/ martes 4 de abril de 2017

Chapecoense-Atlético, el emotivo duelo pendiente

El Chapecoense venció este martes 2-1 al Atlético Nacional en la ida de la Recopa Sudamericana celebrada en esta localidad del sur de Brasil, volcada en agradecer al club colombiano su ayuda hace cuatro meses cuando perdió a gran parte de su equipo en un accidente aéreo en el que murieron 71 personas.

Tras una jornada llena de homenajes en la que el fútbol había quedado en segundo plano, el Arena Condá explotó de alegría cuando Reinaldo adelantó a los locales de penal en el minuto 23. La competición cada vez más fuerte por un título inédito para ambos clubes no impidió, sin embargo, que la afición del 'Chape' aplaudiera en pleno el golazo con el que MacNelly Torres puso el empate en el 58.

La sorpresa llegaría poco después de que el juego se interrumpiera unos segundos en el minuto 71 para homenajear a las 71 víctimas mortales del accidente, gracias al gol de Luiz Otávio, que puso de cabeza el 2-1 definitivo.

Con esta victoria, el Chapecoense parte con ventaja para la vuelta de la Recopa, que se decidirá el 10 de mayo en Medellín.

Entérate: 

Equipo revelación de la pasada temporada, el humilde equipo brasileño se dirigía a disputar la ida de la final de la Copa Sudamericana contra el Atlético Nacional el pasado 28 de noviembre cuando su avión se estrelló en las montañas de Medellín.

Pese a que la decisión nunca pudo disputarse, los colombianos -campeones ya de la Copa Libertadores-2016-, solicitaron inmediatamente a la Conmebol que el Chapecoense fuera declarado vencedor del trofeo.

Dulces recuerdos

Normal que así a muchos se les hubiera olvidado que había un partido en juego, y algo todavía más dulce: qué bien sienta gritar un gol de tu equipo con el estadio lleno, cuando comienza a superarse la bruma del luto y en una noche histórica.

Eso es lo que le ocurrió a una Arena Condá que no había dejado de repetir que había venido a otra cosa, pero que tras el inicio trabado del partido fue viniéndose arriba.

Un lanzamiento de Reinaldo les levantó de sus asientos superado el cuarto de hora, arrancando los primeros "Vamos, vamos, Chape", que acabarían explotando cuando el árbitro pitó penal al juzgar que Bocanegra había tocado con el brazo un balón en el área.

Lee también: 

Y, de repente, el fútbol volvió a ser solo un juego divertido en Chapecó, que durante unos segundos -los que tardó Reinaldo en anotar el penal-, se olvidó del peso que arrastran desde noviembre.

Pese a la buena fase que atraviesa el equipo dirigido por Mancini en el campeonato regional, y al debut con triunfo como visitantes en la Libertadores, esta noche era diferente.

El Chapecoense venció este martes 2-1 al Atlético Nacional en la ida de la Recopa Sudamericana celebrada en esta localidad del sur de Brasil, volcada en agradecer al club colombiano su ayuda hace cuatro meses cuando perdió a gran parte de su equipo en un accidente aéreo en el que murieron 71 personas.

Tras una jornada llena de homenajes en la que el fútbol había quedado en segundo plano, el Arena Condá explotó de alegría cuando Reinaldo adelantó a los locales de penal en el minuto 23. La competición cada vez más fuerte por un título inédito para ambos clubes no impidió, sin embargo, que la afición del 'Chape' aplaudiera en pleno el golazo con el que MacNelly Torres puso el empate en el 58.

La sorpresa llegaría poco después de que el juego se interrumpiera unos segundos en el minuto 71 para homenajear a las 71 víctimas mortales del accidente, gracias al gol de Luiz Otávio, que puso de cabeza el 2-1 definitivo.

Con esta victoria, el Chapecoense parte con ventaja para la vuelta de la Recopa, que se decidirá el 10 de mayo en Medellín.

Entérate: 

Equipo revelación de la pasada temporada, el humilde equipo brasileño se dirigía a disputar la ida de la final de la Copa Sudamericana contra el Atlético Nacional el pasado 28 de noviembre cuando su avión se estrelló en las montañas de Medellín.

Pese a que la decisión nunca pudo disputarse, los colombianos -campeones ya de la Copa Libertadores-2016-, solicitaron inmediatamente a la Conmebol que el Chapecoense fuera declarado vencedor del trofeo.

Dulces recuerdos

Normal que así a muchos se les hubiera olvidado que había un partido en juego, y algo todavía más dulce: qué bien sienta gritar un gol de tu equipo con el estadio lleno, cuando comienza a superarse la bruma del luto y en una noche histórica.

Eso es lo que le ocurrió a una Arena Condá que no había dejado de repetir que había venido a otra cosa, pero que tras el inicio trabado del partido fue viniéndose arriba.

Un lanzamiento de Reinaldo les levantó de sus asientos superado el cuarto de hora, arrancando los primeros "Vamos, vamos, Chape", que acabarían explotando cuando el árbitro pitó penal al juzgar que Bocanegra había tocado con el brazo un balón en el área.

Lee también: 

Y, de repente, el fútbol volvió a ser solo un juego divertido en Chapecó, que durante unos segundos -los que tardó Reinaldo en anotar el penal-, se olvidó del peso que arrastran desde noviembre.

Pese a la buena fase que atraviesa el equipo dirigido por Mancini en el campeonato regional, y al debut con triunfo como visitantes en la Libertadores, esta noche era diferente.