/ domingo 28 de abril de 2024

Jornaleras de Guerrero trabajan más de 8 horas sin ninguna prestación

En entrevista con El Sol de México, la socióloga rural Margarita Nemecio, compartió algunas condiciones en las que trabajan las jornaleras de Guerrero

Para las mujeres jornaleras de la Montaña de Guerrero, la frase "¡Que le eches más ganas!" es un mito; refleja la explotación laboral en la que viven y que se traduce en más de 8 horas de trabajo encorvadas, hincadas, expuestas a soles caniculares, a la humedad de la tierra, a la lluvia, al viento o al frío intenso.

Margarita Nemecio, socióloga rural, colaboradora del Centro de Estudios en Cooperación Internacional y Gestión Pública, A.C. e integrante de la Red Nacional de Jornaleros y Jornaleras Agrícolas, compartió en entrevista con El Sol de México las condiciones en que laboran las jornaleras nahuas de la Montaña de Guerrero.

“Es someter su frágil cuerpo a la resistencia, tolerancia y esfuerzo físico para cargar cubetas o arpillas al doble de su peso; a que sus manos se laceren con ampollas o se hinchen, después de las largas jornadas, de sol a sol que realizan en los campos agrícolas donde trabajan”.

No ha cambiado nada. Solo cambió la manera de explotarnos… con más rendimiento.Dominga, mujer nahua de la región de La Montaña de Guerrero.

Las frases anteriores fueron reflexiones de jornaleras nahuas de la Montaña de Guerrero, que externaron en el marco de un Taller de Derechos Laborales, antes de que migraran a trabajar en las cosechas de los campos agrícolas, las cuales resumen las condiciones de trabajo injusto que realizan”, dijo.

"Hay situaciones donde prevalecen las viejas costumbres y hechos donde las compañeras trabajan más horas de las debidas. El decir que laboran 8 horas es un mito, el trabajo que realizan en el campo supera las 8 horas”, expresó la socióloga.

Foto: Cortesía Margarita Nemecio

No deja de ser un trabajo a destajo aún en empresas grandes. Eso se les complica a ellas por todo lo que tiene que ver con el tema de cuidados, salud y condiciones que fueran más favorables.

"Pero las mujeres que trabajan para empresas con otras características, medianas y pequeñas o con rancheros, la condición de explotación no ha cambiado y sigue igual", aseguró.

“Actualmente es temporada agrícola, que ya casi concluye; pero buena parte de la población jornalera, que van a los estados del norte y centro, en esta temporada están en Sinaloa, Baja California, Baja California Sur, Chihuahua, Nayarit, Guanajuato.

Pero por ejemplo en Sinaloa, aquellas personas que laboran en el corte de chile o de tomatillo, no son necesariamente empresas que apoyen a los trabajadores. Son agricultores que contratan la mano de obra por día o por semana.

Y por lo general, las mujeres jornaleras son indígenas en su mayoría, prácticamente tienen que proveerse junto con su familia de la infraestructura, esto es, vivienda en donde pernoctar. No les dan absolutamente nada para su estancia, más que el salario.

¿Y cómo andan los salarios?

-Depende de la cantidad de chile o de tomatillo. Es como de 200 a 240 pesos, que rayan al día. Me dicen que el precio del chile serrano había bajado y les pagan menos aunque cosechen lo mismo o a veces más. También cortan chile morrón, chile jalapeño. Les pagan por arpilla o por bote.

El salario de las indígenas jornaleras tiene que compensarse con los demás integrantes de su familia para que sea de mil a mil 500 pesos para cubrir la renta de la vivienda.

Muchos llegan a la zona sur o norte de Sinaloa, sobre todo en noviembre y diciembre y duran de 3 a 4 meses y en ese tiempo tienen que pagar renta y servicios.

Foto: Cortesía Margarita Nemecio

Se trata de las llamadas “cuarterías” especie de cuartos, como si fueran vecindades, muy antiguas, que son de propietarios de los poblados cercanos a los campos agrícolas, pero no son viviendas con servicios.

Y en el caso de las y los jornaleros agrícolas, no tienen seguridad social. Quienes los contratan no les dan ninguna garantía social.

Muertes de niños por condiciones insalubres

Este año, como el pasado 2023, hubo niños de jornaleras migrantes que enfermaron y fueron internados en hospitales en la región norte de Sinaloa, cercanas a Topolobampo, que son las zonas agrícolas.

La gran mayoría de las familias que llegan a esa zona son indígenas tarahumaras, llegan procedentes de Chihuahua y alquilan por su cuenta cuarterías muy viejas a diferencia de las de la zona sur de Sinaloa en tres municipios cercanos a Mazatlán.

En la región norte, donde llegan las familias de la Sierra de Chihuahua, al vivir en estas cuarterías, como no hay servicios y los que hay son deficientes, se presentan problemas de insalubridad, como diarrea en los niños, males gastrointestinales y respiratorios, como neumonías.

