/ jueves 24 de septiembre de 2020

Narcotours en Culiacán; hay una parada donde mataron a un hijo de El Chapo

El cenotafio en memoria de Édgar Guzmán Salazar, hijo del capo de la droga, es de los más visitados por aquellos turistas que se sienten atraídos por el pasado violento del lugar

El cenotafio levantado en memoria de Édgar Guzmán Salazar, hijo del narcotraficante Joaquín 'El Chapo' Guzmán, es de los más visitados por aquellos turistas que se sienten atraídos por conocer las huellas que ha dejado la violencia en Culiacán, Sinaloa.

“Hay una combinación de tumbas, las que recuerdan que murieron por accidente y otros a balazos. Las más visitadas, las que nos piden los turistas, es a donde mataron al hijo del chapo, y ahora nos piden también que les demos una vuelta donde fue la balacera del Ovidio, también hijo del chapo”, señala el taxista Rafael, quien se ha convertido en guía del narcoturismo.

Foto: Jesús Verdugo │ El Sol de Sinaloa

El cenotafio de Édgar Guzmán Salazar y de los dos jóvenes que también ahí fueron ejecutados: César Loera Guzmán, sobrino de El Chapo y Arturo Meza Cázares, tiene la frase “siempre los amaremos”, se encuentra en el estacionamiento de la plaza comercial City Club, por el bulevar Universitarios.

Es una cruz de hierro y cantera que llama la atención ya que desde que fue asesinado en mayo del 2008, muy seguido luce flores frescas, en Navidad se llena de flores de nochebuena y en los cumpleaños de su nacimiento y deceso, es adornada con globos y vistosos arreglos florales.

En Culiacán cada día aparecen las huellas de la violencia, no se sabe a ciencia cierta cuántos altares adornan la mancha urbana, sin embargo, a diario aparece un nuevo cenotafio aquí, otro allá como una llaga que nunca cicatriza para la familia de los deudos y de la misma sociedad.

De acuerdo a ambientalistas y a estudiosos, hay más de cinco mil monumentos sembrados en la capital del estado en memoria de los que fueron ultimados por mafiosos o fallecieron de manera trágica en una calle, avenida, parques, estacionamientos y camellones.

Foto: Jesús Verdugo │ El Sol de Sinaloa

Detallan que, si la gente se atreviera un día a contar los epitafios que hay en la ciudad, quizá tomaría conciencia de que con estas manifestaciones estropean el entorno y la psiquis de las personas, precisamente porque a cada paso que damos nos recuerdan la muerte.

El taxista, advierte que, si a los deudos de los que murieron en esa balacera, se les ocurre poner un epitafio por cada uno, una gran parte de la ciudad se llenaría de estos monumentos.

Si en Guanajuato existe el callejón del beso, en Culiacán, existen las calles de las ejecuciones, esa es la realidad y así se los narro a los visitantesTaxista

“La gente que nos visita, no pregunta por un evento cultural, no, siempre, algunos por curiosidad y otros porque quieren saber más, nos piden un tours “narco” por la ciudad, incluso, me llamó la atención que una familia que nos visitó, me pidieron que les hiciera un recorrido por donde estuvieran las “tumbas” de los más pesados, me llamó la atención, porque quien lo pidió fue un niño de apenas diez años”, señala y aclara que les dio un recorrido por la ciudad y luego los llevó al panteón Jardines del Humaya.

Foto: Jesús Verdugo │ El Sol de Sinaloa

En 2013, autoridades municipales trataron de acabar con los cenotafios, ofreciendo que, en lugar de esos pequeños monumentos, se pusieran placas con el nombre, fecha de nacimiento y fallecimiento, es decir, recordarlos con discreción, sin embargo, quedó solo en buenas intenciones.

"La ciudad, es también un encuentro de sentimientos”, sentencia el activista social, Óscar Loza Ochoa y que en el 2013 cuando era regidor propuso retirar los cenotafios para qué Culiacán no se convirtiera en un cementerio y siete años después, vemos que casi en cada esquina hay un cenotafio.

Propuso y propone que haya un lugar en Culiacán donde todos podamos ir no solo a llorar a nuestros deudos sino para que haya expresiones de solidaridad de toda la sociedad.

El retiro es para dar la imagen de una ciudad tranquila, para que la gente que nos visita de fuera no las vea.

Ex alcalde Aarón Rivas

También se presentaron iniciativas en el Congreso del estado, pero algunas ni siquiera fueron ratificadas.

Foto: Jesús Verdugo │ El Sol de Sinaloa

Lee aquí: Viudas de policías caídos no reciben pensiones en Culiacán

Así las calles se fueron llenado de esos pequeños altares, atrás quedaron las paredes garabateadas de grafitis para dar paso a un paisaje apocalíptico, adornado con pequeñas obras arquitectónicas en forma de criptas, cruces, mantas con fotos del fallecido, o la fallecida, leyendas de amor, recuerdos, flores, veladoras y hasta armas.

