/ viernes 28 de agosto de 2020

"Estamos enfermos de tristeza”, dicen desplazados de Sinaloa que nadie ve en la pandemia

Más de 50 familias salieron horrorizadas por la violencia del narco en Braguectios, Tepuche. Dejaron atrás una vida de más de 30 años

El abuelo ha logrado mantenerse en pie gracias a un viejo bastón hecho de palo. Apenas puede caminar. Tiene más de 70 años y la vista cansada. A estas horas del mediodía, el calor le hace sudar.

En silencio, su postura y semblante expresa que no está feliz. Que no se siente en su hogar y que desea regresar a su casa llena de árboles, en Bagrecitos, Tepuche. Él no habla, dice su nuera, “porque se enfermó de tristeza.”

El hombre vive ahora en la periferia de una ciudad que no se parece a su pueblo, pues ha cambiado el enverdecido monte por el gris del asfalto. Su familia está compuesta por ocho personas, entre ellas, dos bebés.

Foto: Jesús Verdugo │ El Sol de Sinaloa

Todos los días se reúnen en el patio frontal de una precaria vivienda que rentan, no por elección, sino forzados por los maleantes que atentaron en Bagrecitos. Se sientan no sólo a esperar a que el día pase, sino a que pase el tiempo, para poder regresar a sus siembras de frutas y tubérculos, a los arroyos naturales y a dormir debajo de los árboles frondosos que mitigan el calor.

De los ochos que viven en un pequeño cuarto, el hombre más joven y esposo de una de las madres de los dos menores, es el único que trabaja. Todo el día ayuda como albañil y la paga es poca.

Foto: Jesús Verdugo │ El Sol de Sinaloa

Lee Aquí: Escuelas no son fuente principal de transmisión de Covid-19: OMS

“Mi marido es el que sale a trabajar y va y viene, nosotros aquí nos la pasamos aburridos. A veces platicamos con los vecinos, pero pues no es las misma a estar allá en el rancho”, dice la joven de 21 años de edad.

NO SE ADAPTAN

Los días que han pasado desde la última semana de junio, cuando más de 50 familias salieron horrorizadas por la violencia, han sido una eternidad. Los desplazados relatan que por más que quieren no se adaptan, sobre todo los viejos, que vivían desde hace más de 37 años en Bagrecitos.

Foto: Jesús Verdugo │ El Sol de Sinaloa

Lee también: Un experiencia entre agaves, acorde a la nueva normalidad

En los rostros de estas personas no reconocidas por el estado, hay resignación, pero más esperanza, para tener que dejar de “aguantar” pisar un suelo que no es suyo y cobijar se en un techo ajeno y caluroso por el que pagan renta.

Los precios para salvaguardar su vida son caros: renta, agua, transporte, calor… cosas que no contemplaban en Bagrecitos. Allá en el pueblo no debían pagar una cuota mensual, ni siquiera agua, porque la toman del arroyo y de luz, era poco, porque el aire acondicionado no es una necesidad como en Culiacán. La vida en la sierra es tranquila, aunque se encuentre manchada de sangre y cubierta de balas.

Foto: Jesús Verdugo │ El Sol de Sinaloa

Te puede interesar: Niño muerto por balazo en Coahuila fue por tiro accidental de su hermano

SUEÑO DEL RETORNO

Lo único que consiguieron traer consigo el trágico día, fue miedo y un cambio de ropa, el que ya vestían. Pero han podido acudir esporádicamente a recuperar ropa, documentos para pedir empleo, algunos muebles y darles de comer a su ganado. Estos pequeños viajes los han hecho escoltados por la Guardia Nacional, y dicen, son paseos que les dan nostalgia y esperanza.

“Cuando vamos se me llenan los ojos del verde del monte. Veo mi casa, mis animales. Todo lo que sé que es de donde yo soy. Esos paseos para ir por cosas o a limpiar, me gustan, porque de perdida estoy ahí un ratito”, dice la mujer de 70 años de edad.