Los probelemas de insalubridad se presentan en niños recién nacidos, en la primera infancia y hasta los 9 años. El año pasado fallecieron 7 menores de edad, y este año se internaron 12, entre ellos, una niña de 6 años.

Las autoridades de Salud municipales y estatales se precataron que son jornaleros, no de grandes empresas sino de agricultores medianos que no asumen responsabilidades. Por lo quelas autoridades improvisaron una guardería municipal.

El primer año no tuvo el éxito que esperaba y este año hubo un poco más de niños, pero la responsabilidad de garantizar la salud va más allá de una guardería.

"Con los decesos de los infantes se victimizó a las madres y padres de los fallecidos por actitudes negligentes y responsabilizaron a los intermediarios, a los contratistas. El problema es estructural y tiene muchos años de ocurrir, lamentablemente”, refirió la socióloga rural.

"Pero se hizo visible porque afectó a un buen número de niños. Por lo menos más de 10 estuvieron internados el año pasado", dijo.

Recordó que otorgar seguridad social es obligatorio, de acuerdo a la Ley Federal del Trabajo (LFT), para empresarios, agricultores o patrones que utilizan esta mano de fuerza de trabajo.

“Pero no hay cambios trascendentales. Es un tema estructural que las autoridades debieron atender desde antes que se presentarán estos decesos infantiles, con medidas de prevención”.

➡️ Únete al canal de El Sol de México en WhatsApp para no perderte la información más importante

Los afectados también fueron de familias de Guerrero, nahuas, pero la mayoría tarahumaras de la Sierra de Chihuahua. Dentro de la Tarahumara hay muchos grupos indígenas. Esto se vive porque no hay intérpretes para casos de esta naturaleza y el idioma es una barrera, denunció Margarita Nemecio.

Para las mujeres jornaleras de la Montaña de Guerrero, la frase "¡Que le eches más ganas!" es un mito; refleja la explotación laboral en la que viven y que se traduce en más de 8 horas de trabajo encorvadas, hincadas, expuestas a soles caniculares, a la humedad de la tierra, a la lluvia, al viento o al frío intenso.

Margarita Nemecio, socióloga rural, colaboradora del Centro de Estudios en Cooperación Internacional y Gestión Pública, A.C. e integrante de la Red Nacional de Jornaleros y Jornaleras Agrícolas, compartió en entrevista con El Sol de México las condiciones en que laboran las jornaleras nahuas de la Montaña de Guerrero.

“Es someter su frágil cuerpo a la resistencia, tolerancia y esfuerzo físico para cargar cubetas o arpillas al doble de su peso; a que sus manos se laceren con ampollas o se hinchen, después de las largas jornadas, de sol a sol que realizan en los campos agrícolas donde trabajan”.

No ha cambiado nada. Solo cambió la manera de explotarnos… con más rendimiento.Dominga, mujer nahua de la región de La Montaña de Guerrero.

Las frases anteriores fueron reflexiones de jornaleras nahuas de la Montaña de Guerrero, que externaron en el marco de un Taller de Derechos Laborales, antes de que migraran a trabajar en las cosechas de los campos agrícolas, las cuales resumen las condiciones de trabajo injusto que realizan”, dijo.

"Hay situaciones donde prevalecen las viejas costumbres y hechos donde las compañeras trabajan más horas de las debidas. El decir que laboran 8 horas es un mito, el trabajo que realizan en el campo supera las 8 horas”, expresó la socióloga.

Foto: Cortesía Margarita Nemecio

No deja de ser un trabajo a destajo aún en empresas grandes. Eso se les complica a ellas por todo lo que tiene que ver con el tema de cuidados, salud y condiciones que fueran más favorables.

"Pero las mujeres que trabajan para empresas con otras características, medianas y pequeñas o con rancheros, la condición de explotación no ha cambiado y sigue igual", aseguró.

“Actualmente es temporada agrícola, que ya casi concluye; pero buena parte de la población jornalera, que van a los estados del norte y centro, en esta temporada están en Sinaloa, Baja California, Baja California Sur, Chihuahua, Nayarit, Guanajuato.

Pero por ejemplo en Sinaloa, aquellas personas que laboran en el corte de chile o de tomatillo, no son necesariamente empresas que apoyen a los trabajadores. Son agricultores que contratan la mano de obra por día o por semana.

Y por lo general, las mujeres jornaleras son indígenas en su mayoría, prácticamente tienen que proveerse junto con su familia de la infraestructura, esto es, vivienda en donde pernoctar. No les dan absolutamente nada para su estancia, más que el salario.

¿Y cómo andan los salarios?

