/ domingo 2 de abril de 2017

Llegan mega calderas a la Refinería de Tula

Por Rosalía Maldonado y Cesar Martínez

El convoy que transporta equipos para la planta coquizadora que se construye en la refinería Miguel Hidalgo, ubicada en el municipio de Tula de Allende, ingresó aproximadamente a las 7:00 horas de ayer,  sábado, a territorio hidalguense, accediendo por el municipio de Tepeji del Río en los límites con Jilotepec, Estado de México. Para acceder a la autopista México Querétaro a la altura del kilómetro 83 viajaron por la carretera Jilotepec-Corrales,  causando gran expectación entre la población.

La Secretaria de Seguridad Pública de Tepeji del Río, al mando del comandante Juan Gabriel Rocha, montó un dispositivo para la vialidad, sumándose a la logística de la empresa que transporta los equipos, ayer mismo. Y es que los cuatro enormes tambores y la torre, que son transportados por 6 vehículos viajaron por el carril en contraflujo, por lo que el cuerpo de la carretera  en dirección a corrales fue habilitado para el paso de los vehículos locales.

El cronograma de traslado estimaba que el convoy ingresaría ayer mismo a la autopista México- Querétaro y que circularan por los carriles con dirección a Querétaro para evitar la inclinación que tiene el carril en dirección a México en el kilómetro 80, por lo que estos carriles saldrán de circulación.

Se informó que a su paso por la autopista México-Querétaro hasta entroncar con la vía Tula-Jorobas se apuntalaran con equipo hidráulico 14 puentes.

Respecto al operativo implementado por Seguridad Pública, su titular Juan Gabriel Rocha, refirió que estarán atentos, pues el paso de los equipos, podría complicará la circulación en la autopista México-Querétaro, que podría enviar una gran cantidad de automóviles a la antigua carreta México-Querétaro. Y posteriormente cuando las calderas circulen por la autopista Tula-Jorobas, la carretera Tepeji-El Salto podría igualmente servir para desahogar el tráfico.

El tráfico se está complicando en el trayecto de las calderas, porque quienes se cruzan con los equipos, quieren sacarse fotografías y se detienen en los alrededores, pero también porque a través de las redes sociales se está informando de su ubicación y las personas llegan específicamente para ser testigos de su traslado.

Según informó el director general de Pemex Transformación Industrial (PTI), Carlos Murrieta Cummings Petróleos Mexicanos estos equipos, los tambores y la torre que trasportan se utilizarán para la construcción de una planta coquizadora, como parte del proyecto “Aprovechamiento de Residuales en la Refinería Miguel Hidalgo”, cuya construcción inició en noviembre de 2014 y  deberá entrar en operación en año y medio.

Cada tambor miden 41 metros de largo, 10.5 metros de diámetro y pesa 565 toneladas. Fueron fabricados en Avilés España por la compañía Ingeniería y Diseño Europeo S.A. (IDESA). En tanto que la torre fraccionadora, que se traslada en dos tramos, mide 70 metros de largo, 11 metros de diámetro y pesa 1,000  toneladas. Fue fabricada en Bilbao España por la compañía LOINTEK Heavy Industries.

Las piezas llegaron por barco al puerto de Altamira en Tamaulipas y para su traslado a la Refinería Miguel Hidalgo en Tula, se trazó una vía por Cd. Victoria, San Luis Potosí, Guanajuato, Querétaro, Estado de México, e Hidalgo.

Por Rosalía Maldonado y Cesar Martínez

El convoy que transporta equipos para la planta coquizadora que se construye en la refinería Miguel Hidalgo, ubicada en el municipio de Tula de Allende, ingresó aproximadamente a las 7:00 horas de ayer,  sábado, a territorio hidalguense, accediendo por el municipio de Tepeji del Río en los límites con Jilotepec, Estado de México. Para acceder a la autopista México Querétaro a la altura del kilómetro 83 viajaron por la carretera Jilotepec-Corrales,  causando gran expectación entre la población.

La Secretaria de Seguridad Pública de Tepeji del Río, al mando del comandante Juan Gabriel Rocha, montó un dispositivo para la vialidad, sumándose a la logística de la empresa que transporta los equipos, ayer mismo. Y es que los cuatro enormes tambores y la torre, que son transportados por 6 vehículos viajaron por el carril en contraflujo, por lo que el cuerpo de la carretera  en dirección a corrales fue habilitado para el paso de los vehículos locales.

El cronograma de traslado estimaba que el convoy ingresaría ayer mismo a la autopista México- Querétaro y que circularan por los carriles con dirección a Querétaro para evitar la inclinación que tiene el carril en dirección a México en el kilómetro 80, por lo que estos carriles saldrán de circulación.

Se informó que a su paso por la autopista México-Querétaro hasta entroncar con la vía Tula-Jorobas se apuntalaran con equipo hidráulico 14 puentes.

Respecto al operativo implementado por Seguridad Pública, su titular Juan Gabriel Rocha, refirió que estarán atentos, pues el paso de los equipos, podría complicará la circulación en la autopista México-Querétaro, que podría enviar una gran cantidad de automóviles a la antigua carreta México-Querétaro. Y posteriormente cuando las calderas circulen por la autopista Tula-Jorobas, la carretera Tepeji-El Salto podría igualmente servir para desahogar el tráfico.

El tráfico se está complicando en el trayecto de las calderas, porque quienes se cruzan con los equipos, quieren sacarse fotografías y se detienen en los alrededores, pero también porque a través de las redes sociales se está informando de su ubicación y las personas llegan específicamente para ser testigos de su traslado.

Según informó el director general de Pemex Transformación Industrial (PTI), Carlos Murrieta Cummings Petróleos Mexicanos estos equipos, los tambores y la torre que trasportan se utilizarán para la construcción de una planta coquizadora, como parte del proyecto “Aprovechamiento de Residuales en la Refinería Miguel Hidalgo”, cuya construcción inició en noviembre de 2014 y  deberá entrar en operación en año y medio.

Cada tambor miden 41 metros de largo, 10.5 metros de diámetro y pesa 565 toneladas. Fueron fabricados en Avilés España por la compañía Ingeniería y Diseño Europeo S.A. (IDESA). En tanto que la torre fraccionadora, que se traslada en dos tramos, mide 70 metros de largo, 11 metros de diámetro y pesa 1,000  toneladas. Fue fabricada en Bilbao España por la compañía LOINTEK Heavy Industries.

Las piezas llegaron por barco al puerto de Altamira en Tamaulipas y para su traslado a la Refinería Miguel Hidalgo en Tula, se trazó una vía por Cd. Victoria, San Luis Potosí, Guanajuato, Querétaro, Estado de México, e Hidalgo.