/ sábado 24 de junio de 2017

La danza del lícer revive la cosmovisión y el ritual olmeca para el inicio de las lluvias

El municipio de Santiago de Tuxtla, Veracruz, es testigo de unade las manifestaciones culturales más arraigadas y significativasde la región: la “danza del jaguar”, también conocida como“La danza del lícer”, expresión que da a conocer la relaciónque los antiguos pobladores de la comunidad establecían entre eljaguar y el maíz.

Este ritual, que se lleva a cabo el 13 de junio, día de SanAntonio de Padua; el 24, día de San Juan, y el 29, día de SanPedro y San Pablo, debido a que la tradición señala que son lasfechas en las que se inician las lluvias, tiene sus raíces en unciclo mítico de la tradición religiosa de los popolucas,considerados los últimos olmecas sobrevivientes.

“Cuando uno hace el hoyo en la tierra con un palo recto, escomo si el jaguar, que era el dios de la lluvia y el corazón de latierra, abriera sus fauces; después se tapa el hoyo con el pie yel jaguar cierra sus fauces”, relata Héctor Luis Campos Ortiz,autor del libro “Del jaguar al lícer. Ciertos detalles de unatradición”, que este año será publicado. Campos aceptó dar unadelanto de su investigación por la proximidad de las festividadesde San Juan.

El origen del término ‘lícer’ se dio cuando en laConquista los españoles, al llegar a la región de Los Tuxtlas,llamaron lince al jaguar en lugar de tecuani, su denominación ennáhuatl, y los indígenas, como no conocían esta palabra, laderivaron por eufonía en “lícer”.

“El lícer es el jaguar que sale a la calle. La cosmogoníaolmeca señala que Dios molió el maíz, hizo la masa y con ellacreó al hombre y a la mujer. Posteriormente, un jaguar se cruzócon una mujer de maíz y de esa unión surgió la raza olmeca”,describe el historiador.

Esta celebración, que solamente se representa en Santiago deTuxtla y sus alrededores, cuenta con rasgos que la distinguen deotros rituales similares que se escenifican en más regiones delpaís. “Al principio los participantes se vestían con trajesamarillos y moteados, pero ahora lo hacen de rojo, azul, amarillo yverde. Utilizan un mameluco o pijama de cuerpo completo y unacapucha que por lo regular tiene dos picos que simulan las orejasdel jaguar”.

Más de mil danzantes se congregan en las calles para lafestividad, quienes braman, golpean el suelo y caminan encorvadoscomo un felino, ya que entre los pobladores perdura la idea de quesi no danzan los jaguares o tigres, como también se les conoce, nollueve y se pueden presentar enfermedades, malas cosechas,calamidad y pobreza.

“Yo tuve oportunidad de ser hijo de campesinos, sembramosmucho maíz en la casa; nuestros padres nos llenaban la casa deesta planta”, recuerda Campos Ortiz, pero añade: “Actualmenteel fin de la danza ya no es tanto agrícola, sino que es máslúdica, para que los líceres jueguen con los niños y las niñasa atraparlos y con esto se reviva la tradición, ya que los niñosrepresentan el maíz que necesita recibir el agua para crecervigoroso”.

Las danzas para pedir lluvia se realizaron desde tiemposprehispánicos en toda Mesoamérica hasta Brasil. El próximo 29 dejunio, se va a realizar en Santiago de Tuxtla un concurso delíceres y tecuanis con dos delegaciones invitadas de Morelos yPuebla.

“Se va a hacer un recorrido para que la gente vea nuestratradición y la de los tecuanis de otros lados, ya que sontradiciones hermanas que tiene el mismo origen. Estamosconociéndonos, descubriéndonos y fortaleciendo la identidad denuestro pueblo”, concluyó Héctor Luis Campos Ortiz, cuyapublicación se presentará durante el mes de diciembre bajo elsello de la Colección del Sotavento, de la Dirección General deCulturas Populares, Indígenas y Urbanas.

La portada del libro corresponde a la pintura de Xavier SolanoArévalo y la fotos corresponde a Héctor Fernández Mendoza.

El municipio de Santiago de Tuxtla, Veracruz, es testigo de unade las manifestaciones culturales más arraigadas y significativasde la región: la “danza del jaguar”, también conocida como“La danza del lícer”, expresión que da a conocer la relaciónque los antiguos pobladores de la comunidad establecían entre eljaguar y el maíz.

Este ritual, que se lleva a cabo el 13 de junio, día de SanAntonio de Padua; el 24, día de San Juan, y el 29, día de SanPedro y San Pablo, debido a que la tradición señala que son lasfechas en las que se inician las lluvias, tiene sus raíces en unciclo mítico de la tradición religiosa de los popolucas,considerados los últimos olmecas sobrevivientes.