-Depende de la cantidad de chile o de tomatillo. Es como de 200 a 240 pesos, que rayan al día. Me dicen que el precio del chile serrano había bajado y les pagan menos aunque cosechen lo mismo o a veces más. También cortan chile morrón, chile jalapeño. Les pagan por arpilla o por bote.

El salario de las indígenas jornaleras tiene que compensarse con los demás integrantes de su familia para que sea de mil a mil 500 pesos para cubrir la renta de la vivienda.

Muchos llegan a la zona sur o norte de Sinaloa, sobre todo en noviembre y diciembre y duran de 3 a 4 meses y en ese tiempo tienen que pagar renta y servicios.

Foto: Cortesía Margarita Nemecio

Se trata de las llamadas “cuarterías” especie de cuartos, como si fueran vecindades, muy antiguas, que son de propietarios de los poblados cercanos a los campos agrícolas, pero no son viviendas con servicios.

Y en el caso de las y los jornaleros agrícolas, no tienen seguridad social. Quienes los contratan no les dan ninguna garantía social.

Muertes de niños por condiciones insalubres

Este año, como el pasado 2023, hubo niños de jornaleras migrantes que enfermaron y fueron internados en hospitales en la región norte de Sinaloa, cercanas a Topolobampo, que son las zonas agrícolas.

La gran mayoría de las familias que llegan a esa zona son indígenas tarahumaras, llegan procedentes de Chihuahua y alquilan por su cuenta cuarterías muy viejas a diferencia de las de la zona sur de Sinaloa en tres municipios cercanos a Mazatlán.

En la región norte, donde llegan las familias de la Sierra de Chihuahua, al vivir en estas cuarterías, como no hay servicios y los que hay son deficientes, se presentan problemas de insalubridad, como diarrea en los niños, males gastrointestinales y respiratorios, como neumonías.

Los probelemas de insalubridad se presentan en niños recién nacidos, en la primera infancia y hasta los 9 años. El año pasado fallecieron 7 menores de edad, y este año se internaron 12, entre ellos, una niña de 6 años.

Las autoridades de Salud municipales y estatales se precataron que son jornaleros, no de grandes empresas sino de agricultores medianos que no asumen responsabilidades. Por lo quelas autoridades improvisaron una guardería municipal.

El primer año no tuvo el éxito que esperaba y este año hubo un poco más de niños, pero la responsabilidad de garantizar la salud va más allá de una guardería.

"Con los decesos de los infantes se victimizó a las madres y padres de los fallecidos por actitudes negligentes y responsabilizaron a los intermediarios, a los contratistas. El problema es estructural y tiene muchos años de ocurrir, lamentablemente”, refirió la socióloga rural.

"Pero se hizo visible porque afectó a un buen número de niños. Por lo menos más de 10 estuvieron internados el año pasado", dijo.

Recordó que otorgar seguridad social es obligatorio, de acuerdo a la Ley Federal del Trabajo (LFT), para empresarios, agricultores o patrones que utilizan esta mano de fuerza de trabajo.

“Pero no hay cambios trascendentales. Es un tema estructural que las autoridades debieron atender desde antes que se presentarán estos decesos infantiles, con medidas de prevención”.

➡️ Únete al canal de El Sol de México en WhatsApp para no perderte la información más importante

Los afectados también fueron de familias de Guerrero, nahuas, pero la mayoría tarahumaras de la Sierra de Chihuahua. Dentro de la Tarahumara hay muchos grupos indígenas. Esto se vive porque no hay intérpretes para casos de esta naturaleza y el idioma es una barrera, denunció Margarita Nemecio.

Sociedad

Uno de cada cinco usuarios de internet mayores de 12 años sufre ciberacoso

Datos del Inegi señalan que las mujeres de entre 20 y 29 años son las más afectadas por el ciberacoso

Sociedad

Autodefensas en Michoacán advierten nuevo levantamiento en respuesta al crimen organizado

Cemeí Verdía Zepeda, líder de las autodefensas, denunció que la región está siendo de nuevo azotada por los grupos criminales

Política

“Morena no se quiere apoderar del Poder Judicial”, asegura Godoy

La recién nombrada Consejera Jurídica de la Presidencia aclara prioridades de Sheinbaum

Mundo

Autoridades de París desalojan a personas sin hogar de las calles por los Juegos Olímpicos

Organizaciones civiles denuncian que autoridades de París emprendieron una limpieza social masiva para sacar de las calles de la ciudad a migrantes y otras personas sin hogar

Finanzas

Investigan a Dior y Armani en Italia por vender bolsos fabricados por trabajadores explotados

La autoridad italiana de defensa de la competencia investiga a las marcas de lujo a raíz de la presunta explotación a los trabajadores en las empresas que los proveen

Sociedad

Texas prevé aumento en migración previo a las elecciones: esperan casi mil 700 personas al día

Existe temor de endurecimiento de políticas que compliquen la entrada legal a Estados Unidos