/ miércoles 21 de septiembre de 2016

Canaco acusa a gobierno por violencia en fiestas patrias

Por RUBÉN ZÚÑIGA

TAPACHULA, Chis.- La decisión de cerrar con vallas metálicas y policías el centro de Tapachula, generó pérdidas económicas y fue una acción discriminatoria de parte de las autoridades estatales hacía los tapachultecos, ya que fueron seleccionados los ciudadanos que pudieron ingresar a la verbena popular, que tradicionalmente ha sido abierta al público, incluso, atractiva para el turismo centroamericano, en especial guatemalteco.

La llegada de Paulina Rubio “la chica dorada” a Tapachula, causó expectativas de ventas, sin embargo, las autoridades determinaron convertir en un búnker el primer cuadro de la ciudad, lo que afectó las ventas, causó molestia entre los tapachultecos, produjo saqueo de negocios e incrementó las pérdidas para los empresarios, así lo consideró el presidente de la Cámara Nacional de Comercio (Canaco) Tapachula, Carlos Murillo Pérez.

Explicó que el cerco de seguridad se instaló en el primer cuadro de la ciudad, en las calles sobre la cuarta norte, de la séptima a la primera poniente, así como calles aledañas, incluso no dejaron salir ni entrar a nadie de los comerciantes que tienen ahí sus empresas y negocios. Relató que a las nueve de la noche del pasado 15 de septiembre, los tapachultecos no pudieron entrar, discriminaron a cualquier persona que quisiera entrar al evento.

No es posible que discriminen a la gente, cuando a vox populi invitan a la ciudadanía para que vayan a dar el grito de independencia, es una fiesta de los mexicanos, de los chiapanecos, de los tapachultecos, es una fiesta del pueblo, incluso vino gente de Guatemala a festejar y también fueron agredidos por no tener un brazalete que les permitiera apreciar el espectáculo de esta artista (Paulina Rubio)”, dijo.

Y continuo: “esto provocó que se caldearan los ánimos de personas que querían entrar al evento y las autoridades lanzaron gases lacrimógenos a la población, sin darse cuenta que había niños, señoras que querían entrar.

Murillo Pérez precisó que varios comercios esperaban con ansias las ventas previas y del día del grito de independencia, en lugar de ello, encontraron sus negocios saqueados y destruidos, por ello, la exigencia es que todos los comercios que fueron obligados a cerrar deben de ser remunerados por que dejaron de vender desde el 14, día en que comenzaron a cerrar, el 15 fue peor, así que debe existir una remuneración para todo el comercio que fue afectado por el cerco policiaco.

El líder de la Canaco consideró que las autoridades estatales tienen la obligación de pedir una disculpa pública al pueblo de Tapachula, además, de sancionar a los mandos policiacos y encargados de la seguridad por la cerrazón, discriminación y segregación que realizaron al permitir que sólo unos cuantos pudieran disfrutar de los festejos del grito de independencia de México.

“Ellos saben (autoridades estatales) quiénes fueron los mandos que cometieron atropellos, esa gente si debe de ser castigada, porque las autoridades saben quiénes son, debe asentarse un precedente, porque hubo mala fe, abuso de autoridad, hay elementos suficientes para demandar, considero que cuando menos, estas personas deberían dar una disculpa a toda la ciudadanía que salió golpeada por esta situación”, finalizó.

/cpg

Por RUBÉN ZÚÑIGA

TAPACHULA, Chis.- La decisión de cerrar con vallas metálicas y policías el centro de Tapachula, generó pérdidas económicas y fue una acción discriminatoria de parte de las autoridades estatales hacía los tapachultecos, ya que fueron seleccionados los ciudadanos que pudieron ingresar a la verbena popular, que tradicionalmente ha sido abierta al público, incluso, atractiva para el turismo centroamericano, en especial guatemalteco.

La llegada de Paulina Rubio “la chica dorada” a Tapachula, causó expectativas de ventas, sin embargo, las autoridades determinaron convertir en un búnker el primer cuadro de la ciudad, lo que afectó las ventas, causó molestia entre los tapachultecos, produjo saqueo de negocios e incrementó las pérdidas para los empresarios, así lo consideró el presidente de la Cámara Nacional de Comercio (Canaco) Tapachula, Carlos Murillo Pérez.

Explicó que el cerco de seguridad se instaló en el primer cuadro de la ciudad, en las calles sobre la cuarta norte, de la séptima a la primera poniente, así como calles aledañas, incluso no dejaron salir ni entrar a nadie de los comerciantes que tienen ahí sus empresas y negocios. Relató que a las nueve de la noche del pasado 15 de septiembre, los tapachultecos no pudieron entrar, discriminaron a cualquier persona que quisiera entrar al evento.

No es posible que discriminen a la gente, cuando a vox populi invitan a la ciudadanía para que vayan a dar el grito de independencia, es una fiesta de los mexicanos, de los chiapanecos, de los tapachultecos, es una fiesta del pueblo, incluso vino gente de Guatemala a festejar y también fueron agredidos por no tener un brazalete que les permitiera apreciar el espectáculo de esta artista (Paulina Rubio)”, dijo.

Y continuo: “esto provocó que se caldearan los ánimos de personas que querían entrar al evento y las autoridades lanzaron gases lacrimógenos a la población, sin darse cuenta que había niños, señoras que querían entrar.

Murillo Pérez precisó que varios comercios esperaban con ansias las ventas previas y del día del grito de independencia, en lugar de ello, encontraron sus negocios saqueados y destruidos, por ello, la exigencia es que todos los comercios que fueron obligados a cerrar deben de ser remunerados por que dejaron de vender desde el 14, día en que comenzaron a cerrar, el 15 fue peor, así que debe existir una remuneración para todo el comercio que fue afectado por el cerco policiaco.

El líder de la Canaco consideró que las autoridades estatales tienen la obligación de pedir una disculpa pública al pueblo de Tapachula, además, de sancionar a los mandos policiacos y encargados de la seguridad por la cerrazón, discriminación y segregación que realizaron al permitir que sólo unos cuantos pudieran disfrutar de los festejos del grito de independencia de México.

“Ellos saben (autoridades estatales) quiénes fueron los mandos que cometieron atropellos, esa gente si debe de ser castigada, porque las autoridades saben quiénes son, debe asentarse un precedente, porque hubo mala fe, abuso de autoridad, hay elementos suficientes para demandar, considero que cuando menos, estas personas deberían dar una disculpa a toda la ciudadanía que salió golpeada por esta situación”, finalizó.

/cpg