiete años después.

Era una visita por la conflictiva línea divisoria deTijuana-San Ysidro, siempre tan fuera de control por los crucesilegales, que aquel hombre, y –fuera de récord- pronunció unafrase que me sonó entonces a profecía difícil de realizarse.

“¿Ve usted todo esto lleno de agentes de nuestrascorporaciones? Los afortunados somos nosotros, no losindocumentados”.

Cuál sería la cara de sorpresa que puse, que de inmediato diola explicación.

“Todos los números de aprehensiones y los promedios de losque entran y los que se nos escapan han hecho que Washington decidaaumentar el número de agentes porque la frontera para ellos estáfuera de control, y por tanto, nosotros tenemos trabajo. Pero,¿qué sucedería si esos números bajaran? ¿Qué pasaría si enlugar de que hubiera decenas de aprehensiones de pronto la gente noviene y nosotros no tenemos a quien detener? La respuesta essencilla: los primeros desempleados seriamos nosotros, los agentesde inmigración”.

Y eso es lo que ahora podría estar a punto de suceder. Porprincipio los cientos de nuevos agentes que el presidente Trumpprometió contratar de inmediato, han quedado en “veremos”.¿Para qué hacen falta si no hay suficiente gente pasando y conlos que tienen basta y sobra para ese trabajo ahí mismo?

Un oficial que pidió anonimato me comentaba que con el tiempoextra que hacía por las larguísimas jornadas de trabajo, élhabía comprado su auto y estaba a punto de comprar casa, pero quela incertidumbre de las redadas y deportaciones y con todosaquellos que están decidiendo autodeportarse para evitar lapesadilla de que a la fuerza los saquen.

Mundo

Trump amenaza con retirar fondos de ayuda a Honduras si caravana sigue a EU

Por medio de su cuenta de Twitter, el presidente de EU afirmó que "retiraría de inmediato los fondos"

Justicia

PGR investiga delitos federales en agresiones cometidos por porros de la UNAM

El organismo manifestó que ha estado en contacto permanente con las autoridades de la máxima casa de estudios

Metrópoli

Padres de familia se manifiestan por presuntos abusos a niños de kinder

Los padres aseguran que un profesor maestro ha abusado ya de 37 niños, piden justicia

Metrópoli

Padres de familia se manifiestan por presuntos abusos a niños de kinder

Los padres aseguran que un profesor maestro ha abusado ya de 37 niños, piden justicia

Mundo

"El Club Republicano", el polémico cuadro de Trump con Roosevelt, Lincoln y Nixon

Trump ha causado polémica por colgar un cuadro en la Casa Blanca, donde aparece junto a exmandatarios republicanos

Justicia

El Sureño no tiene relación con secuestro de Silvia Vargas: PGR

"A mí no me suena en lo absoluto esta persona y me conozco el expediente", aseguró Vargas

Salud

Transplante de células madre, la nueva alternativa para eliminar el VIH

Científicos explicaron que el donante tenía una mutación llamada CCR5 Delta 32 , esto logró que sus células sanguíneas fueran inmunes al VIH.

Gossip

Club de Cuervos regresa con todo para el juego final

El equipo de Nuevo Toledo tendrá su juego final el próximo 25 de enero

Finanzas

Sin perspectiva de acuerdo entre Londres y Bruselas sobre Brexit

La Confederación de la Industria Alemana demandó que el sector político utilice todas las oportunidades para lograr el acuerdo