/ miércoles 8 de marzo de 2017

Forzaban a trabajar a ilegales por un dólar diario en Colorado, EU

David Piñón/Enviado

DENVER, CO.- La abogada Nina Di Salvo, promotora de la demanda contra Geo Group por explotación de los inmigrantes, aseguró que los detenidos en el centro para deportaciones de esta zona, eran obligados a hacer labores de limpieza, a preparar alimentos y cumplir otras tareas que les pedían por un dólar diario.

Los trabajos forzados que busca demostrar ante un juez, dijo la abogada, no son por la intensidad de las tareas ni el sueldo que se les daba, sino por la forma en que fueron y son obligados miles de inmigrantes, con la amenaza de ser recluidos en celdas de castigo.

La directora de la agrupación “Hacia la Justicia”, asentada en Denver, Colorado, dijo que la decisión del juez federal de aceptar que la demanda se vuelva colectiva es un gran avance en el camino a reconocer que un socio del gobierno federal podría estar involucrado en el trabajo forzado, que es un delito grave.

Di Salvo manifestó que este recurso judicial puede ser un mecanismo a favor de individuos en condición vulnerable, como los inmigrantes, que hay dispersos en todo el país.

Foto: El Heraldo de Chihuahua

Consideró que los daños y perjuicios reclamados inicialmente, por 5 millones de pesos, se referían únicamente a los 9 inmigrantes que fueron recluidos en 2014, los cuales motivaron la demanda original, pero ahora que el juez federal ha admitido que sea una acción colectiva y tiene un nuevo estatus jurídico, esto podría cambiar.

"El trabajo forzoso es una violación de la ley que hemos alegado," dijo la abogada de la agrupación que se dedica a representar principalmente trabajadores de bajos salarios. "Ya sea que esté pidiendo que el trabajo forzoso y la esclavitud, la realidad de los demandantes es prácticamente la misma. Están siendo obligados a trabajar en contra de su voluntad bajo la amenaza de la fuerza o el uso de la fuerza". Grupo GEO también está acusado de violar las leyes de salario mínimo de Colorado mediante el pago de los detenidos de un dólar por día en lugar de los 9 dólares por hora que deben pagarse como mínimo por las empresas. Con ello, GEO se habría enriquecido injustamente, gracias a la mano de obra barata de los detenidos por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), con el que trabaja el grupo privado.

El fallo de acción masiva, agregó la abogada, llegó en un momento crítico, por la amenaza del presidente Donald Trump de deportar de 2 a 3 millones de inmigrantes indocumentados, lo cual podría derivar en beneficios indebidos mayores a las empresas que trabajan asociadas al gobierno, que tendrían mayores ventajas gracias a la política dura en materia de migración que ha sostenido el gobierno federal.

"Más personas podrían estar siendo víctimas no sólo en el Centro de Detención de Aurora. Más personas podrían ser sometidos a la política de trabajo forzado de GEO", denunció la abogada.

David Piñón/Enviado

DENVER, CO.- La abogada Nina Di Salvo, promotora de la demanda contra Geo Group por explotación de los inmigrantes, aseguró que los detenidos en el centro para deportaciones de esta zona, eran obligados a hacer labores de limpieza, a preparar alimentos y cumplir otras tareas que les pedían por un dólar diario.

Los trabajos forzados que busca demostrar ante un juez, dijo la abogada, no son por la intensidad de las tareas ni el sueldo que se les daba, sino por la forma en que fueron y son obligados miles de inmigrantes, con la amenaza de ser recluidos en celdas de castigo.

La directora de la agrupación “Hacia la Justicia”, asentada en Denver, Colorado, dijo que la decisión del juez federal de aceptar que la demanda se vuelva colectiva es un gran avance en el camino a reconocer que un socio del gobierno federal podría estar involucrado en el trabajo forzado, que es un delito grave.

Di Salvo manifestó que este recurso judicial puede ser un mecanismo a favor de individuos en condición vulnerable, como los inmigrantes, que hay dispersos en todo el país.

Foto: El Heraldo de Chihuahua

Consideró que los daños y perjuicios reclamados inicialmente, por 5 millones de pesos, se referían únicamente a los 9 inmigrantes que fueron recluidos en 2014, los cuales motivaron la demanda original, pero ahora que el juez federal ha admitido que sea una acción colectiva y tiene un nuevo estatus jurídico, esto podría cambiar.

"El trabajo forzoso es una violación de la ley que hemos alegado," dijo la abogada de la agrupación que se dedica a representar principalmente trabajadores de bajos salarios. "Ya sea que esté pidiendo que el trabajo forzoso y la esclavitud, la realidad de los demandantes es prácticamente la misma. Están siendo obligados a trabajar en contra de su voluntad bajo la amenaza de la fuerza o el uso de la fuerza". Grupo GEO también está acusado de violar las leyes de salario mínimo de Colorado mediante el pago de los detenidos de un dólar por día en lugar de los 9 dólares por hora que deben pagarse como mínimo por las empresas. Con ello, GEO se habría enriquecido injustamente, gracias a la mano de obra barata de los detenidos por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), con el que trabaja el grupo privado.

El fallo de acción masiva, agregó la abogada, llegó en un momento crítico, por la amenaza del presidente Donald Trump de deportar de 2 a 3 millones de inmigrantes indocumentados, lo cual podría derivar en beneficios indebidos mayores a las empresas que trabajan asociadas al gobierno, que tendrían mayores ventajas gracias a la política dura en materia de migración que ha sostenido el gobierno federal.

"Más personas podrían estar siendo víctimas no sólo en el Centro de Detención de Aurora. Más personas podrían ser sometidos a la política de trabajo forzado de GEO", denunció la abogada.