/ domingo 23 de mayo de 2021

Sequía impacta al turismo en Valle de Bravo

El bajo nivel de agua en la presa Miguel Alemán Valdés dificulta la recuperación económica para las más de 60 familias que viven de ofrecer paseos acuáticos

VALLE DE BRAVO. La sequía deja sin trabajo a los prestadores de servicios turísticos de Valle de Bravo. Sin poder recuperarse de los efectos de la pandemia que paralizó la llegada del turismo, los lancheros de la presa Miguel Alemán ahora se enfrentan la falta de agua, que ahora se utiliza para alimentar el sistema Cutzamala.

El nivel actual del embalse Miguel Alemán Valdés es la mayor preocupación de los prestadores de servicios turísticos. Por esta causa, los cooperativistas lancheros del embarcadero municipal se manifestaron el pasado 18 de mayo en la explanada de la presidencia municipal de Valle de Bravo para que el Gobierno ya no disminuya los niveles de agua de la presa.

▶️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

La presa de Valle de Bravo es el lugar de trabajo de más de 60 familias que ofrecen recorridos en lanchas y yates para quienes visitan este municipio del sur mexiquense, embalse que reporta un llenado de 50 por ciento de su capacidad.

“Ciertamente estamos viviendo una crisis. Venimos de una pandemia y luego este tema del lago, entonces sí es alarmante. Hay empresas que de plano no se sostuvieron, mientras otras están a punto de la quiebra”, expresó Alicia Rodríguez, prestadora de servicios turísticos gastronómicos de Valle de Bravo.

Desde que se visibilizó el problema de la falta de agua en la presa de este municipio, en enero pasado, los cooperativistas lancheros descansan tres días a la semana, de martes a jueves, pues son días ‘muertos’ cuando el turismo es nulo.

“Ahorita nos está pegando todo, por un lado la piratería, por el otro no podemos cargar nuestra máxima capacidad de gente por las normas sanitarias”, señaló Francisco Camacho, lanchero vallesano.

De acuerdo con la Comisión Nacional del Agua (Conagua), hasta el pasado 19 de mayo la presa de Valle de Bravo reportó 190.336 millones de metros cúbicos de agua almacenada, lo que representa 48.26 por ciento de su capacidad.

El bajo nivel de agua de la presa hace más difícil la labor de vender los paseos en lancha, pues ya no es atractivo para el turista caminar más de 500 metros lineales desde el embarcadero municipal hasta la orilla del lago.

“Es muy engañoso, la presa tiene bastante cause para navegar, pero si bajas de la ciudad o de la carretera se ve poca agua; llegas aquí a la orilla de la presa y ven muy bajo el nivel. Eso repercute en la gente porque dice: ‘¿Qué paseo me vas a dar?, mira nada más, hay muy poca agua’”, relató Francisco Camacho.

Las más de 60 familias que dependen de esa actividad no pueden renunciar a su labor, pues a pesar del nivel bajo de la presa siguen ofreciendo los recorridos por el embalse.

Con una velocidad de siete kilómetros por hora pueden recorrer la orilla de la presa en poco menos de dos horas.

Cuando de manera habitual, este mismo recorrido se realiza en tres horas a la misma velocidad.

El recorrido por la presa de Valle de Bravo está en 800 pesos por lancha, cuya capacidad de transporte también se ha visto mermada por las restricciones del Covid-19, complicando aún más la labor para vender este servicio.

De acuerdo con el color amarillo del semáforo epidemiológico del Gobierno federal, la capacidad máxima en la embarcación es de 50 por ciento, por lo que solo pueden transportar a cinco personas.

“Se nos ha complicado bastante (la recuperación económica), pues no somos sólo dos o tres personas, o dos o tres cooperativas, somos bastantes cooperativas, aparte la gente que tiene sus lanchas particulares”, lamentó Francisco Camacho.

Otro problema que enfrentan los lancheros es la piratería que provocó la pandemia, pues ahora se enfrentan a personas que ofrecen el mismo servicio por un menor precio porque estos no pagan el seguro de los pasajeros, permisos de navegación que les exige la Capitanía de Puerto y los permisos de los muelles.

Estas personas (lancheros piratas), han decidido autoemplearse en estos recorridos por la necesidad de trabajo que ha dejado la pandemia del coronavirus.

VALLE DE BRAVO. La sequía deja sin trabajo a los prestadores de servicios turísticos de Valle de Bravo. Sin poder recuperarse de los efectos de la pandemia que paralizó la llegada del turismo, los lancheros de la presa Miguel Alemán ahora se enfrentan la falta de agua, que ahora se utiliza para alimentar el sistema Cutzamala.

El nivel actual del embalse Miguel Alemán Valdés es la mayor preocupación de los prestadores de servicios turísticos. Por esta causa, los cooperativistas lancheros del embarcadero municipal se manifestaron el pasado 18 de mayo en la explanada de la presidencia municipal de Valle de Bravo para que el Gobierno ya no disminuya los niveles de agua de la presa.

