/ sábado 26 de octubre de 2019

Menores crecen con estrés en la prisión

Alrededor de 45 infantes crecen en los nueve Ceresos con los que cuenta Veracruz

XALAPA. Los menores que viven en prisión con sus madres enfrentan situaciones de estrés que podrían generar afectaciones en su desarrollo físico y emocional, además de padecer el estigma de ser hija o hijo de un “delincuente”, según el Diagnóstico de Maternidad y Paternidad en Prisión 2019, realizado por la asociación civil Reinserta.

De acuerdo con la organización dirigida por Avital Saskia Niño de Rivera Cover, las niñas y niños que viven en prisión se ven expuestos a situaciones constantes y significativas de estrés durante el periodo fetal y la infancia temprana durante los cuales los circuitos cerebrales son particularmente maleables.

“En consecuencia, los sistemas biológicos de respuesta al estrés de estas niñas y niños se activan excesivamente, lo que puede tener un efecto tóxico en los circuitos del cerebro en desarrollo y que repercutirá en el futuro”, apunta el diagnóstico.

Algunas de las consecuencias del estrés tóxico a largo plazo son desórdenes de atención, emocionales, cognitivos y de comportamiento, ansiedad, depresión, dificultades emocionales interpersonales como negatividad, bajos niveles de confianza, dificultades con el aprendizaje, manejo deficiente emociones y, en etapas como la adolescencia, consumo de sustancias, problemas en la salud mental, violencia doméstica y adopción de estilos de vida riesgosos.

Frente a estas situaciones, la asociación civil también subraya la necesidad de contar con programas enfocados al desarrollo sano de los infantes que viven en prisión, los cuales deben implementarse en etapas tempranas del ciclo vital, “pues las intervenciones tardías no resultarán exitosas para paliar el impacto del estrés tóxico”.

También da a conocer que otro grupo importante a considerar es el conformado por las hijas e hijos de mujeres y hombres privados de libertad que, aunque no viven en prisión, sí experimentan situaciones de estrés tóxicos, ya que se encuentran expuestos a situaciones de vulnerabilidad, como pobreza, inestabilidad social, económica y emocional, además de vivir bajo el estigma social de ser hija o hijo de “un delincuente”, entre otras.

LOS NIÑOS EN PRISIÓN

De acuerdo con datos proporcionados por la Dirección General de Prevención y Reinserción Social en Veracruz, a través de la solicitud de información 05319219, en los 17 centros penitenciarios estatales hay 295 madres y 4 mil 396 padres recluidos, en ocho de estos centros viven 45 menores de edad junto a sus madres en total.

Los Centros de Reinserción Social (Cereso) en el que crecen las niñas y niños son los Ceresos de Pánuco, Tuxpan, Poza Rica, Pacho Viejo, Amatlán, San Andrés Tuxtla, Acayucan y al final Coatzacoalcos.

El Cereso de Coatzacoalcos cuenta con una población de mil 467 personas, de las cuales 97 son mujeres, además concentra la mayor cantidad de infantes, con 21 niños, 7 de un año de edad; 5 de dos años y 9 de tres años; en este centro, tanto madres y menores son atendidos por personal del centro penitenciario como en el nosocomio de Coatzacoalcos.

En segundo lugar se ubica el Cereso de Amatlán, con 7 niños de un año; 2 de dos años y 3 menores de tres años; en el caso de embarazo, parto, cuidado infantil y/o prenatal, el seguimiento médico se lleva a cabo tanto en el establecimiento penitenciario como en el hospital de Yanga.

Hasta el pasado mes de mayo, el Cereso de Acayucan registraba una población de 361 personas privadas de la libertad, de las cuales 26 son mujeres; y cuatro menores de un año de edad (tres niñas y un niño) que viven con sus madres. Asimismo, las revisiones pediátricas se realizan en el Hospital de Oluta.

En el Cereso de Pacho Viejo, con un registro de 807 personas privadas de la libertad, viven tres menores de un año de edad, dos niños y una niña, mientras que la revisión médica infantil se lleva a cabo en el propio centro.

Actualmente, los Ceresos de Poza Rica y Pánuco registran a un menor de un año, respectivamente; y en el de Tuxpan, hay un niño de dos años de edad.

XALAPA. Los menores que viven en prisión con sus madres enfrentan situaciones de estrés que podrían generar afectaciones en su desarrollo físico y emocional, además de padecer el estigma de ser hija o hijo de un “delincuente”, según el Diagnóstico de Maternidad y Paternidad en Prisión 2019, realizado por la asociación civil Reinserta.

De acuerdo con la organización dirigida por Avital Saskia Niño de Rivera Cover, las niñas y niños que viven en prisión se ven expuestos a situaciones constantes y significativas de estrés durante el periodo fetal y la infancia temprana durante los cuales los circuitos cerebrales son particularmente maleables.

“En consecuencia, los sistemas biológicos de respuesta al estrés de estas niñas y niños se activan excesivamente, lo que puede tener un efecto tóxico en los circuitos del cerebro en desarrollo y que repercutirá en el futuro”, apunta el diagnóstico.

