/ miércoles 14 de diciembre de 2022

Fuga de amoniaco de Pemex lleva cinco días de afectaciones en el Istmo

Van 11 derrames de químicos en la región y han dañado a 400 familias de campesinos e indígenas 

Aunque Petróleos Mexicanos (Pemex) informó que este miércoles controlaría una fuga de amoniaco registrada desde hace cinco días en la agencia municipal de Donají, del municipio de Matías Romero, vecinos del lugar informaron que han sido 11 fugas y aún continúan las afectaciones a la flora, fauna y ríos del lugar.

Las personas evacuadas por la contingencia en dicha comunidad continúan en el refugio temporal que activó la agencia municipal de Palomares, donde cuentan con unidades médicas móviles, así como servicios de alimentación, mientras esperan el retorno a sus hogares. Los afectados son integrantes de 350 familias, según los cálculos de las autoridades locales.

Te puede interesar: Falsa fuga de amoniaco causa pánico en Veracruz

La emisión de amoniaco se registró en el kilómetro 119+600 del ducto de 10 pulgadas de Pemex en el tramo Medias Aguas-Donají, a menos de un kilómetro de la última población.

De acuerdo a la Unión de Comunidades Indígenas de la Zona Norte del Istmo (Ucizoni), al menos 11 fugas de Pemex han afectado a la región en los últimos meses.

La organización cuestionó la lentitud de los gobiernos estatal y federal para atender la fuga de amoniaco.

De los 11 siniestros, cuatro han sido de amoníaco y los demás de combustible, lo que ha ocasionado graves afectaciones ambientales en playas, ríos, arroyos y en la vegetación de la región, así como el desplazamiento de cientos de familias campesinas e indígenas.

La Ucizonl estima que más de 400 familias han sido afectadas y no han recibido indemnización alguna y señaló que las fugas se deben a la falta de mantenimiento al sistema de ductos, los cuales muestran un avanzado estado de corrosión.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Ante la gravedad de esta situación, la Unión de Comunidades Indígenas de la Zona Norte del Istmo lanzó un llamado enérgico a la secretaría de Energía, al secretario de Gobernación, al director general de Pemex y al gobernador de Oaxaca para que atiendan con seriedad la emergencia.

"Basta ya que las comunidades indígenas y campesinas paguen un alto costo por la incompetencia y negligencia de las dependencias de gobierno", finalizó el comunicado de la organización.

Aunque Petróleos Mexicanos (Pemex) informó que este miércoles controlaría una fuga de amoniaco registrada desde hace cinco días en la agencia municipal de Donají, del municipio de Matías Romero, vecinos del lugar informaron que han sido 11 fugas y aún continúan las afectaciones a la flora, fauna y ríos del lugar.

Las personas evacuadas por la contingencia en dicha comunidad continúan en el refugio temporal que activó la agencia municipal de Palomares, donde cuentan con unidades médicas móviles, así como servicios de alimentación, mientras esperan el retorno a sus hogares. Los afectados son integrantes de 350 familias, según los cálculos de las autoridades locales.

Te puede interesar: Falsa fuga de amoniaco causa pánico en Veracruz

La emisión de amoniaco se registró en el kilómetro 119+600 del ducto de 10 pulgadas de Pemex en el tramo Medias Aguas-Donají, a menos de un kilómetro de la última población.

De acuerdo a la Unión de Comunidades Indígenas de la Zona Norte del Istmo (Ucizoni), al menos 11 fugas de Pemex han afectado a la región en los últimos meses.

La organización cuestionó la lentitud de los gobiernos estatal y federal para atender la fuga de amoniaco.

De los 11 siniestros, cuatro han sido de amoníaco y los demás de combustible, lo que ha ocasionado graves afectaciones ambientales en playas, ríos, arroyos y en la vegetación de la región, así como el desplazamiento de cientos de familias campesinas e indígenas.

La Ucizonl estima que más de 400 familias han sido afectadas y no han recibido indemnización alguna y señaló que las fugas se deben a la falta de mantenimiento al sistema de ductos, los cuales muestran un avanzado estado de corrosión.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Ante la gravedad de esta situación, la Unión de Comunidades Indígenas de la Zona Norte del Istmo lanzó un llamado enérgico a la secretaría de Energía, al secretario de Gobernación, al director general de Pemex y al gobernador de Oaxaca para que atiendan con seriedad la emergencia.

"Basta ya que las comunidades indígenas y campesinas paguen un alto costo por la incompetencia y negligencia de las dependencias de gobierno", finalizó el comunicado de la organización.