/ miércoles 26 de abril de 2017

Incrementa violencia en Sinaloa

  • La entidad se volvió indomable: Fecanaco
  • Actos delictivos aumentaron 60%

MAZATLÁN, Sin. (OEM-Informex).- Los sucesos de mayor impacto social -como el homicidio doloso, extorsión y robo de vehículo- aumentaron en estos primeros cuatro meses hasta un 60 por ciento en el Estado.

Las estadísticas no mienten, aún y cuando la autoridad intente maquillarlas con el afán, únicamente, de minimizar las cifras delictivas.

Sinaloa se volvió indomable para los gobiernos federal, estatal y municipal. No pueden frenar a la delincuencia que cada día se ve más agresiva y descompuesta, pues lo mismo da acabar con la vida de un delincuente que de un civil pacífico.

Guillermo Romero Rodríguez, presidente de la Federación de Cámaras de Comercio en Sinaloa (Fecanaco-Servitur), fue contundente al declarar que Sinaloa se volvió indomable porque la delincuencia está en todas partes: carreteras inseguras, colonias conflictivas y municipios tomados por el narco es lo que se está viviendo en el Estado.

"Nuestra exigencia no es solo al Estado, sino a la Federación y a los municipios para que hagan un frente frontal en contra de la delincuencia. No más simulaciones. Queremos y exigimos ver estrategias eficaces que lleven a la captura de delincuentes. La impunidad es prácticamente la que gobierna en Sinaloa", reprochó el dirigente camaral.

Lamentó que mientras la sociedad demanda paz y tranquilidad ante la irrefrenable ola delictiva, parece ser que las autoridades están perdiendo la capacidad de asombro, al tomar los hechos violentos como algo muy natural. Y, aunque la presencia de los militares es bienvenida, no han podido hacer mucho.

En tanto, barras de abogados del sur de Sinaloa coincidieron en que el estado está viviendo momentos extremadamente violentos, muy similares a los del 2008 y 2016, donde las cifras delictivas fueron muy elevadas en cuestión de homicidios dolosos, asaltos carreteros, robos de vehículos y extorsiones en agravio de comerciantes y empresarios.

ESTADÍSTICAS DEL COLUMNISTA OSWALDO VILLASEÑOR

En homicidios dolosos, Renato Vega Alvarado (RAV) terminó con tres mil 889 mientras que Jesús S. Millán (JSM) los redujo a tres mil 90.

Con Jesús Aguilar Padilla se dispararon a seis mil 626 y Mario López Valdez (Malova), a noviembre ya tenía siete mil 621.

En robo de vehículos, RVA terminó su mandato con 17 mil 680, mientras que JSM lo superó y terminó con 18 mil 222.

Con Jesús Aguilar se disparó a 35 mil 224 y con Malova se llegó a los 40 mil 802.

En secuestros, que tanto agobió al gobierno de Renato, terminó con 152; mientras que JSM concluyó con 127 y Jesús Aguilar lo redujo aún más a solo 86.

Con Malova otra vez los secuestros repuntaron y se dispararon a 154, dos más que en el gobierno de Renato que tantos dolores de cabeza les provocaron a los empresarios y agricultores, principalmente.

En el delito de violación que tanto daña a las familias, con RVA se tuvieron 868, mientras que con JSM se llegó a los 893.

Con Jesús Aguilar se registró una reducción a 846, pero con Malova se disparó de nuevo a mil 50 casos de violación denunciados.

En fin, estos números oficiales de la PGJE no mienten y hasta hoy, es el gobierno de Malova quien ha entregado peores cuentas en cuanto a combate a la violencia se refiere.

Sin embargo, los números con los cuales arranca el gobierno de Quirino no son los mejores y algo diferente a lo que se hizo en el pasado reciente malovista, se tiene que hacer para no entrar al triste casillero de los gobiernos que terminan sus mandatos y se vean fracasados en esta demanda sentida de la sociedad.

