/ viernes 28 de abril de 2017

Celebran en el mundo medio siglo de “Cien años de soledad”

POR CARMEN SÁNCHEZ Con motivo del tercer aniversario luctuoso de Gabriel García Márquez, el pasado 17 de abril Canal 22 transmitió el documental “El archivo de la magia”, que mostró su acervo personal resguardado en la Universidad de Texas, donde un joven Gabo, como le decían sus allegados, aseguraba sentir que su libro “El otoño del patriarca” era mejor que “Cien años de soledad”, su obra icónica, que este mayo conmemora medio siglo de su publicación, razón por la que se han realizado distintos eventos a nivel internacional. En el citado trabajo fílmico se vertieron varios testimonios en torno al Premio Nobel de Literatura 1982, como la preferencia que tenía por la fotografía de la contraportada del ejemplar que saliera a la luz en 1975 y que fue tomada por su hijo, el cineasta Rodrigo García Barcha, donde se ve descalzo y en pleno trajín literario.

Ahora, en el marco de la conmemoración de la muerte del también guionista (Aracataca, 6 de marzo de 1927 -Ciudad de México, 17 de abril de 2014), se encuentra el festejo de la publicación de su obra más emblemática, la cual versa torno la historia de la familia Buendía a lo largo de siete generaciones en el pueblo ficticio de Macondo.

La primera edición de la novela fue publicada en Buenos Aires en mayo de 1967 por Editorial Sudamericana, con una gran acogida por parte de la crítica y del público, y tuvo una edición total inicial de ocho mil ejemplares. Hasta la fecha se han vendido más de 30 millones de copias y ha sido traducida a 35 idiomas. macondo se vuelve  internacional

En cuanto a los festejos de “Cien años de soledad”, los embajadores de España y una decena de países iberoamericanos leyeron recientemente fragmentos de la obra en Bélgica. El evento se llevó a cabo en el Instituto Cervantes de la capital belga como cierre de una serie de eventos sobre el Día del libro.

Ahí, la embajadora española, Cecilia Yuste, y su homólogo colombiano, Rodrigo Rivera, dieron lectura a pasajes de la obra del Nobel colombiano tal como lo hicieran diplomáticos de Perú, El Salvador, Guatemala, Nicaragua, Costa Rica, México, Argentina y Bolivia, entre otros.

El embajador de Colombia, Rodrigo Rivera, dijo: “Muchos dicen que después de El Quijote es la obra en español más universal e impactante” y el embajador de México, Eloy Cantú, expresó que “desde niño los libros son los mejores amigos, porque se entregan por completo cuando los tomas, y esperan pacientes cuando los dejas”. EN MÉXICO

El 50 aniversario de la publicación de la novela cumbre del Premio Nobel de Literatura estuvo en el Gran Remate de Libros del Auditorio Nacional, en el cual se hizo un maratón de lectura en voz alta, con gráfica e ilustración en vivo. Asistentes de todas las edades estuvieron presentes en este ejercicio literario, los cuales durante tres horas se unieron a integrantes del Programa Prepa Sí para recorrer las páginas de la afamada novela, una de las más leídas en español. Por su parte, los moneros Cintia Bolio, Omar Estévez, Juanele y Jimena Sánchez trazaron en hojas blancas su interpretación gráfica de algunos fragmentos de la famosa novela, mientras que Luis Fernando, Frink, Augusto Mira y Edu Molina, hicieron lo propio inspirados en la obra Pedro Páramo, para recordar a su autor, el escritor mexicano Juan Rulfo, al cumplirse cien años de su nacimiento.

Asimismo, los escritores Sergio Ramírez, Santiago Gamboa y Gonzalo Celorio, quienes conocieron personalmente a Gabriel García Márquez y fueron sus amigos, así como Rosa Beltrán, hablaron del libro a conmemorar en la Sala Nezahualcóyotl del Centro Cultural Universitario (CCU).

En su oportunidad, Celorio destacó poseer una primera edición de la publicación, y con la elocuencia que lo caracteriza de acuerdo a su estatus de editor, ensayista, narrador y crítico literario mexicano, con “Cien años de soledad” la novela latinoamericana tuvo alcances inimaginables.

“La incorporación de elementos que inicialmente pertenecen a la fantasía, dice más que si el escritor se hubiera ceñido a la realidad”, estimó el escritor y promotor cultural, ante un puñado de asistentes, seguidores de la trayectoria de Gabriel García Márquez.

A lo largo de “Cien años de soledad” se van borrando las fronteras entre la realidad y lo fantástico, hasta el punto de que nadie sabe dónde termina la una y dónde comienza lo otro. Ya son 50 años de la incidencia de esta obra que como lectores, creó a millones de habitantes de Macondo. Y en muchos de ellos, hizo nacer la necesidad de escribir. Por su parte, Santiago Gamboa destacó que en este aniversario de medio siglo se pregunta de qué forma será leído este libro dentro de 50 años, pues en este momento, que ha sido visitado y adoptado por los lectores de cuatro generaciones, cada una de ellas lo ha hecho de manera distinta, porque cada una de ellas ha vivido un tiempo y un espacio distinto.

