/ jueves 25 de enero de 2024

Desaforada / ¿Reforma de pensiones al ISSSTE?

Correo: elizabeth.albarran@elsoldemexico.com.mx

X: @ElizaAlbarran

TikTok: @elizalbarran11


Ya falta poco para que AMLO presente la reforma en pensiones y mientras tanto estamos especulando de qué irá. Como diría mi tía Carmela “piensa mal y acertarás”. Y como justo el mandatario precisó que no elevará las aportaciones que hacen los patrones al ahorro del retiro, me quedé pensando en el ISSSTE.

Actualmente, los trabajadores del ISSSTE tienen también aportaciones “tripartitas” y lo pongo entre comillas porque en realidad, la bolsa de las pensiones queda bajo la responsabilidad de los trabajadores y el Gobierno, que también funge como patrón.

Las cuotas que hacen los trabajadores al servicio del Estado son de 11.3% del salario base de cotización. Este dinero se va a la Subcuenta de Retiro, Cesantía en Edad Avanzada y Vejez (RCV). Este 11.3% se conforma así:

  • Dependencia pública: 5.175 puntos (2 para retiro y 3.175 para Cesantía en Edad Avanzas y Vejez)
  • Trabajador: 6.125 puntos

Además, el gobierno aporta 5% del salario base de cotización para el crédito de vivienda del trabajador en FOVISSSTE.

Uno de los grandes beneficios de estar en el sector público son las aportaciones voluntarias o solidarias que hacen los trabajadores a su cuenta de Afore, pues por cada peso que el trabajador abone a su cuenta para el retiro el gobierno pone 3.25 pesos.

La cosa se pone de nervios cuando uno ve cómo está la situación financiera del ISSSSTE. El pago de pensiones y jubilaciones de trabajadores del ISSSTE fue por 287,688.1 millones de pesos. Es decir, del gasto total que tuvo el ISSSTE, 70% se fue al pago de pensiones, 1.9% a la inversión física y 4.5% a materiales y suministros.

En todo el 2022, los ingresos propios del ISSSTE fueron de 98,756.9 millones de pesos y su gasto neto de 417,216.6 millones de peso, un déficit de 314,459 millones de pesos. Esto sin considerar las transferencias que hace el gobierno.

La realidad es que el ISSSTE no genera ingresos, salvo lo que le deben los estados por subrogaciones.

Recordemos que al igual que el IMSS, el ISSSTE tuvo su reforma para cambiar de un sistema de reparto a uno de contribución definida, solo que la del ISSSTE fue en 2007, es decir 10 años después de la del IMSS.

Gerardo López, abogado y experto en pensiones de la Universidad Panamericana me platicó que esta cantidad de déficit es muy similar a la que se obtendría si se eliminan los ramos autónomos como el INAI, Cofece e IFT, como busca el presidente.

El problema es que si AMLO quiere ocupar ese dinero para aumentar las pensiones del sector público sería un ingreso por un año, ¿qué pasará en 2026, 2027 o 2028?. No hay claridad.

Para López es adecuado que se eleven las aportaciones de los trabajadores del ISSSTE, pero deben ser en la misma proporción en la que están aumentando las del IMSS y que ambas aportaciones sean del 15%.

Por más de dos décadas existió una enorme brecha en las aportaciones entre trabajadores del sector público con las del privado. Los primeros con 11.3% y las del IMSS en 6.5% y eso nos tiene actualmente en graves problemas de financiamiento y de bajas pensiones. En fin, por si creía que antes estábamos mejor.

Correo: elizabeth.albarran@elsoldemexico.com.mx

X: @ElizaAlbarran

TikTok: @elizalbarran11


Ya falta poco para que AMLO presente la reforma en pensiones y mientras tanto estamos especulando de qué irá. Como diría mi tía Carmela “piensa mal y acertarás”. Y como justo el mandatario precisó que no elevará las aportaciones que hacen los patrones al ahorro del retiro, me quedé pensando en el ISSSTE.

Actualmente, los trabajadores del ISSSTE tienen también aportaciones “tripartitas” y lo pongo entre comillas porque en realidad, la bolsa de las pensiones queda bajo la responsabilidad de los trabajadores y el Gobierno, que también funge como patrón.

Las cuotas que hacen los trabajadores al servicio del Estado son de 11.3% del salario base de cotización. Este dinero se va a la Subcuenta de Retiro, Cesantía en Edad Avanzada y Vejez (RCV). Este 11.3% se conforma así:

  • Dependencia pública: 5.175 puntos (2 para retiro y 3.175 para Cesantía en Edad Avanzas y Vejez)
  • Trabajador: 6.125 puntos

Además, el gobierno aporta 5% del salario base de cotización para el crédito de vivienda del trabajador en FOVISSSTE.

Uno de los grandes beneficios de estar en el sector público son las aportaciones voluntarias o solidarias que hacen los trabajadores a su cuenta de Afore, pues por cada peso que el trabajador abone a su cuenta para el retiro el gobierno pone 3.25 pesos.

La cosa se pone de nervios cuando uno ve cómo está la situación financiera del ISSSSTE. El pago de pensiones y jubilaciones de trabajadores del ISSSTE fue por 287,688.1 millones de pesos. Es decir, del gasto total que tuvo el ISSSTE, 70% se fue al pago de pensiones, 1.9% a la inversión física y 4.5% a materiales y suministros.

En todo el 2022, los ingresos propios del ISSSTE fueron de 98,756.9 millones de pesos y su gasto neto de 417,216.6 millones de peso, un déficit de 314,459 millones de pesos. Esto sin considerar las transferencias que hace el gobierno.

La realidad es que el ISSSTE no genera ingresos, salvo lo que le deben los estados por subrogaciones.

Recordemos que al igual que el IMSS, el ISSSTE tuvo su reforma para cambiar de un sistema de reparto a uno de contribución definida, solo que la del ISSSTE fue en 2007, es decir 10 años después de la del IMSS.

Gerardo López, abogado y experto en pensiones de la Universidad Panamericana me platicó que esta cantidad de déficit es muy similar a la que se obtendría si se eliminan los ramos autónomos como el INAI, Cofece e IFT, como busca el presidente.

El problema es que si AMLO quiere ocupar ese dinero para aumentar las pensiones del sector público sería un ingreso por un año, ¿qué pasará en 2026, 2027 o 2028?. No hay claridad.

Para López es adecuado que se eleven las aportaciones de los trabajadores del ISSSTE, pero deben ser en la misma proporción en la que están aumentando las del IMSS y que ambas aportaciones sean del 15%.

Por más de dos décadas existió una enorme brecha en las aportaciones entre trabajadores del sector público con las del privado. Los primeros con 11.3% y las del IMSS en 6.5% y eso nos tiene actualmente en graves problemas de financiamiento y de bajas pensiones. En fin, por si creía que antes estábamos mejor.