Foto: Jesús Verdugo │ El Sol de Sinaloa

Por la temporada, las mujeres de esa familia, dicen que estarían sembrando pepino, maíz o sandía. Tomando una siesta en la hamaca que, ahora, cuelga de un flaco árbol y un tronco seco en la vivienda que deben rentar. La añoranza de volver a casa es tanta que, todos ahí, ya saben qué será lo primero que harán a volver.

Limpiar la casa, ponerme al corriente con la gente allá y darles pastura a mis vacas.

Mujer de 71 años.

Lee ahora : Bajo observación | Tabasco logra controlar la pandemia

Por lo pronto y quien sabe hasta cuándo, sigue aguantar. Continuar en la espera del añorado anuncio “ya pueden volver”.

Foto: Jesús Verdugo │ El Sol de Sinaloa

GOBIERNO DEL ESTADO CIEGO Y SORDO

El Gobernador Quirino Ordaz Coppel, continúa su gobierno a distancia, haciendo política por Twitter y hablando sólo del estadio de futbol mazatleco. Sin embargo, el tema de la violencia, el de los desplazados, no lo quiere reconocer y asegura que la seguridad es un tema que se tienen solucionado en una de las entidades más conflictivas de México.





Te recomendamos el podcast ⬇️

Apple Podcasts

Google Podcasts

Spotify

Acast

Deezer



El abuelo ha logrado mantenerse en pie gracias a un viejo bastón hecho de palo. Apenas puede caminar. Tiene más de 70 años y la vista cansada. A estas horas del mediodía, el calor le hace sudar.

En silencio, su postura y semblante expresa que no está feliz. Que no se siente en su hogar y que desea regresar a su casa llena de árboles, en Bagrecitos, Tepuche. Él no habla, dice su nuera, “porque se enfermó de tristeza.”

El hombre vive ahora en la periferia de una ciudad que no se parece a su pueblo, pues ha cambiado el enverdecido monte por el gris del asfalto. Su familia está compuesta por ocho personas, entre ellas, dos bebés.

Foto: Jesús Verdugo │ El Sol de Sinaloa

Todos los días se reúnen en el patio frontal de una precaria vivienda que rentan, no por elección, sino forzados por los maleantes que atentaron en Bagrecitos. Se sientan no sólo a esperar a que el día pase, sino a que pase el tiempo, para poder regresar a sus siembras de frutas y tubérculos, a los arroyos naturales y a dormir debajo de los árboles frondosos que mitigan el calor.

De los ochos que viven en un pequeño cuarto, el hombre más joven y esposo de una de las madres de los dos menores, es el único que trabaja. Todo el día ayuda como albañil y la paga es poca.

Foto: Jesús Verdugo │ El Sol de Sinaloa

Lee Aquí: Escuelas no son fuente principal de transmisión de Covid-19: OMS

“Mi marido es el que sale a trabajar y va y viene, nosotros aquí nos la pasamos aburridos. A veces platicamos con los vecinos, pero pues no es las misma a estar allá en el rancho”, dice la joven de 21 años de edad.

NO SE ADAPTAN

Los días que han pasado desde la última semana de junio, cuando más de 50 familias salieron horrorizadas por la violencia, han sido una eternidad. Los desplazados relatan que por más que quieren no se adaptan, sobre todo los viejos, que vivían desde hace más de 37 años en Bagrecitos.

Foto: Jesús Verdugo │ El Sol de Sinaloa

Lee también: Un experiencia entre agaves, acorde a la nueva normalidad

En los rostros de estas personas no reconocidas por el estado, hay resignación, pero más esperanza, para tener que dejar de “aguantar” pisar un suelo que no es suyo y cobijar se en un techo ajeno y caluroso por el que pagan renta.

Los precios para salvaguardar su vida son caros: renta, agua, transporte, calor… cosas que no contemplaban en Bagrecitos. Allá en el pueblo no debían pagar una cuota mensual, ni siquiera agua, porque la toman del arroyo y de luz, era poco, porque el aire acondicionado no es una necesidad como en Culiacán. La vida en la sierra es tranquila, aunque se encuentre manchada de sangre y cubierta de balas.

