/ martes 3 de enero de 2017

Vandalizan monumentos en Aguascalientes

AGUASCALIENTES, Ags. (OEM-Informex).- Debido al vandalismo y a la acción de los llamados graffiteros, varios monumentos y fincas históricas de la entidad han sufrido daños que en muchos de los casos son irreparables, señaló el arquitecto restaurador Artemio Quezada Valtierra.

Mencionó que cada vez son más los monumentos que sufren el ultraje de la delincuencia y que por el nivel de daño, en ocasiones es imposible repararlos, por lo que señaló que es necesario incrementar la vigilancia y protección de este patrimonio arquitectónico y cultural de Aguascalientes.

Consideró que más allá de incrementar las sanciones para los vándalos, se debe atacar el problema de raíz.

Quezada Valtierra explicó que el patrimonio cultural del pueblo mexicano, consiste de monumentos históricos, edificios y lugares arqueológicos, entre otros. Ellos reflejan su origen, evolución, tradiciones culturales, patrones de comportamiento y situación social, política y económica; son la memoria viviente de su cultura, y ese es el principal fundamento por el cual deben ser preservados, conservados y restaurados de manera auténtica.

En México es tradicional que la gente se reúna de manera espontánea en el centro de la ciudad, para realizar actividades culturales, sociales, económicas y políticas. En algunas ocasiones, ya sean por manifestaciones de reclamo o por vandalismo, el aspecto típico de las fachadas de los edificios y monumentos históricos que forman el Centro Histórico de Aguascalientes ha sido modificado por eventos que se manifiestan en forma de graffiti.

Dijo que el mobiliario urbano es el conjunto de elementos que se encuentran en el espacio público, destinados a proporcionar un servicio a los ciudadanos, con el fin de mejorar su calidad de vida y el embellecimiento de la ciudad haciendo parte integral del desarrollo de las grandes ciudades, para que las personas puedan disfrutar de un adecuado y seguro uso del espacio público.

La falta de cultura ciudadana y el vandalismo han llevado a que se deteriore notablemente este componente del espacio público, después de las tapas de las alcantarillas, los elementos de recreación tales como los juegos infantiles son los más apetecidos por los ladrones y por el vandalismo, perjudicando considerablemente las recreación de nuestros niños.

Los elementos de señalización vial de prevención, reglamentación e información no son ajenos a este vandalismo, a diario podemos observar las señales de tránsito totalmente destruidas, con los párales doblados, las señales llenas de grafitis impidiendo una buena visibilidad para los usuarios, poniendo en riesgo hasta la propia vida de las personas que se orientan gracias a estas señales de tránsito.

Es usual que en muchos accidentes de tránsito resulten perjudicados componentes del mobiliario urbano, como señales, paraderos y hasta los árboles de la ciudad, sin que ninguna persona responda por la recuperación de estos elementos, toda vez que la autoridad vial cuando alcanza a llegar al sitio de los hechos, se limita a realizar el croquis respectivo y levanta cargos en contra del conductor del vehículo involucrado si éste cometió alguna infracción a las normas de tránsito. Pero en la realidad nadie responde por los daños ocasionados al mobiliario de la ciudad.

AGUASCALIENTES, Ags. (OEM-Informex).- Debido al vandalismo y a la acción de los llamados graffiteros, varios monumentos y fincas históricas de la entidad han sufrido daños que en muchos de los casos son irreparables, señaló el arquitecto restaurador Artemio Quezada Valtierra.

Mencionó que cada vez son más los monumentos que sufren el ultraje de la delincuencia y que por el nivel de daño, en ocasiones es imposible repararlos, por lo que señaló que es necesario incrementar la vigilancia y protección de este patrimonio arquitectónico y cultural de Aguascalientes.

Consideró que más allá de incrementar las sanciones para los vándalos, se debe atacar el problema de raíz.

Quezada Valtierra explicó que el patrimonio cultural del pueblo mexicano, consiste de monumentos históricos, edificios y lugares arqueológicos, entre otros. Ellos reflejan su origen, evolución, tradiciones culturales, patrones de comportamiento y situación social, política y económica; son la memoria viviente de su cultura, y ese es el principal fundamento por el cual deben ser preservados, conservados y restaurados de manera auténtica.

En México es tradicional que la gente se reúna de manera espontánea en el centro de la ciudad, para realizar actividades culturales, sociales, económicas y políticas. En algunas ocasiones, ya sean por manifestaciones de reclamo o por vandalismo, el aspecto típico de las fachadas de los edificios y monumentos históricos que forman el Centro Histórico de Aguascalientes ha sido modificado por eventos que se manifiestan en forma de graffiti.

Dijo que el mobiliario urbano es el conjunto de elementos que se encuentran en el espacio público, destinados a proporcionar un servicio a los ciudadanos, con el fin de mejorar su calidad de vida y el embellecimiento de la ciudad haciendo parte integral del desarrollo de las grandes ciudades, para que las personas puedan disfrutar de un adecuado y seguro uso del espacio público.

La falta de cultura ciudadana y el vandalismo han llevado a que se deteriore notablemente este componente del espacio público, después de las tapas de las alcantarillas, los elementos de recreación tales como los juegos infantiles son los más apetecidos por los ladrones y por el vandalismo, perjudicando considerablemente las recreación de nuestros niños.

Los elementos de señalización vial de prevención, reglamentación e información no son ajenos a este vandalismo, a diario podemos observar las señales de tránsito totalmente destruidas, con los párales doblados, las señales llenas de grafitis impidiendo una buena visibilidad para los usuarios, poniendo en riesgo hasta la propia vida de las personas que se orientan gracias a estas señales de tránsito.

Es usual que en muchos accidentes de tránsito resulten perjudicados componentes del mobiliario urbano, como señales, paraderos y hasta los árboles de la ciudad, sin que ninguna persona responda por la recuperación de estos elementos, toda vez que la autoridad vial cuando alcanza a llegar al sitio de los hechos, se limita a realizar el croquis respectivo y levanta cargos en contra del conductor del vehículo involucrado si éste cometió alguna infracción a las normas de tránsito. Pero en la realidad nadie responde por los daños ocasionados al mobiliario de la ciudad.