/ domingo 1 de enero de 2017

Se tatúan más mujeres que hombres

José Chávez Santana

Llegó como una moda y hoy el tatuaje entró ya en una dinámica de evolución, señala Raúl Gutiérrez Guzmán, diseñador gráfico, tatuador y experto en el manejo de las técnicas de grabado, litografía, pintura y aerografía.

Esta evolución –explica- se debe a que se le está dando más auge al tatuaje y a lo asentado  –indica – en la Reforma Laboral, ya que anteriormente una persona tatuada difícilmente podía ser aceptada en alguna empresa, pero con las nuevas disposiciones esta discriminación no es permitida.

Contra lo que se pudiera pensar –revela- no son los hombres sino las mujeres, las que solicitan más un tatuaje, además de que ellas son las que se colocan los tatuajes más grandes, más vistosos y en zonas eróticas del cuerpo, aunque también buscan el dibujo estético que permita lucir el cuerpo.

Sin embargo –aclara- un tatuaje siempre debe ir  en relación con el físico de la persona, es decir, el dibujo debe adaptarse al área donde se solicita su instalación.

Pero además –señala- junto con el tatuaje también han evolucionado los materiales, insumos para aplicar estos trabajos, “hace años era necesario soldar las agujas, esterilizarlas, hoy se compran ya soldadas, 100% esterilizadas y cada una en paquete cerrado, algunas más caras que otras, todo depende de la calidad”.

José Chávez Santana

Llegó como una moda y hoy el tatuaje entró ya en una dinámica de evolución, señala Raúl Gutiérrez Guzmán, diseñador gráfico, tatuador y experto en el manejo de las técnicas de grabado, litografía, pintura y aerografía.

Esta evolución –explica- se debe a que se le está dando más auge al tatuaje y a lo asentado  –indica – en la Reforma Laboral, ya que anteriormente una persona tatuada difícilmente podía ser aceptada en alguna empresa, pero con las nuevas disposiciones esta discriminación no es permitida.

Contra lo que se pudiera pensar –revela- no son los hombres sino las mujeres, las que solicitan más un tatuaje, además de que ellas son las que se colocan los tatuajes más grandes, más vistosos y en zonas eróticas del cuerpo, aunque también buscan el dibujo estético que permita lucir el cuerpo.

Sin embargo –aclara- un tatuaje siempre debe ir  en relación con el físico de la persona, es decir, el dibujo debe adaptarse al área donde se solicita su instalación.

Pero además –señala- junto con el tatuaje también han evolucionado los materiales, insumos para aplicar estos trabajos, “hace años era necesario soldar las agujas, esterilizarlas, hoy se compran ya soldadas, 100% esterilizadas y cada una en paquete cerrado, algunas más caras que otras, todo depende de la calidad”.