Foto: Jesús Verdugo │ El Sol de Sinaloa

Te puede interesar: Niño muerto por balazo en Coahuila fue por tiro accidental de su hermano

SUEÑO DEL RETORNO

Lo único que consiguieron traer consigo el trágico día, fue miedo y un cambio de ropa, el que ya vestían. Pero han podido acudir esporádicamente a recuperar ropa, documentos para pedir empleo, algunos muebles y darles de comer a su ganado. Estos pequeños viajes los han hecho escoltados por la Guardia Nacional, y dicen, son paseos que les dan nostalgia y esperanza.

“Cuando vamos se me llenan los ojos del verde del monte. Veo mi casa, mis animales. Todo lo que sé que es de donde yo soy. Esos paseos para ir por cosas o a limpiar, me gustan, porque de perdida estoy ahí un ratito”, dice la mujer de 70 años de edad.

Foto: Jesús Verdugo │ El Sol de Sinaloa

Por la temporada, las mujeres de esa familia, dicen que estarían sembrando pepino, maíz o sandía. Tomando una siesta en la hamaca que, ahora, cuelga de un flaco árbol y un tronco seco en la vivienda que deben rentar. La añoranza de volver a casa es tanta que, todos ahí, ya saben qué será lo primero que harán a volver.

Limpiar la casa, ponerme al corriente con la gente allá y darles pastura a mis vacas.

Mujer de 71 años.

Lee ahora : Bajo observación | Tabasco logra controlar la pandemia

Por lo pronto y quien sabe hasta cuándo, sigue aguantar. Continuar en la espera del añorado anuncio “ya pueden volver”.

Foto: Jesús Verdugo │ El Sol de Sinaloa

GOBIERNO DEL ESTADO CIEGO Y SORDO

El Gobernador Quirino Ordaz Coppel, continúa su gobierno a distancia, haciendo política por Twitter y hablando sólo del estadio de futbol mazatleco. Sin embargo, el tema de la violencia, el de los desplazados, no lo quiere reconocer y asegura que la seguridad es un tema que se tienen solucionado en una de las entidades más conflictivas de México.





Te recomendamos el podcast ⬇️

Apple Podcasts

Google Podcasts

Spotify

Acast

Deezer



Sociedad

Encuentran basurero ilegal de fármacos caducos en Tlaxcala

Los residuos peligrosos están a la intemperie y violan todas las normas ecológicas y de salud

Finanzas

Fracasan 12 de los 20 campos prioritarios de Pemex en 2020

Los campos exitosos aportaron 92 mil barriles diarios de petróleo hasta septiembre, 41% de la meta del gobierno

Sociedad

Con ventanas rotas y animales muertos, así se encuentran las escuelas públicas

En la capital de Puebla y otros municipios los planteles tienen ventanas rotas y animales muertos

Mundo

Irán responsabiliza a Israel de ataque en planta nuclear de Natanz y promete venganza

El ministro iraní de Exteriores, Mohamad Yavad Zarif, responsabilizó este lunes a Israel del corte de electricidad en la planta de enriquecimiento de uranio de Natanz

Mundo

Balean a dos personas afuera de un hospital en París

El incidente que tuvo lugar en el hospital privado Henry Dunant, propiedad de la Cruz Roja, en el elegante distrito XVI de la capital francesa

Virales

F1 crea una nueva competición en línea femenina

Las participantes en la nueva serie, denominada 'Women's Wildcard', competirán del 3 al 9 de mayo por hacer la vuelta más rápida en el videojuego oficial F1 2020

Finanzas

Nómina de CFE costó 191 mil mdp el año pasado

Los beneficios a los trabajadores representaron 120 mil 789 mdp, los sueldos costaron 70 mil 547 millones

Finanzas

Sindicato minero tiene que pagar 54 mdd a afiliados

Si el gremio no paga, Napoleón Gómez Urrutia deberá liquidar este monto, señaló la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje

Sociedad

Bajo observación | Pese a la Semana Santa, aún mueren miles de mexicanos

México reportó 126 nuevas muertes por la pandemia de Covid-19 en las últimas 24 horas para acumular un total de 209,338 fallecimientos