  • La entidad se volvió indomable: Fecanaco
  • Actos delictivos aumentaron 60%

MAZATLÁN, Sin. (OEM-Informex).- Los sucesos de mayor impacto social -como el homicidio doloso, extorsión y robo de vehículo- aumentaron en estos primeros cuatro meses hasta un 60 por ciento en el Estado.

Las estadísticas no mienten, aún y cuando la autoridad intente maquillarlas con el afán, únicamente, de minimizar las cifras delictivas.

Sinaloa se volvió indomable para los gobiernos federal, estatal y municipal. No pueden frenar a la delincuencia que cada día se ve más agresiva y descompuesta, pues lo mismo da acabar con la vida de un delincuente que de un civil pacífico.

Guillermo Romero Rodríguez, presidente de la Federación de Cámaras de Comercio en Sinaloa (Fecanaco-Servitur), fue contundente al declarar que Sinaloa se volvió indomable porque la delincuencia está en todas partes: carreteras inseguras, colonias conflictivas y municipios tomados por el narco es lo que se está viviendo en el Estado.

"Nuestra exigencia no es solo al Estado, sino a la Federación y a los municipios para que hagan un frente frontal en contra de la delincuencia. No más simulaciones. Queremos y exigimos ver estrategias eficaces que lleven a la captura de delincuentes. La impunidad es prácticamente la que gobierna en Sinaloa", reprochó el dirigente camaral.

Lamentó que mientras la sociedad demanda paz y tranquilidad ante la irrefrenable ola delictiva, parece ser que las autoridades están perdiendo la capacidad de asombro, al tomar los hechos violentos como algo muy natural. Y, aunque la presencia de los militares es bienvenida, no han podido hacer mucho.

En tanto, barras de abogados del sur de Sinaloa coincidieron en que el estado está viviendo momentos extremadamente violentos, muy similares a los del 2008 y 2016, donde las cifras delictivas fueron muy elevadas en cuestión de homicidios dolosos, asaltos carreteros, robos de vehículos y extorsiones en agravio de comerciantes y empresarios.

ESTADÍSTICAS DEL COLUMNISTA OSWALDO VILLASEÑOR

En homicidios dolosos, Renato Vega Alvarado (RAV) terminó con tres mil 889 mientras que Jesús S. Millán (JSM) los redujo a tres mil 90.

Con Jesús Aguilar Padilla se dispararon a seis mil 626 y Mario López Valdez (Malova), a noviembre ya tenía siete mil 621.

En robo de vehículos, RVA terminó su mandato con 17 mil 680, mientras que JSM lo superó y terminó con 18 mil 222.

Con Jesús Aguilar se disparó a 35 mil 224 y con Malova se llegó a los 40 mil 802.

En secuestros, que tanto agobió al gobierno de Renato, terminó con 152; mientras que JSM concluyó con 127 y Jesús Aguilar lo redujo aún más a solo 86.

Con Malova otra vez los secuestros repuntaron y se dispararon a 154, dos más que en el gobierno de Renato que tantos dolores de cabeza les provocaron a los empresarios y agricultores, principalmente.

En el delito de violación que tanto daña a las familias, con RVA se tuvieron 868, mientras que con JSM se llegó a los 893.

Con Jesús Aguilar se registró una reducción a 846, pero con Malova se disparó de nuevo a mil 50 casos de violación denunciados.

En fin, estos números oficiales de la PGJE no mienten y hasta hoy, es el gobierno de Malova quien ha entregado peores cuentas en cuanto a combate a la violencia se refiere.

Sin embargo, los números con los cuales arranca el gobierno de Quirino no son los mejores y algo diferente a lo que se hizo en el pasado reciente malovista, se tiene que hacer para no entrar al triste casillero de los gobiernos que terminan sus mandatos y se vean fracasados en esta demanda sentida de la sociedad.