/ lunes 16 de enero de 2017

Tipo de cambio y precios globales del crudo afectarán ajuste a gasolinas en febrero

  • Hacienda admitió que existe volatilidad y ansiedad derivada de las próximas políticas de EU

Un posible ajuste en el costo de las gasolinas en febrero próximo dependerá de factores como el precio internacional del petróleo y movimientos en el tipo de cambio, reconoció la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

En este sentido, la subsecretaria de Hacienda, Vanessa Rubio, dijo que si bien el ajuste más importante en el costo de las gasolinas es el que se registró a partir del primero de enero pasado, es cierto que se podrían mostrar movimientos, una vez que el tres de febrero próximo terminen las tarifas vigentes.

“Realmente yo creo que el ajuste más importante fue el que se dio ahorita, y vamos a depender de muchos factores. Vamos a depender, justamente de cómo evolucione el precio de la gasolina, perdón, del petróleo, como te decía, sobre todo, de cómo se comporte el tipo de cambio. Pero bueno, hay que esperar y esperemos, sobre todo, que se calme la volatilidad y la ansiedad que hay por el tipo de políticas que puedan instrumentarse en Estados Unidos”, afirmó.

Y lo que sucede es que, según el acuerdo que publicó el Gobierno federal el pasado 27 de diciembre, los precios promedio a nivel nacional vigentes de los combustibles (gasolina magna 15.99 pesos por litro, premium en 17.79 y diésel 17.05 pesos) terminarán el próximo tres de febrero y serán actualizados.

Por ello, en entrevista radiofónica, la funcionaria mexicana dijo que en la definición de los nuevos costos de los combustibles se tomarán diferentes factores, aunque no precisó si el ajuste podría ser al alza o a la baja.

Vanesa Rubio descartó que los precios de la gasolina en México sean más caros que en todo Estados Unidos, pues comentó que ciertamente los costos en Texas sí son más baratos, pero se debe, explicó, a que los costos por transportación son mínimos porque los combustibles son originarios de esa entidad de la Unión Americana.

“Si esa gasolina de Texas la pusiéramos en Tapachula o la pusiéramos en San Luis Potosí tendría el incremento del costo de transporte-almacenamiento, que son factores importantes en el precio de la gasolina”, comentó.

  • Hacienda admitió que existe volatilidad y ansiedad derivada de las próximas políticas de EU

Un posible ajuste en el costo de las gasolinas en febrero próximo dependerá de factores como el precio internacional del petróleo y movimientos en el tipo de cambio, reconoció la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

En este sentido, la subsecretaria de Hacienda, Vanessa Rubio, dijo que si bien el ajuste más importante en el costo de las gasolinas es el que se registró a partir del primero de enero pasado, es cierto que se podrían mostrar movimientos, una vez que el tres de febrero próximo terminen las tarifas vigentes.

“Realmente yo creo que el ajuste más importante fue el que se dio ahorita, y vamos a depender de muchos factores. Vamos a depender, justamente de cómo evolucione el precio de la gasolina, perdón, del petróleo, como te decía, sobre todo, de cómo se comporte el tipo de cambio. Pero bueno, hay que esperar y esperemos, sobre todo, que se calme la volatilidad y la ansiedad que hay por el tipo de políticas que puedan instrumentarse en Estados Unidos”, afirmó.

Y lo que sucede es que, según el acuerdo que publicó el Gobierno federal el pasado 27 de diciembre, los precios promedio a nivel nacional vigentes de los combustibles (gasolina magna 15.99 pesos por litro, premium en 17.79 y diésel 17.05 pesos) terminarán el próximo tres de febrero y serán actualizados.

Por ello, en entrevista radiofónica, la funcionaria mexicana dijo que en la definición de los nuevos costos de los combustibles se tomarán diferentes factores, aunque no precisó si el ajuste podría ser al alza o a la baja.

Vanesa Rubio descartó que los precios de la gasolina en México sean más caros que en todo Estados Unidos, pues comentó que ciertamente los costos en Texas sí son más baratos, pero se debe, explicó, a que los costos por transportación son mínimos porque los combustibles son originarios de esa entidad de la Unión Americana.

“Si esa gasolina de Texas la pusiéramos en Tapachula o la pusiéramos en San Luis Potosí tendría el incremento del costo de transporte-almacenamiento, que son factores importantes en el precio de la gasolina”, comentó.