▶️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

La presa de Valle de Bravo es el lugar de trabajo de más de 60 familias que ofrecen recorridos en lanchas y yates para quienes visitan este municipio del sur mexiquense, embalse que reporta un llenado de 50 por ciento de su capacidad.

“Ciertamente estamos viviendo una crisis. Venimos de una pandemia y luego este tema del lago, entonces sí es alarmante. Hay empresas que de plano no se sostuvieron, mientras otras están a punto de la quiebra”, expresó Alicia Rodríguez, prestadora de servicios turísticos gastronómicos de Valle de Bravo.

Desde que se visibilizó el problema de la falta de agua en la presa de este municipio, en enero pasado, los cooperativistas lancheros descansan tres días a la semana, de martes a jueves, pues son días ‘muertos’ cuando el turismo es nulo.

“Ahorita nos está pegando todo, por un lado la piratería, por el otro no podemos cargar nuestra máxima capacidad de gente por las normas sanitarias”, señaló Francisco Camacho, lanchero vallesano.

De acuerdo con la Comisión Nacional del Agua (Conagua), hasta el pasado 19 de mayo la presa de Valle de Bravo reportó 190.336 millones de metros cúbicos de agua almacenada, lo que representa 48.26 por ciento de su capacidad.

El bajo nivel de agua de la presa hace más difícil la labor de vender los paseos en lancha, pues ya no es atractivo para el turista caminar más de 500 metros lineales desde el embarcadero municipal hasta la orilla del lago.

“Es muy engañoso, la presa tiene bastante cause para navegar, pero si bajas de la ciudad o de la carretera se ve poca agua; llegas aquí a la orilla de la presa y ven muy bajo el nivel. Eso repercute en la gente porque dice: ‘¿Qué paseo me vas a dar?, mira nada más, hay muy poca agua’”, relató Francisco Camacho.

Las más de 60 familias que dependen de esa actividad no pueden renunciar a su labor, pues a pesar del nivel bajo de la presa siguen ofreciendo los recorridos por el embalse.

Con una velocidad de siete kilómetros por hora pueden recorrer la orilla de la presa en poco menos de dos horas.

Cuando de manera habitual, este mismo recorrido se realiza en tres horas a la misma velocidad.

El recorrido por la presa de Valle de Bravo está en 800 pesos por lancha, cuya capacidad de transporte también se ha visto mermada por las restricciones del Covid-19, complicando aún más la labor para vender este servicio.

De acuerdo con el color amarillo del semáforo epidemiológico del Gobierno federal, la capacidad máxima en la embarcación es de 50 por ciento, por lo que solo pueden transportar a cinco personas.

“Se nos ha complicado bastante (la recuperación económica), pues no somos sólo dos o tres personas, o dos o tres cooperativas, somos bastantes cooperativas, aparte la gente que tiene sus lanchas particulares”, lamentó Francisco Camacho.

Otro problema que enfrentan los lancheros es la piratería que provocó la pandemia, pues ahora se enfrentan a personas que ofrecen el mismo servicio por un menor precio porque estos no pagan el seguro de los pasajeros, permisos de navegación que les exige la Capitanía de Puerto y los permisos de los muelles.

Estas personas (lancheros piratas), han decidido autoemplearse en estos recorridos por la necesidad de trabajo que ha dejado la pandemia del coronavirus.

Valle de México

Crearán parque lineal en el Río de los Remedios

Sacmex destina sólo este año 60 millones de pesos para limpiarlo y evitar futuras inundaciones

Sociedad

Pandemia encarece transporte marítimo de mercancías

El alza en la transportación de contenedores podría generar que los regalos de Navidad lleguen en 2022

Política

Monreal niega buscar sitio en la oposición para las elecciones de 2024

Monreal ha dicho públicamente que quiere participar por la candidatura de Morena

Finanzas

Trabajo a distancia impulsa el turismo en ciudades pequeñas

El trabajo no presencial impulsó los viajes a ciudades pequeñas en medio de la pandemia

Gossip

Blue Room: conectados por la seducción

Blue Room, dirigida por Diego del Río, es una obra que planteada en la época actual explora los vínculos humanos a través de la sexualidad y la seducción

Gossip

Scott Bakula y NCIS se despiden de las pantallas

El actor confiesa que despedirse de su personaje fue algo doloroso e inesperado, por ser el cierre de una era como profesional y para la televisión que cada vez es más breve

Gossip

Entregan premio a Eugenio Derbez por su trayectoria

La trayectoria del actor y productor Eugenio Derbez será reconocida con el galardón Crossover

Cultura

FIL Guadalajara deja atrás la pandemia para reunir a lectores y autores

Tras una edición virtual el año pasado, la FIL Guadalajara tendrá nueve días de actividades en formato híbrido

Valle de México

Crearán parque lineal en el Río de los Remedios

Sacmex destina sólo este año 60 millones de pesos para limpiarlo y evitar futuras inundaciones