/ lunes 26 de septiembre de 2016

Mordedura de garrapata podría costarle los dedos a un niño

  • El IMSS Chihuahua quiere darle consulta con el especialista hasta 2017

CHIHUAHUA, Chih. (OEM-Informex).- Jonathan Márquez de tan solo 5 años de edad, continúa luchando por su salud, luego de la mordedura  de una garrapata en la colonia Laderas de San Guillermo. Con el medicamento logró salir adelante, sin embargo, la reacción fue sufrida por tres dedos de su mano izquierda  y dos de la derecha, los cuales se encuentran podridos.

Según los padres, se encuentran a la espera de que un especialista lo atienda, sin embargo, la cita en el IMSS se encuentra programada hasta el mes de enero del 2017. El papá de Jonathan, Luis Israel Márquez Rodríguez, detalló que en el mes de julio el pequeño empezó con sarpullido, fue llevado a farmacias similares, donde el diagnóstico médico fue sarampión, luego de que en la clínica Ávalos del Instituto Mexicano del Seguro Social le negaran la atención por estar dado de alta en la clínica de Nombre de Dios.

Luego de días, el niño empeoró y por la urgencia lo llevaron de nuevo a la clínica de la colonia Ávalos, en donde debido a la gravedad lo atendieron y el diagnóstico a los padres fue que su hijo se encontraba en etapa terminal y que en cualquier momento podría fallecer.

“Le pusieron dos medicamentos, uno por si era el daño provocado por la garrapata y el otro por si no lo era, afortunadamente se salvó, pero sus dedos quedaron destruidos, producto de la reacción del medicamento, o por lo menos eso nos dijeron”, dijo el padre de Jonathan.

El señor Luis Israel Márquez, explicó que primeramente en el IMSS le dijeron que el cirujano estaba de vacaciones y que por ello no podían atender al menor, sin embargo, después le pidieron que se esperaran a que las partes afectadas se cayeran solas, sin importar el dolor del pequeño, pues los dedos afectados están negros y casi desprendidos, incluso, en uno de ellos ya se nota el hueso.

“El dolor se lo controlamos con paracetamol, es lo único que tenemos, pero a veces ya no le hace efecto”, narró.

Los padres de Jonathan se encuentran desempleados y la necesidad es grande, por lo que pidieron el apoyo a los chihuahuenses.

  • El IMSS Chihuahua quiere darle consulta con el especialista hasta 2017

CHIHUAHUA, Chih. (OEM-Informex).- Jonathan Márquez de tan solo 5 años de edad, continúa luchando por su salud, luego de la mordedura  de una garrapata en la colonia Laderas de San Guillermo. Con el medicamento logró salir adelante, sin embargo, la reacción fue sufrida por tres dedos de su mano izquierda  y dos de la derecha, los cuales se encuentran podridos.

Según los padres, se encuentran a la espera de que un especialista lo atienda, sin embargo, la cita en el IMSS se encuentra programada hasta el mes de enero del 2017. El papá de Jonathan, Luis Israel Márquez Rodríguez, detalló que en el mes de julio el pequeño empezó con sarpullido, fue llevado a farmacias similares, donde el diagnóstico médico fue sarampión, luego de que en la clínica Ávalos del Instituto Mexicano del Seguro Social le negaran la atención por estar dado de alta en la clínica de Nombre de Dios.

Luego de días, el niño empeoró y por la urgencia lo llevaron de nuevo a la clínica de la colonia Ávalos, en donde debido a la gravedad lo atendieron y el diagnóstico a los padres fue que su hijo se encontraba en etapa terminal y que en cualquier momento podría fallecer.

“Le pusieron dos medicamentos, uno por si era el daño provocado por la garrapata y el otro por si no lo era, afortunadamente se salvó, pero sus dedos quedaron destruidos, producto de la reacción del medicamento, o por lo menos eso nos dijeron”, dijo el padre de Jonathan.

El señor Luis Israel Márquez, explicó que primeramente en el IMSS le dijeron que el cirujano estaba de vacaciones y que por ello no podían atender al menor, sin embargo, después le pidieron que se esperaran a que las partes afectadas se cayeran solas, sin importar el dolor del pequeño, pues los dedos afectados están negros y casi desprendidos, incluso, en uno de ellos ya se nota el hueso.

“El dolor se lo controlamos con paracetamol, es lo único que tenemos, pero a veces ya no le hace efecto”, narró.

Los padres de Jonathan se encuentran desempleados y la necesidad es grande, por lo que pidieron el apoyo a los chihuahuenses.