/ martes 15 de mayo de 2018

LeBarón-Barzón, 6 décadas de conflicto por disputa de acuíferos

Estiman que hay más de 500 pozos ilegales en la región de Chihuahua

En acuíferos que están en veda desde 1957, la comunidad mormona de los LeBarón perforó 10 pozos en el rancho La Mojina, en el municipio de San Buenaventura, para siembra de nogales, lo que ocasionó el descontento de pobladores del ejido vecino de Constitución, uno de los puntos más fuertes que tienen los activistas de El Barzón en el estado de Chihuahua. Joel y Julián LeBarón, productores y activistas del municipio de Galeana, con propiedades en varias zonas del noroeste del estado, aseguran que sus pozos son legales y cuentan con los permisos necesarios para la explotación, expedidos por la Comisión Nacional del Agua desde el año 2014, sin embargo El Barzón y la Conagua, aseguran que nueve de los 10 pozos son ilegales.

La veda, establecida en un decreto presidencial para ese acuífero desde hace cinco décadas, señala que pueden operar los pozos funcionales hasta antes de ese año, pero no pueden perforarse más; sí pueden perforarse nuevos, siempre y cuando se cancelen otros en la misma proporción, para lo cual está facultada la Comisión Nacional del Agua. Sin embargo según estimaciones Gabino Gómez, uno de los líderes de El Barzón, hay más de 500 pozos ilegales en toda la región, que se han abierto con falsos permisos de la dependencia federal.

Actualmente los LeBarón tramitan un juicio amparo en el Tribunal Federal de Justicia Administrativa, pues el delegado de la Comisión Nacional del Agua, Kamel Athié Flores, considera que son ilegales nueve de los 10 pozos del rancho La Mojina y desde septiembre del año pasado ha intentado clausurarlos e impedir su operación, por el elevado consumo que representan las plantaciones de nogal.

Aunque es priista, Athié Flores acusa a su antecesor, Alex LeBarón, exdelegado de la Conagua y actual diputado federal, de haber otorgado permisos falsos, no registrados formalmente y sin seguir el trámite regular, a favor de la comunidad mormona a la que pertenece.

El 16 de diciembre de 2017 la Comisión Nacional del Agua trató de clausurar los pozos de los LeBarón, quienes impidieron el acceso a los funcionarios a su rancho, lo que motivó un primer choque con activistas de El Barzón y el denominado Frente por la Defensa del Agua, que conforman pobladores de ejido Constitución y otras comunidades cercanas, pues alegan que los pozos de uso agrícola acabarán en unos años con las pocas reservas del vital líquido que tiene el acuífero subterráneo, que por sus características es considerado de "aguas fósiles" o "aguas milenarias", es decir que no se recargan de la forma en que lo hacen otros, sino que se consideran no renovables.

En acuíferos que están en veda desde 1957, la comunidad mormona de los LeBarón perforó 10 pozos en el rancho La Mojina, en el municipio de San Buenaventura, para siembra de nogales, lo que ocasionó el descontento de pobladores del ejido vecino de Constitución, uno de los puntos más fuertes que tienen los activistas de El Barzón en el estado de Chihuahua. Joel y Julián LeBarón, productores y activistas del municipio de Galeana, con propiedades en varias zonas del noroeste del estado, aseguran que sus pozos son legales y cuentan con los permisos necesarios para la explotación, expedidos por la Comisión Nacional del Agua desde el año 2014, sin embargo El Barzón y la Conagua, aseguran que nueve de los 10 pozos son ilegales.

La veda, establecida en un decreto presidencial para ese acuífero desde hace cinco décadas, señala que pueden operar los pozos funcionales hasta antes de ese año, pero no pueden perforarse más; sí pueden perforarse nuevos, siempre y cuando se cancelen otros en la misma proporción, para lo cual está facultada la Comisión Nacional del Agua. Sin embargo según estimaciones Gabino Gómez, uno de los líderes de El Barzón, hay más de 500 pozos ilegales en toda la región, que se han abierto con falsos permisos de la dependencia federal.

Actualmente los LeBarón tramitan un juicio amparo en el Tribunal Federal de Justicia Administrativa, pues el delegado de la Comisión Nacional del Agua, Kamel Athié Flores, considera que son ilegales nueve de los 10 pozos del rancho La Mojina y desde septiembre del año pasado ha intentado clausurarlos e impedir su operación, por el elevado consumo que representan las plantaciones de nogal.

Aunque es priista, Athié Flores acusa a su antecesor, Alex LeBarón, exdelegado de la Conagua y actual diputado federal, de haber otorgado permisos falsos, no registrados formalmente y sin seguir el trámite regular, a favor de la comunidad mormona a la que pertenece.

El 16 de diciembre de 2017 la Comisión Nacional del Agua trató de clausurar los pozos de los LeBarón, quienes impidieron el acceso a los funcionarios a su rancho, lo que motivó un primer choque con activistas de El Barzón y el denominado Frente por la Defensa del Agua, que conforman pobladores de ejido Constitución y otras comunidades cercanas, pues alegan que los pozos de uso agrícola acabarán en unos años con las pocas reservas del vital líquido que tiene el acuífero subterráneo, que por sus características es considerado de "aguas fósiles" o "aguas milenarias", es decir que no se recargan de la forma en que lo hacen otros, sino que se consideran no renovables.

Política

Anaya rechaza el aborto: Hace cimbrar a la alianza que lo postula

Liderazgos de MC le reprochan su posición frente a la interrupción del embarazo

Sociedad

#DATA | La progresiva desertificación de México

Desde 1991 en promedio la temperatura en el país se ha incrementando en 0.13%

México

Edición Impresa 21 | Junio | 2018

Consulta aquí el periódico de este jueves

Gossip

Kany García presenta su nuevo disco "Soy yo"

La puertorriqueña se siente plena con su sexualidad

Gossip

Juan Osorio revive a Pancho López, personaje interpretado por Arath de la Torre

El personaje interpretado por Arath hace siete años en Una familia con suerte, se une a Mi marido tiene más familia

Cine

Manolo Caro filma su quinta película "Perfectos desconocidos" un remake italiano

El director no tiene retos a superar en la versión mexicana que prepara de esta cinta italiana