/ sábado 24 de junio de 2017

La danza del lícer revive la cosmovisión y el ritual olmeca para el inicio de las lluvias

El municipio de Santiago de Tuxtla, Veracruz, es testigo de unade las manifestaciones culturales más arraigadas y significativasde la región: la “danza del jaguar”, también conocida como“La danza del lícer”, expresión que da a conocer la relaciónque los antiguos pobladores de la comunidad establecían entre eljaguar y el maíz.

Este ritual, que se lleva a cabo el 13 de junio, día de SanAntonio de Padua; el 24, día de San Juan, y el 29, día de SanPedro y San Pablo, debido a que la tradición señala que son lasfechas en las que se inician las lluvias, tiene sus raíces en unciclo mítico de la tradición religiosa de los popolucas,considerados los últimos olmecas sobrevivientes.

“Cuando uno hace el hoyo en la tierra con un palo recto, escomo si el jaguar, que era el dios de la lluvia y el corazón de latierra, abriera sus fauces; después se tapa el hoyo con el pie yel jaguar cierra sus fauces”, relata Héctor Luis Campos Ortiz,autor del libro “Del jaguar al lícer. Ciertos detalles de unatradición”, que este año será publicado. Campos aceptó dar unadelanto de su investigación por la proximidad de las festividadesde San Juan.

El origen del término ‘lícer’ se dio cuando en laConquista los españoles, al llegar a la región de Los Tuxtlas,llamaron lince al jaguar en lugar de tecuani, su denominación ennáhuatl, y los indígenas, como no conocían esta palabra, laderivaron por eufonía en “lícer”.

“El lícer es el jaguar que sale a la calle. La cosmogoníaolmeca señala que Dios molió el maíz, hizo la masa y con ellacreó al hombre y a la mujer. Posteriormente, un jaguar se cruzócon una mujer de maíz y de esa unión surgió la raza olmeca”,describe el historiador.

Esta celebración, que solamente se representa en Santiago deTuxtla y sus alrededores, cuenta con rasgos que la distinguen deotros rituales similares que se escenifican en más regiones delpaís. “Al principio los participantes se vestían con trajesamarillos y moteados, pero ahora lo hacen de rojo, azul, amarillo yverde. Utilizan un mameluco o pijama de cuerpo completo y unacapucha que por lo regular tiene dos picos que simulan las orejasdel jaguar”.

Más de mil danzantes se congregan en las calles para lafestividad, quienes braman, golpean el suelo y caminan encorvadoscomo un felino, ya que entre los pobladores perdura la idea de quesi no danzan los jaguares o tigres, como también se les conoce, nollueve y se pueden presentar enfermedades, malas cosechas,calamidad y pobreza.

“Yo tuve oportunidad de ser hijo de campesinos, sembramosmucho maíz en la casa; nuestros padres nos llenaban la casa deesta planta”, recuerda Campos Ortiz, pero añade: “Actualmenteel fin de la danza ya no es tanto agrícola, sino que es máslúdica, para que los líceres jueguen con los niños y las niñasa atraparlos y con esto se reviva la tradición, ya que los niñosrepresentan el maíz que necesita recibir el agua para crecervigoroso”.

Las danzas para pedir lluvia se realizaron desde tiemposprehispánicos en toda Mesoamérica hasta Brasil. El próximo 29 dejunio, se va a realizar en Santiago de Tuxtla un concurso delíceres y tecuanis con dos delegaciones invitadas de Morelos yPuebla.

“Se va a hacer un recorrido para que la gente vea nuestratradición y la de los tecuanis de otros lados, ya que sontradiciones hermanas que tiene el mismo origen. Estamosconociéndonos, descubriéndonos y fortaleciendo la identidad denuestro pueblo”, concluyó Héctor Luis Campos Ortiz, cuyapublicación se presentará durante el mes de diciembre bajo elsello de la Colección del Sotavento, de la Dirección General deCulturas Populares, Indígenas y Urbanas.

La portada del libro corresponde a la pintura de Xavier SolanoArévalo y la fotos corresponde a Héctor Fernández Mendoza.

El municipio de Santiago de Tuxtla, Veracruz, es testigo de unade las manifestaciones culturales más arraigadas y significativasde la región: la “danza del jaguar”, también conocida como“La danza del lícer”, expresión que da a conocer la relaciónque los antiguos pobladores de la comunidad establecían entre eljaguar y el maíz.

Este ritual, que se lleva a cabo el 13 de junio, día de SanAntonio de Padua; el 24, día de San Juan, y el 29, día de SanPedro y San Pablo, debido a que la tradición señala que son lasfechas en las que se inician las lluvias, tiene sus raíces en unciclo mítico de la tradición religiosa de los popolucas,considerados los últimos olmecas sobrevivientes.

