/ lunes 13 de marzo de 2017

Niños migrantes son criminalizados en Tapachula: Derechos Humanos

||Por Rubén Zúñiga||

Tapachula, Chis.- El director del Centro de Derechos Humanos “Fray Matías de Córdova” en Tapachula, Diego Lorente, expuso que continúa la criminalización de los flujos migratorios, por lo que autoridades y ciudadanos culpan de todos los delitos a los migrantes en tránsito.

Expresó que entre los grupos más vulnerables a ser criminalizados se encuentran “los boleritos, los chicleritos (vendedores de dulces), que son extranjeros indígenas viviendo una situación de exclusión social muy fuerte. Estamos hablando de cientos de familias solicitantes de refugio, donde hay muchos niños que son todos los días detenidos y deportados desde la Estación Migratoria siglo XXI”, dijo.

Expuso que cuando se habla del tema de violación de los derechos de los flujos migratorios, siempre hay menores de edad, que son víctimas de algún abuso.

Relató que en el 2016 las autoridades mexicanas, a través de la Secretaría de Gobernación  y el Instituto Nacional de Migración (INM), detuvieron un total de 40 mil niños, entre ellos 16 mil que no pasaban de los 11 años de edad.

Lorente precisó que los menores que son asegurados acompañados de sus padres, son separados, por lo que les afecta más psicológicamente, porque separar a un hijo de sus padres, verlo solo una hora al día, evidentemente tiene una afectación para el menor.

Manifestó que la estrategia de control del gobierno federal mexicano ha afectado a los menores de edad, entre ellos el caso de un menor mexicano de 11 meses de edad, que estuvo detenido en la Estación Migratoria Siglo XXI con sus padres. Aseveró que la postura como activistas es que no se detenga a ningún niño, sea centroamericano, africano o de otra nacionalidad.

Lee también | 

Destacó que todos los días hay menores de edad en la Estación Migratorio Siglo XXI, ya sea acompañados o no acompañados, por lo que consideró que las autoridades mexicanas deberán reflexionar y abordar el tema de la migración desde una perspectiva de criminalización, pues perdemos todos. Por último, precisó que los migrantes no solamente no generan la delincuencia, sino que son aportes muy importantes para la comunidad. Al mismo tiempo, dijo que Tapachula es un ejemplo, es una ciudad hecha con manos de migrantes históricamente, así que no se puede permitir ahora criminalizar a las personas que tanto han aportado al Soconusco.

/amg

||Por Rubén Zúñiga||

Tapachula, Chis.- El director del Centro de Derechos Humanos “Fray Matías de Córdova” en Tapachula, Diego Lorente, expuso que continúa la criminalización de los flujos migratorios, por lo que autoridades y ciudadanos culpan de todos los delitos a los migrantes en tránsito.

Expresó que entre los grupos más vulnerables a ser criminalizados se encuentran “los boleritos, los chicleritos (vendedores de dulces), que son extranjeros indígenas viviendo una situación de exclusión social muy fuerte. Estamos hablando de cientos de familias solicitantes de refugio, donde hay muchos niños que son todos los días detenidos y deportados desde la Estación Migratoria siglo XXI”, dijo.

Expuso que cuando se habla del tema de violación de los derechos de los flujos migratorios, siempre hay menores de edad, que son víctimas de algún abuso.

Relató que en el 2016 las autoridades mexicanas, a través de la Secretaría de Gobernación  y el Instituto Nacional de Migración (INM), detuvieron un total de 40 mil niños, entre ellos 16 mil que no pasaban de los 11 años de edad.

Lorente precisó que los menores que son asegurados acompañados de sus padres, son separados, por lo que les afecta más psicológicamente, porque separar a un hijo de sus padres, verlo solo una hora al día, evidentemente tiene una afectación para el menor.

Manifestó que la estrategia de control del gobierno federal mexicano ha afectado a los menores de edad, entre ellos el caso de un menor mexicano de 11 meses de edad, que estuvo detenido en la Estación Migratoria Siglo XXI con sus padres. Aseveró que la postura como activistas es que no se detenga a ningún niño, sea centroamericano, africano o de otra nacionalidad.

Lee también | 

Destacó que todos los días hay menores de edad en la Estación Migratorio Siglo XXI, ya sea acompañados o no acompañados, por lo que consideró que las autoridades mexicanas deberán reflexionar y abordar el tema de la migración desde una perspectiva de criminalización, pues perdemos todos. Por último, precisó que los migrantes no solamente no generan la delincuencia, sino que son aportes muy importantes para la comunidad. Al mismo tiempo, dijo que Tapachula es un ejemplo, es una ciudad hecha con manos de migrantes históricamente, así que no se puede permitir ahora criminalizar a las personas que tanto han aportado al Soconusco.

/amg