Sergio Ramírez habló en su momento de episodios que le tocaron vivir alrededor de Colombia, Gabriel García Márquez, la literatura y “Cien años de soledad”, y en ese recorrido por el tiempo y el espacio, desfilaron personajes y autores que dieron y siguen dando lustre a las letras en lengua castellana, con merecida repercusión mundial, como se ve con la celebración de los cincuenta años de la pieza cumbre del llamado “realismo mágico”. (Con información de agencias)

POR CARMEN SÁNCHEZ Con motivo del tercer aniversario luctuoso de Gabriel García Márquez, el pasado 17 de abril Canal 22 transmitió el documental “El archivo de la magia”, que mostró su acervo personal resguardado en la Universidad de Texas, donde un joven Gabo, como le decían sus allegados, aseguraba sentir que su libro “El otoño del patriarca” era mejor que “Cien años de soledad”, su obra icónica, que este mayo conmemora medio siglo de su publicación, razón por la que se han realizado distintos eventos a nivel internacional. En el citado trabajo fílmico se vertieron varios testimonios en torno al Premio Nobel de Literatura 1982, como la preferencia que tenía por la fotografía de la contraportada del ejemplar que saliera a la luz en 1975 y que fue tomada por su hijo, el cineasta Rodrigo García Barcha, donde se ve descalzo y en pleno trajín literario.

Ahora, en el marco de la conmemoración de la muerte del también guionista (Aracataca, 6 de marzo de 1927 -Ciudad de México, 17 de abril de 2014), se encuentra el festejo de la publicación de su obra más emblemática, la cual versa torno la historia de la familia Buendía a lo largo de siete generaciones en el pueblo ficticio de Macondo.

La primera edición de la novela fue publicada en Buenos Aires en mayo de 1967 por Editorial Sudamericana, con una gran acogida por parte de la crítica y del público, y tuvo una edición total inicial de ocho mil ejemplares. Hasta la fecha se han vendido más de 30 millones de copias y ha sido traducida a 35 idiomas. macondo se vuelve  internacional

En cuanto a los festejos de “Cien años de soledad”, los embajadores de España y una decena de países iberoamericanos leyeron recientemente fragmentos de la obra en Bélgica. El evento se llevó a cabo en el Instituto Cervantes de la capital belga como cierre de una serie de eventos sobre el Día del libro.

Ahí, la embajadora española, Cecilia Yuste, y su homólogo colombiano, Rodrigo Rivera, dieron lectura a pasajes de la obra del Nobel colombiano tal como lo hicieran diplomáticos de Perú, El Salvador, Guatemala, Nicaragua, Costa Rica, México, Argentina y Bolivia, entre otros.

El embajador de Colombia, Rodrigo Rivera, dijo: “Muchos dicen que después de El Quijote es la obra en español más universal e impactante” y el embajador de México, Eloy Cantú, expresó que “desde niño los libros son los mejores amigos, porque se entregan por completo cuando los tomas, y esperan pacientes cuando los dejas”. EN MÉXICO

El 50 aniversario de la publicación de la novela cumbre del Premio Nobel de Literatura estuvo en el Gran Remate de Libros del Auditorio Nacional, en el cual se hizo un maratón de lectura en voz alta, con gráfica e ilustración en vivo. Asistentes de todas las edades estuvieron presentes en este ejercicio literario, los cuales durante tres horas se unieron a integrantes del Programa Prepa Sí para recorrer las páginas de la afamada novela, una de las más leídas en español. Por su parte, los moneros Cintia Bolio, Omar Estévez, Juanele y Jimena Sánchez trazaron en hojas blancas su interpretación gráfica de algunos fragmentos de la famosa novela, mientras que Luis Fernando, Frink, Augusto Mira y Edu Molina, hicieron lo propio inspirados en la obra Pedro Páramo, para recordar a su autor, el escritor mexicano Juan Rulfo, al cumplirse cien años de su nacimiento.

Asimismo, los escritores Sergio Ramírez, Santiago Gamboa y Gonzalo Celorio, quienes conocieron personalmente a Gabriel García Márquez y fueron sus amigos, así como Rosa Beltrán, hablaron del libro a conmemorar en la Sala Nezahualcóyotl del Centro Cultural Universitario (CCU).

En su oportunidad, Celorio destacó poseer una primera edición de la publicación, y con la elocuencia que lo caracteriza de acuerdo a su estatus de editor, ensayista, narrador y crítico literario mexicano, con “Cien años de soledad” la novela latinoamericana tuvo alcances inimaginables.

“La incorporación de elementos que inicialmente pertenecen a la fantasía, dice más que si el escritor se hubiera ceñido a la realidad”, estimó el escritor y promotor cultural, ante un puñado de asistentes, seguidores de la trayectoria de Gabriel García Márquez.

A lo largo de “Cien años de soledad” se van borrando las fronteras entre la realidad y lo fantástico, hasta el punto de que nadie sabe dónde termina la una y dónde comienza lo otro. Ya son 50 años de la incidencia de esta obra que como lectores, creó a millones de habitantes de Macondo. Y en muchos de ellos, hizo nacer la necesidad de escribir. Por su parte, Santiago Gamboa destacó que en este aniversario de medio siglo se pregunta de qué forma será leído este libro dentro de 50 años, pues en este momento, que ha sido visitado y adoptado por los lectores de cuatro generaciones, cada una de ellas lo ha hecho de manera distinta, porque cada una de ellas ha vivido un tiempo y un espacio distinto.

Sergio Ramírez habló en su momento de episodios que le tocaron vivir alrededor de Colombia, Gabriel García Márquez, la literatura y “Cien años de soledad”, y en ese recorrido por el tiempo y el espacio, desfilaron personajes y autores que dieron y siguen dando lustre a las letras en lengua castellana, con merecida repercusión mundial, como se ve con la celebración de los cincuenta años de la pieza cumbre del llamado “realismo mágico”. (Con información de agencias)