“Cuando uno hace el hoyo en la tierra con un palo recto, escomo si el jaguar, que era el dios de la lluvia y el corazón de latierra, abriera sus fauces; después se tapa el hoyo con el pie yel jaguar cierra sus fauces”, relata Héctor Luis Campos Ortiz,autor del libro “Del jaguar al lícer. Ciertos detalles de unatradición”, que este año será publicado. Campos aceptó dar unadelanto de su investigación por la proximidad de las festividadesde San Juan.

El origen del término ‘lícer’ se dio cuando en laConquista los españoles, al llegar a la región de Los Tuxtlas,llamaron lince al jaguar en lugar de tecuani, su denominación ennáhuatl, y los indígenas, como no conocían esta palabra, laderivaron por eufonía en “lícer”.

“El lícer es el jaguar que sale a la calle. La cosmogoníaolmeca señala que Dios molió el maíz, hizo la masa y con ellacreó al hombre y a la mujer. Posteriormente, un jaguar se cruzócon una mujer de maíz y de esa unión surgió la raza olmeca”,describe el historiador.

Esta celebración, que solamente se representa en Santiago deTuxtla y sus alrededores, cuenta con rasgos que la distinguen deotros rituales similares que se escenifican en más regiones delpaís. “Al principio los participantes se vestían con trajesamarillos y moteados, pero ahora lo hacen de rojo, azul, amarillo yverde. Utilizan un mameluco o pijama de cuerpo completo y unacapucha que por lo regular tiene dos picos que simulan las orejasdel jaguar”.

Más de mil danzantes se congregan en las calles para lafestividad, quienes braman, golpean el suelo y caminan encorvadoscomo un felino, ya que entre los pobladores perdura la idea de quesi no danzan los jaguares o tigres, como también se les conoce, nollueve y se pueden presentar enfermedades, malas cosechas,calamidad y pobreza.

“Yo tuve oportunidad de ser hijo de campesinos, sembramosmucho maíz en la casa; nuestros padres nos llenaban la casa deesta planta”, recuerda Campos Ortiz, pero añade: “Actualmenteel fin de la danza ya no es tanto agrícola, sino que es máslúdica, para que los líceres jueguen con los niños y las niñasa atraparlos y con esto se reviva la tradición, ya que los niñosrepresentan el maíz que necesita recibir el agua para crecervigoroso”.

Las danzas para pedir lluvia se realizaron desde tiemposprehispánicos en toda Mesoamérica hasta Brasil. El próximo 29 dejunio, se va a realizar en Santiago de Tuxtla un concurso delíceres y tecuanis con dos delegaciones invitadas de Morelos yPuebla.

“Se va a hacer un recorrido para que la gente vea nuestratradición y la de los tecuanis de otros lados, ya que sontradiciones hermanas que tiene el mismo origen. Estamosconociéndonos, descubriéndonos y fortaleciendo la identidad denuestro pueblo”, concluyó Héctor Luis Campos Ortiz, cuyapublicación se presentará durante el mes de diciembre bajo elsello de la Colección del Sotavento, de la Dirección General deCulturas Populares, Indígenas y Urbanas.

La portada del libro corresponde a la pintura de Xavier SolanoArévalo y la fotos corresponde a Héctor Fernández Mendoza.

Policía

[Video] Hombre se lanza de puente en la Terminal 1 del AICM

Tras el incidente, el hombre fue trasladado en helicóptero al Hospital Balbuena en donde murió por traumatismo craneoencefálico

Mundo

Cae tirador que tomó rehenes dentro de un super en Los Ángeles

Afuera del inmueble se encuentran equipos tácticos para lograr el rescate de al menos 30 personas

Política

Equipo de AMLO y gobierno mexicano discuten rumbo del TLCAN

Jesús Seade, el negociador propuesto por López Obrador, participará el 26 de julio en Washington por parte del equipo de transición

Futbol

¡Se armó la carnita asada! Rayados vence 1-0 a Pachuca

Diego Alonso tuvo un debut triunfal ante su ex equipo y le alcanzó para el triunfo por la mínima diferencia

Futbol

Se abolla la corona centroamericana: Venezuela vence 2-1 al Tri sub-21

En su debut dentro de los Juegos Centroamericanos en Barranquilla, los actuales campeones arrancaron con la derrota

Doble Vía

¿Es el fin de las cadenas? WhatsApp limita el reenvío de chats

Derivado del pánico que se generó por mensajes falsos en la India, la app ahora aplicará barreras a nivel mundial

Ciencia

NASA arma los últimos preparativos para acariciar el Sol

La sonda Parker se lanzará el 6 de agosto y llegará a acercarse más que ninguna otr

Virales

¿Pánico por triunfo de AMLO vació los supers? no creas esta fake news

Un mensaje que corre en redes alerta sobre la presunta escasez y pide donaciones. Nada de lo anterior es verdad

Futbol

¡Sorprendente! Cruz Azul propina goliza a Puebla en su regreso al Azteca

Con el triunfo, el cuadro celeste sumó sus tres primeras unidades y vuelve a ilusionar a sus seguidores