Las criptas están diseminadas desde una colonia popular hasta una zona residencial, porque los asesinatos o accidentes no distinguen raza o religión.

En la colonia siete gotas, por una rúa, que al parecer no tiene nombre, se encuentra una vieja cruz con las iniciales RR, el camino es agreste, no hay flores, solamente un montón de piedras adornan el epitafio.



La costumbre es muy vieja. Cada vez que pasa una persona por el lugar donde murió un alma, se deposita una piedrita como signo de respeto, o que se le brinda una oración para su descanso eternoVecina


Foto: Jesús Verdugo │ El Sol de Sinaloa

Doña Micaela con 80 años de edad, recuerda que esa cruz tiene muchos años.

“Ahí está desde que yo recuerdo, luego Culiacán se fue llenando de cruces, y eso, está muy feo, cómo poner una lápida donde murió, para eso, está el panteón, entonces, quiere decir que cuando una persona se muera en un hospital, pues ahí también hay que ponerle una cruz”, señaló.

La señora asegura que con todo esto el miedo no existe en Culiacán como mucha gente de fuera se lo imagina.

“Aquí la vida no se detiene, ahorita vemos cómo boquea una persona al morir en la calle rafagueada y al día siguiente ya ni nos acordamos, sólo el recuerdito que le puso su familia nos lo hace presente…vivimos en la ciudad de los responsos, porque en cada monumento al pasar rezamos”, lamenta.

Lee ahora : El cráneo clavó su mirada al cielo, crónica de una fosa clandestina en Sinaloa





Te recomendamos el podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Acast



El cenotafio levantado en memoria de Édgar Guzmán Salazar, hijo del narcotraficante Joaquín 'El Chapo' Guzmán, es de los más visitados por aquellos turistas que se sienten atraídos por conocer las huellas que ha dejado la violencia en Culiacán, Sinaloa.

“Hay una combinación de tumbas, las que recuerdan que murieron por accidente y otros a balazos. Las más visitadas, las que nos piden los turistas, es a donde mataron al hijo del chapo, y ahora nos piden también que les demos una vuelta donde fue la balacera del Ovidio, también hijo del chapo”, señala el taxista Rafael, quien se ha convertido en guía del narcoturismo.

Foto: Jesús Verdugo │ El Sol de Sinaloa

El cenotafio de Édgar Guzmán Salazar y de los dos jóvenes que también ahí fueron ejecutados: César Loera Guzmán, sobrino de El Chapo y Arturo Meza Cázares, tiene la frase “siempre los amaremos”, se encuentra en el estacionamiento de la plaza comercial City Club, por el bulevar Universitarios.

Es una cruz de hierro y cantera que llama la atención ya que desde que fue asesinado en mayo del 2008, muy seguido luce flores frescas, en Navidad se llena de flores de nochebuena y en los cumpleaños de su nacimiento y deceso, es adornada con globos y vistosos arreglos florales.

En Culiacán cada día aparecen las huellas de la violencia, no se sabe a ciencia cierta cuántos altares adornan la mancha urbana, sin embargo, a diario aparece un nuevo cenotafio aquí, otro allá como una llaga que nunca cicatriza para la familia de los deudos y de la misma sociedad.

De acuerdo a ambientalistas y a estudiosos, hay más de cinco mil monumentos sembrados en la capital del estado en memoria de los que fueron ultimados por mafiosos o fallecieron de manera trágica en una calle, avenida, parques, estacionamientos y camellones.

Foto: Jesús Verdugo │ El Sol de Sinaloa

Detallan que, si la gente se atreviera un día a contar los epitafios que hay en la ciudad, quizá tomaría conciencia de que con estas manifestaciones estropean el entorno y la psiquis de las personas, precisamente porque a cada paso que damos nos recuerdan la muerte.

El taxista, advierte que, si a los deudos de los que murieron en esa balacera, se les ocurre poner un epitafio por cada uno, una gran parte de la ciudad se llenaría de estos monumentos.

Si en Guanajuato existe el callejón del beso, en Culiacán, existen las calles de las ejecuciones, esa es la realidad y así se los narro a los visitantesTaxista

“La gente que nos visita, no pregunta por un evento cultural, no, siempre, algunos por curiosidad y otros porque quieren saber más, nos piden un tours “narco” por la ciudad, incluso, me llamó la atención que una familia que nos visitó, me pidieron que les hiciera un recorrido por donde estuvieran las “tumbas” de los más pesados, me llamó la atención, porque quien lo pidió fue un niño de apenas diez años”, señala y aclara que les dio un recorrido por la ciudad y luego los llevó al panteón Jardines del Humaya.

Foto: Jesús Verdugo │ El Sol de Sinaloa

En 2013, autoridades municipales trataron de acabar con los cenotafios, ofreciendo que, en lugar de esos pequeños monumentos, se pusieran placas con el nombre, fecha de nacimiento y fallecimiento, es decir, recordarlos con discreción, sin embargo, quedó solo en buenas intenciones.