Algunas de las consecuencias del estrés tóxico a largo plazo son desórdenes de atención, emocionales, cognitivos y de comportamiento, ansiedad, depresión, dificultades emocionales interpersonales como negatividad, bajos niveles de confianza, dificultades con el aprendizaje, manejo deficiente emociones y, en etapas como la adolescencia, consumo de sustancias, problemas en la salud mental, violencia doméstica y adopción de estilos de vida riesgosos.

Frente a estas situaciones, la asociación civil también subraya la necesidad de contar con programas enfocados al desarrollo sano de los infantes que viven en prisión, los cuales deben implementarse en etapas tempranas del ciclo vital, “pues las intervenciones tardías no resultarán exitosas para paliar el impacto del estrés tóxico”.

También da a conocer que otro grupo importante a considerar es el conformado por las hijas e hijos de mujeres y hombres privados de libertad que, aunque no viven en prisión, sí experimentan situaciones de estrés tóxicos, ya que se encuentran expuestos a situaciones de vulnerabilidad, como pobreza, inestabilidad social, económica y emocional, además de vivir bajo el estigma social de ser hija o hijo de “un delincuente”, entre otras.

LOS NIÑOS EN PRISIÓN

De acuerdo con datos proporcionados por la Dirección General de Prevención y Reinserción Social en Veracruz, a través de la solicitud de información 05319219, en los 17 centros penitenciarios estatales hay 295 madres y 4 mil 396 padres recluidos, en ocho de estos centros viven 45 menores de edad junto a sus madres en total.

Los Centros de Reinserción Social (Cereso) en el que crecen las niñas y niños son los Ceresos de Pánuco, Tuxpan, Poza Rica, Pacho Viejo, Amatlán, San Andrés Tuxtla, Acayucan y al final Coatzacoalcos.

El Cereso de Coatzacoalcos cuenta con una población de mil 467 personas, de las cuales 97 son mujeres, además concentra la mayor cantidad de infantes, con 21 niños, 7 de un año de edad; 5 de dos años y 9 de tres años; en este centro, tanto madres y menores son atendidos por personal del centro penitenciario como en el nosocomio de Coatzacoalcos.

En segundo lugar se ubica el Cereso de Amatlán, con 7 niños de un año; 2 de dos años y 3 menores de tres años; en el caso de embarazo, parto, cuidado infantil y/o prenatal, el seguimiento médico se lleva a cabo tanto en el establecimiento penitenciario como en el hospital de Yanga.

Hasta el pasado mes de mayo, el Cereso de Acayucan registraba una población de 361 personas privadas de la libertad, de las cuales 26 son mujeres; y cuatro menores de un año de edad (tres niñas y un niño) que viven con sus madres. Asimismo, las revisiones pediátricas se realizan en el Hospital de Oluta.

En el Cereso de Pacho Viejo, con un registro de 807 personas privadas de la libertad, viven tres menores de un año de edad, dos niños y una niña, mientras que la revisión médica infantil se lleva a cabo en el propio centro.

Actualmente, los Ceresos de Poza Rica y Pánuco registran a un menor de un año, respectivamente; y en el de Tuxpan, hay un niño de dos años de edad.

Justicia

Atacan a balazos a hija de María Elena Ferral, periodista asesinada

La también periodista Fernada, salió ilesa del atentado

Mundo

Por Covid-19, Trump prohíbe ingreso a EU a extranjeros provenientes de Brasil

La prohibición afecta a los viajeros no estadounidenses que hayan estado en el gigante sudamericano 14 días antes de solicitar la entrada en el país

Política

En energía limpia no demos paso a negocios sucios: Monreal

“Hay que procurar el bien de la patria, sin abandonar el diálogo, pero el cambio de régimen no tiene retorno", dijo el líder de Morena en el Senado

Mundo

Ex ministro de Salud en Bolivia va a prisión por compra irregular de respiradores

La abogada de Navajas alertó que su defendido padece de una enfermedad cardíaca grave y su estadía en prisión representa un riesgo para su vida

Sociedad

¡Ninguna Sana Distancia! Exhiben a jarochos haciendo fiestas en pleno pico de pandemia

Veracruzanos continúan reuniéndose a pesar de la contingencia sanitaria por Covid-19

Sociedad

Iniciativa "Juntos por la Salud" dona 5.6 millones equipos de protección

Asimismo, donó mil respiradores no invasivos para pacientes con Covid-19

Mundo

Por Covid-19, Trump prohíbe ingreso a EU a extranjeros provenientes de Brasil

La prohibición afecta a los viajeros no estadounidenses que hayan estado en el gigante sudamericano 14 días antes de solicitar la entrada en el país

Política

Morena pretende adueñarse de la educación privada en Puebla, acusan

Senadores del PAN señalaron que el Congreso de Puebla, con mayoría de Morena, aprobó una Ley para que el gobierno local fiscalice a las escuelas particulares

Sociedad

Alcalde de Playa Vicente da positivo por Covid-19

El edil explicó que una vez que tuvo los síntomas, decidió aislarse aun sin saber que estaba infectado