“Cuando uno hace el hoyo en la tierra con un palo recto, escomo si el jaguar, que era el dios de la lluvia y el corazón de latierra, abriera sus fauces; después se tapa el hoyo con el pie yel jaguar cierra sus fauces”, relata Héctor Luis Campos Ortiz,autor del libro “Del jaguar al lícer. Ciertos detalles de unatradición”, que este año será publicado. Campos aceptó dar unadelanto de su investigación por la proximidad de las festividadesde San Juan.

El origen del término ‘lícer’ se dio cuando en laConquista los españoles, al llegar a la región de Los Tuxtlas,llamaron lince al jaguar en lugar de tecuani, su denominación ennáhuatl, y los indígenas, como no conocían esta palabra, laderivaron por eufonía en “lícer”.

“El lícer es el jaguar que sale a la calle. La cosmogoníaolmeca señala que Dios molió el maíz, hizo la masa y con ellacreó al hombre y a la mujer. Posteriormente, un jaguar se cruzócon una mujer de maíz y de esa unión surgió la raza olmeca”,describe el historiador.

Esta celebración, que solamente se representa en Santiago deTuxtla y sus alrededores, cuenta con rasgos que la distinguen deotros rituales similares que se escenifican en más regiones delpaís. “Al principio los participantes se vestían con trajesamarillos y moteados, pero ahora lo hacen de rojo, azul, amarillo yverde. Utilizan un mameluco o pijama de cuerpo completo y unacapucha que por lo regular tiene dos picos que simulan las orejasdel jaguar”.

Más de mil danzantes se congregan en las calles para lafestividad, quienes braman, golpean el suelo y caminan encorvadoscomo un felino, ya que entre los pobladores perdura la idea de quesi no danzan los jaguares o tigres, como también se les conoce, nollueve y se pueden presentar enfermedades, malas cosechas,calamidad y pobreza.

“Yo tuve oportunidad de ser hijo de campesinos, sembramosmucho maíz en la casa; nuestros padres nos llenaban la casa deesta planta”, recuerda Campos Ortiz, pero añade: “Actualmenteel fin de la danza ya no es tanto agrícola, sino que es máslúdica, para que los líceres jueguen con los niños y las niñasa atraparlos y con esto se reviva la tradición, ya que los niñosrepresentan el maíz que necesita recibir el agua para crecervigoroso”.

Las danzas para pedir lluvia se realizaron desde tiemposprehispánicos en toda Mesoamérica hasta Brasil. El próximo 29 dejunio, se va a realizar en Santiago de Tuxtla un concurso delíceres y tecuanis con dos delegaciones invitadas de Morelos yPuebla.

“Se va a hacer un recorrido para que la gente vea nuestratradición y la de los tecuanis de otros lados, ya que sontradiciones hermanas que tiene el mismo origen. Estamosconociéndonos, descubriéndonos y fortaleciendo la identidad denuestro pueblo”, concluyó Héctor Luis Campos Ortiz, cuyapublicación se presentará durante el mes de diciembre bajo elsello de la Colección del Sotavento, de la Dirección General deCulturas Populares, Indígenas y Urbanas.

La portada del libro corresponde a la pintura de Xavier SolanoArévalo y la fotos corresponde a Héctor Fernández Mendoza.

Sociedad

Un policía muerto deja balacera afuera de la casa de Norberto Rivera

Autoridades descartan que en algún momento se buscó atentar contra la vida del Arzobispo Emérito, ya investigan el caso

Sociedad

Temen empresarios de Tapachula pérdidas por caravana migrante

La caravana llegó hoy a Tapachula mientras las autoridades de migración les instan a regularizar su estatus legal

Sociedad

Huracán Willa se fortalece a categoría 4; Jalisco en alerta

Conoce aquí todos los detalles sobre el paso del huracán Willa y la información meteorológica que afecta a los estados del país

Sociedad

#Data | Ciudades inseguras para ellas

Según el INEGI, el 80% de las mexicanas se siente insegura en la ciudad donde vive, a diferencia del 70% registrado en los hombres

Mundo

Sismo de 6,8 grados al suroeste de Canadá

El movimiento se registró a las 10:49 p.m. hora del Pacífico

Política

Consulta sobre el NAIM es ilegal: CCE

A unos días del ejercicio que plantea el equipo de transición, el sector privado señaló que cancelar Texcoco plantea riesgos para la reputación del país

Política

Financiamiento para Santa Lucía, sin definir

El origen de los recursos para la opción que plantea la operación simultánea de la base de Santa Lucía como aeropuerto comercial y la actual terminal de la Ciudad de México no está claro

CDMX

Al caño casi 180 mdp por robo de coladeras en la CDMX

De 2007 a la fecha hay reporte del robo de 19 mil 371 accesorios de drenaje

Justicia

Cámaras de vigilancia captan ruta de agresores de residencia del cardenal

Se aprecia cómo huyeron los hombres vestidos de militares que irrumpieron en la residencia del cardenal emérito, Norberto Rivera