/ sábado 4 de marzo de 2017

Lanza el Gobierno mexicano estrategia para ayudar a connacionales

  • Invertirá 50 mdd para incrementar la asistencia legal a inmigrantes en EU

MIAMI, EU. (AP).- El Gobierno mexicano no solo se niega a la construcción de un muro, sino que además invertirá 50 millones de dólares para incrementar la asistencia legal para los migrantes que temen ser deportados, una respuesta a las medidas del presidente Donald Trump contra la inmigración ilegal.

Los 50 consulados mexicanos en Estados Unidos lanzaron ayer sus centros de asistencia legal para formar sociedades con grupos sin fines de lucro y contratar abogados con el fin de brindar asistencia legal a aquellas personas temerosas de las políticas de Trump.

Jose Antonio Zabalgoitia Consúl general de México

El esfuerzo diplomático se presenta en un momento en el que ambas naciones libran una disputa en torno a los planes de Trump de levantar un muro fronterizo. Aunque el mandatario estadunidense afirma que México lo pagará de una u otra forma, el Gobierno mexicano asegura lo contrario.

El plan también se presenta menos de dos semanas después de que se dieran a conocer nuevos lineamientos con el fin de detener y deportar un mayor número de inmigrantes mediante un incremento en el número de agentes federales, así como con una mayor cooperación con las agencias policiales locales.

El cónsul general de México en Miami, José Antonio Zabalgoitia, dijo ayer que dichos centros se convertirán en “auténticos defensores de los derechos de los migrantes mexicanos”

“Lo que ha cambiado es el acento en lo legal. Antes no teníamos la necesidad de poner el acento en lo legal y de buscar el apoyo jurídico para los nacionales”, indicó Zabalgoitia. “Ahora lo que hay que hacer es protegerlos ante una eventualidad de deportación”.

Los consulados mexicanos formarán alianzas con escuelas de leyes, clínicas migratorias y grupos sin fines de lucro que litigan a nombre de los inmigrantes. Los centros contarán con abogados mexicanos que pueden referir los casos a las organizaciones o las clínicas. También contactarán a despachos jurídicos privados interesados en trabajar pro bono.

El secretario de Relaciones Exteriores de México, Luis Videgaray, estuvo ayer de visita en Nueva York y dijo que el esfuerzo era “un imperativo moral”.

“Es algo que vamos a seguir haciendo por obligación y por convicción”, dijo el funcionario.

Los centros contarán con abogados mexicanos que pueden referir los casos a las organizaciones o las clínicas. También contactarán a despachos jurídicos privados interesados en trabajar pro bono.

Los consulados mexicanos formarán alianzas con escuelas de leyes, clínicas migratorias y grupos sin fines de lucro que litigan a nombre de los inmigrantes.

En los últimos meses, los consulados de México y otras naciones centroamericanas han estado atendiendo diversas consultas por parte de inmigrantes preocupados por su futuro y el de sus hijos nacidos en Estados Unidos.

Zabalgoitia dijo que el incremento de solicitudes de documentos y ayuda es “enorme”, y señaló una sala de espera con decenas de personas que realizaban trámites para diversos documentos, como actas de nacimiento, pasaportes y otros tipos de identificación.

“El incremento en la demanda es espectacular. Antes firmaba dos registros de nacimiento por semana, mientras que solo ayer firme 15”, recalcó.

La creciente demanda viene de personas como Gloria Portillo, quien fue al consulado mexicano en Phoenix para renovar su pasaporte. Su visa expiró hace tres años, por lo que ahora intenta iniciar el proceso para convertirse en residente legal después de casarse con un ciudadano estadunidense. Pero teme que en ese lapso pueda ocurrirle algo.

“Hemos estado aquí todas nuestras vidas, tenemos hijos, y por supuesto que nos da miedo que nos deporten”, declaró a nombre propio pero también de amigos y familiares que residen ilegalmente en Estados Unidos.

Decenas de personas visitaron el consulado en St. Paul, Minnesota, algunos formándose junto a las paredes y haciéndole preguntas generales al cónsul.

En el consulado de Filadelfia, que también cubre la zona de Delaware y el sur de Nueva Jersey, y en donde habitan alrededor de 200 mil inmigrantes mexicanos, las citas diarias en el consulado se duplicaron hasta llegar a 400 personas, de acuerdo con la cónsul Alicia Kerber-Palma.

Diplomáticos mexicanos en Boston se han reunido con familias en iglesias y eventos comunitarios para explicarles los retos de reclamar a un hijo nacido en Estados Unidos, sin que tenga la doble nacionalidad, una vez que se es deportado.

En Houston, donde viven medio millón de inmigrantes mexicanos, los diplomáticos afirman que las solicitudes de actas de nacimiento en el consulado se incrementaron en un 50 por ciento desde que Trump comenzó a anunciar las estrictas medidas para frenar la inmigración ilegal.

“Se acabó la tolerancia. Es la mejor forma de describirlo”, dijo Óscar Solís, el primer secretario del consulado mexicano en Houston. “Es como en las guerras. Van por una persona y terminan pagando muchas personas que son inocentes o que no están involucradas realmente”.

Divina Ciriaco, un ama de casa de 45 años que vive en el área de Miami, dijo que está reuniendo todos los documentos necesarios para su bebé nacida en Estados Unidos, para que la acompañe en caso de que sea deportada.

“Vivimos con el temor de regresar a México, a la inseguridad, a la pobreza que ahí sufrimos”, dijo Ciriaco, quien emigró junto con su esposo y sus dos hijos hace 20 años desde el Estado de Guerrero. Dio a luz a su tercer hijo cuando se estableció en Miami. “Ahora es como quien dice solo esperar a que el día llegue.”