"La ciudad, es también un encuentro de sentimientos”, sentencia el activista social, Óscar Loza Ochoa y que en el 2013 cuando era regidor propuso retirar los cenotafios para qué Culiacán no se convirtiera en un cementerio y siete años después, vemos que casi en cada esquina hay un cenotafio.

Propuso y propone que haya un lugar en Culiacán donde todos podamos ir no solo a llorar a nuestros deudos sino para que haya expresiones de solidaridad de toda la sociedad.

El retiro es para dar la imagen de una ciudad tranquila, para que la gente que nos visita de fuera no las vea.

Ex alcalde Aarón Rivas

También se presentaron iniciativas en el Congreso del estado, pero algunas ni siquiera fueron ratificadas.

Foto: Jesús Verdugo │ El Sol de Sinaloa

Lee aquí: Viudas de policías caídos no reciben pensiones en Culiacán

Así las calles se fueron llenado de esos pequeños altares, atrás quedaron las paredes garabateadas de grafitis para dar paso a un paisaje apocalíptico, adornado con pequeñas obras arquitectónicas en forma de criptas, cruces, mantas con fotos del fallecido, o la fallecida, leyendas de amor, recuerdos, flores, veladoras y hasta armas.

Las criptas están diseminadas desde una colonia popular hasta una zona residencial, porque los asesinatos o accidentes no distinguen raza o religión.

En la colonia siete gotas, por una rúa, que al parecer no tiene nombre, se encuentra una vieja cruz con las iniciales RR, el camino es agreste, no hay flores, solamente un montón de piedras adornan el epitafio.



La costumbre es muy vieja. Cada vez que pasa una persona por el lugar donde murió un alma, se deposita una piedrita como signo de respeto, o que se le brinda una oración para su descanso eternoVecina


Foto: Jesús Verdugo │ El Sol de Sinaloa

Doña Micaela con 80 años de edad, recuerda que esa cruz tiene muchos años.

“Ahí está desde que yo recuerdo, luego Culiacán se fue llenando de cruces, y eso, está muy feo, cómo poner una lápida donde murió, para eso, está el panteón, entonces, quiere decir que cuando una persona se muera en un hospital, pues ahí también hay que ponerle una cruz”, señaló.

La señora asegura que con todo esto el miedo no existe en Culiacán como mucha gente de fuera se lo imagina.

“Aquí la vida no se detiene, ahorita vemos cómo boquea una persona al morir en la calle rafagueada y al día siguiente ya ni nos acordamos, sólo el recuerdito que le puso su familia nos lo hace presente…vivimos en la ciudad de los responsos, porque en cada monumento al pasar rezamos”, lamenta.

Lee ahora : El cráneo clavó su mirada al cielo, crónica de una fosa clandestina en Sinaloa





Te recomendamos el podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Acast



Mundo

Venezuela "ha conseguido una medicina" que anula la Covid-19, dice Maduro

Se trata, según subrayó el mandatario, de una molécula denominada TR-10 que "fue aislada totalmente y posteriormente, fue confrontada con el virus de la covid"

México

México llega a 88 mil 924 muertes por Covid

La CDMX contará con 14 nuevas colonias de alta prioridad por el incremento de casos positivos

Mundo

Trump despedirá de inmediato a jefes de la CIA, FBI y Pentágono si gana elecciones: Axios

Dos fuentes que trataron el tema con el mandatario aseguran a Axios que la lista de funcionarios que Trump quiere fuera es más larga

Futbol

Cruz Azul vence a Chivas con doblete de Rodríguez

Chivas y Cruz Azul no se salvaron y fueron afectados por el tormentoso Covid-19, lo que obligó varias modificaciones, sobre todo, en el Rebaño Sagrado

Sociedad

Por Covid-19, muere presidente municipal electo por Tlaxiaca, Hidalgo

Su más cercano competidor en las votaciones, también falleció por el virus

Mundo

Voto a favor de una nueva Constitución en Chile aventaja en plebiscito

El recuento empezó inmediatamente tras el cierre de las mesas a las 20:00 locales y en apenas una hora ya se constataba la ventaja del "Apruebo"

Sociedad

Activan "botón de emergencia" en Jalisco ante alza de contagios por Covid

Alfaro Ramírez aclaró que no se trata de un toque de queda, ya que la gente podrá salir en cualquier momento

Mundo

Venezuela "ha conseguido una medicina" que anula la Covid-19, dice Maduro

Se trata, según subrayó el mandatario, de una molécula denominada TR-10 que "fue aislada totalmente y posteriormente, fue confrontada con el virus de la covid"

Sociedad

Muere el reconocido nefrólogo Javier Ortiz por Covid-19

Ortiz fue director médico de la Unidad de Terapia Renal ubicada en Guadalupe, Zacatecas