/ lunes 13 de marzo de 2017

Ciudadanía, clave en la localización de túneles

  • Colaboración internacional, base también para los aseguramientos

La Voz de la frontera

Más allá de la investigación y la labor de inteligencia de las corporaciones de seguridad, un aspecto de suma importancia para el hallazgo de las muy planeadas construcciones subterráneas, otras más burdas, es la denun-cia ciudadana, pues muchos de los túneles fueron encontrados luego de llamadas a las líneas de emergencia.

Los datos que la gente alrededor de los sitios donde se construyen estas obras, aunados a la colaboración con todas las instancias de seguridad y con el Ejército, contribuyen al análisis de datos que se emplean para establecer políticas de combate al crimen.

Sin embargo, más allá de las diferencias que en el discurso se muestran, otro aspecto que ha permitido la ubicación de narcotúneles es el constante y parmente contacto con corporaciones de los Estados Unidos, como el FBI, Border Patrol, US Marshal, y con la misma Embajada de la Unión Americana en México.

Los operativos en ocasiones se establecen de forma local, pero en muchas otras la participación interinstitu-cional y trasnacional ha redundado en buenos resultados con la detención de personas y la confiscación de apa-ratos de comunicación, excavadoras y otros artefactos utilizados para la construcción y mantenimiento de los pasadizos ilegales.

  • Colaboración internacional, base también para los aseguramientos

La Voz de la frontera

Más allá de la investigación y la labor de inteligencia de las corporaciones de seguridad, un aspecto de suma importancia para el hallazgo de las muy planeadas construcciones subterráneas, otras más burdas, es la denun-cia ciudadana, pues muchos de los túneles fueron encontrados luego de llamadas a las líneas de emergencia.

Los datos que la gente alrededor de los sitios donde se construyen estas obras, aunados a la colaboración con todas las instancias de seguridad y con el Ejército, contribuyen al análisis de datos que se emplean para establecer políticas de combate al crimen.

Sin embargo, más allá de las diferencias que en el discurso se muestran, otro aspecto que ha permitido la ubicación de narcotúneles es el constante y parmente contacto con corporaciones de los Estados Unidos, como el FBI, Border Patrol, US Marshal, y con la misma Embajada de la Unión Americana en México.

Los operativos en ocasiones se establecen de forma local, pero en muchas otras la participación interinstitu-cional y trasnacional ha redundado en buenos resultados con la detención de personas y la confiscación de apa-ratos de comunicación, excavadoras y otros artefactos utilizados para la construcción y mantenimiento de los pasadizos ilegales.