  • Invertirá 50 mdd para incrementar la asistencia legal a inmigrantes en EU

MIAMI, EU. (AP).- El Gobierno mexicano no solo se niega a la construcción de un muro, sino que además invertirá 50 millones de dólares para incrementar la asistencia legal para los migrantes que temen ser deportados, una respuesta a las medidas del presidente Donald Trump contra la inmigración ilegal.

Los 50 consulados mexicanos en Estados Unidos lanzaron ayer sus centros de asistencia legal para formar sociedades con grupos sin fines de lucro y contratar abogados con el fin de brindar asistencia legal a aquellas personas temerosas de las políticas de Trump.

Jose Antonio Zabalgoitia Consúl general de México

El esfuerzo diplomático se presenta en un momento en el que ambas naciones libran una disputa en torno a los planes de Trump de levantar un muro fronterizo. Aunque el mandatario estadunidense afirma que México lo pagará de una u otra forma, el Gobierno mexicano asegura lo contrario.

El plan también se presenta menos de dos semanas después de que se dieran a conocer nuevos lineamientos con el fin de detener y deportar un mayor número de inmigrantes mediante un incremento en el número de agentes federales, así como con una mayor cooperación con las agencias policiales locales.

El cónsul general de México en Miami, José Antonio Zabalgoitia, dijo ayer que dichos centros se convertirán en “auténticos defensores de los derechos de los migrantes mexicanos”

“Lo que ha cambiado es el acento en lo legal. Antes no teníamos la necesidad de poner el acento en lo legal y de buscar el apoyo jurídico para los nacionales”, indicó Zabalgoitia. “Ahora lo que hay que hacer es protegerlos ante una eventualidad de deportación”.

Los consulados mexicanos formarán alianzas con escuelas de leyes, clínicas migratorias y grupos sin fines de lucro que litigan a nombre de los inmigrantes. Los centros contarán con abogados mexicanos que pueden referir los casos a las organizaciones o las clínicas. También contactarán a despachos jurídicos privados interesados en trabajar pro bono.

El secretario de Relaciones Exteriores de México, Luis Videgaray, estuvo ayer de visita en Nueva York y dijo que el esfuerzo era “un imperativo moral”.

“Es algo que vamos a seguir haciendo por obligación y por convicción”, dijo el funcionario.

Los centros contarán con abogados mexicanos que pueden referir los casos a las organizaciones o las clínicas. También contactarán a despachos jurídicos privados interesados en trabajar pro bono.

Los consulados mexicanos formarán alianzas con escuelas de leyes, clínicas migratorias y grupos sin fines de lucro que litigan a nombre de los inmigrantes.

En los últimos meses, los consulados de México y otras naciones centroamericanas han estado atendiendo diversas consultas por parte de inmigrantes preocupados por su futuro y el de sus hijos nacidos en Estados Unidos.

Zabalgoitia dijo que el incremento de solicitudes de documentos y ayuda es “enorme”, y señaló una sala de espera con decenas de personas que realizaban trámites para diversos documentos, como actas de nacimiento, pasaportes y otros tipos de identificación.

“El incremento en la demanda es espectacular. Antes firmaba dos registros de nacimiento por semana, mientras que solo ayer firme 15”, recalcó.

La creciente demanda viene de personas como Gloria Portillo, quien fue al consulado mexicano en Phoenix para renovar su pasaporte. Su visa expiró hace tres años, por lo que ahora intenta iniciar el proceso para convertirse en residente legal después de casarse con un ciudadano estadunidense. Pero teme que en ese lapso pueda ocurrirle algo.

“Hemos estado aquí todas nuestras vidas, tenemos hijos, y por supuesto que nos da miedo que nos deporten”, declaró a nombre propio pero también de amigos y familiares que residen ilegalmente en Estados Unidos.

Decenas de personas visitaron el consulado en St. Paul, Minnesota, algunos formándose junto a las paredes y haciéndole preguntas generales al cónsul.

En el consulado de Filadelfia, que también cubre la zona de Delaware y el sur de Nueva Jersey, y en donde habitan alrededor de 200 mil inmigrantes mexicanos, las citas diarias en el consulado se duplicaron hasta llegar a 400 personas, de acuerdo con la cónsul Alicia Kerber-Palma.

Diplomáticos mexicanos en Boston se han reunido con familias en iglesias y eventos comunitarios para explicarles los retos de reclamar a un hijo nacido en Estados Unidos, sin que tenga la doble nacionalidad, una vez que se es deportado.

En Houston, donde viven medio millón de inmigrantes mexicanos, los diplomáticos afirman que las solicitudes de actas de nacimiento en el consulado se incrementaron en un 50 por ciento desde que Trump comenzó a anunciar las estrictas medidas para frenar la inmigración ilegal.

“Se acabó la tolerancia. Es la mejor forma de describirlo”, dijo Óscar Solís, el primer secretario del consulado mexicano en Houston. “Es como en las guerras. Van por una persona y terminan pagando muchas personas que son inocentes o que no están involucradas realmente”.

Divina Ciriaco, un ama de casa de 45 años que vive en el área de Miami, dijo que está reuniendo todos los documentos necesarios para su bebé nacida en Estados Unidos, para que la acompañe en caso de que sea deportada.

“Vivimos con el temor de regresar a México, a la inseguridad, a la pobreza que ahí sufrimos”, dijo Ciriaco, quien emigró junto con su esposo y sus dos hijos hace 20 años desde el Estado de Guerrero. Dio a luz a su tercer hijo cuando se estableció en Miami. “Ahora es como quien dice solo esperar a que el día llegue.”