/ jueves 15 de febrero de 2024

Lecciones de Carlos Slim sobre las pensiones de Telmex

En esta semana, la nota se la llevó el hombre más rico del país y de Latinoamérica, Carlos Slim Helú, no sólo por sus controvertidas declaraciones sobre que Teléfonos de México (Telmex) lleva más de 10 años en números rojos, sino también el lastre que ha significado el pago de pensiones para la empresa, que según Slim no es un monopolio.

Durante tres horas y media, el empresario mexicano platicó sobre las primeras inversiones que hizo desde 1955 cuando tenía sólo 15 años hasta las últimas negociaciones con el gobierno de Andrés Manuel López Obrador sobre el Tren Maya, con quien asegura tiene sus diferencias.

A lo largo de sus 84 años de edad, el ingeniero mexicano contó que su imperio ha pasado por diferentes vaivenes de la economía mexicana como la devaluación del peso, el boom petrolero, la crisis de la deuda externa, así como la estatización y privatización de la banca.

Hizo énfasis en la década de los 90, cuando Telmex era 51% del Estado y 49% era de privados. En ese entonces, la firma valía 8,615.7 millones de dólares; Slim y familiares adquirieron cerca de 3.8%; después compraron a otros accionistas su parte para tener 10.4% y hasta llegar a ser preponderante con 35% en México, y significativo en otros países de Latinoamérica.

Pese a la preponderancia que tiene en el mercado, el empresario declaró que Telmex “ya no es un negocio” y que lleva más de 10 años en números rojos, debido a la pesada herencia en materia de pensiones.

Comentó que le dejaron “una bomba de tiempo”, ya que esta empresa no contaba con reservas para el pago de pensiones y él tuvo que crear un fondo de pensiones, pues los trabajadores se estaban jubilando entre los 43 y 56 años de edad.

Platicó que para bajar el pasivo laboral de 270 mil millones de pesos, hicieron un fondo de pensiones por alrededor de 160 mil millones de pesos y cada año le quitan entre 20 y 25 mil millones de pesos para darle un respiro financiero a Telmex.

Según Slim, Telmex tiene 41 mil jubilados y alrededor de 20 mil trabajadores activos, con los cuales, en su mayoría, ha llegado a un acuerdo para que no se jubilen tan pronto. “Muchos aceptan mantenerse voluntariamente trabajando más años y en lugar de 5 días trabajan 4”.

Contó que son alrededor de 4 mil personas las que están trabajando voluntariamente y no se pensionarán a los 53 años, si no que trabajarán más años bajo condiciones diferentes y con la garantía de una pensión digna.

Este escenario que vive Telmex, pese a ser un ente preponderante, es el mismo que tienen varias empresas estatales como Pemex, CFE, ISSSTE y el IMSS, las cuales tienen altos pasivos laborales y generan pocos ingresos.

Telmex logró acuerdos con los trabajadores, cuenta con el respaldo del fondo de pensiones y posiblemente de los ingresos de otras empresas como Telcel.

¿Las paraestatales con qué cuentan? AMLO propuso una reforma, pero esta sólo va dirigida a aumentar el gasto en las pensiones y no en generar ingresos en el corto y mediano plazo. Quizá sea oportuno empezar a escuchar más al ingeniero Slim, al menos en pensiones.


Correo: elizabeth.albarran@elsoldemexico.com.mx

X: @ElizaAlbarran

TikTok: @elizalbarran11

En esta semana, la nota se la llevó el hombre más rico del país y de Latinoamérica, Carlos Slim Helú, no sólo por sus controvertidas declaraciones sobre que Teléfonos de México (Telmex) lleva más de 10 años en números rojos, sino también el lastre que ha significado el pago de pensiones para la empresa, que según Slim no es un monopolio.

Durante tres horas y media, el empresario mexicano platicó sobre las primeras inversiones que hizo desde 1955 cuando tenía sólo 15 años hasta las últimas negociaciones con el gobierno de Andrés Manuel López Obrador sobre el Tren Maya, con quien asegura tiene sus diferencias.

A lo largo de sus 84 años de edad, el ingeniero mexicano contó que su imperio ha pasado por diferentes vaivenes de la economía mexicana como la devaluación del peso, el boom petrolero, la crisis de la deuda externa, así como la estatización y privatización de la banca.

Hizo énfasis en la década de los 90, cuando Telmex era 51% del Estado y 49% era de privados. En ese entonces, la firma valía 8,615.7 millones de dólares; Slim y familiares adquirieron cerca de 3.8%; después compraron a otros accionistas su parte para tener 10.4% y hasta llegar a ser preponderante con 35% en México, y significativo en otros países de Latinoamérica.

Pese a la preponderancia que tiene en el mercado, el empresario declaró que Telmex “ya no es un negocio” y que lleva más de 10 años en números rojos, debido a la pesada herencia en materia de pensiones.

Comentó que le dejaron “una bomba de tiempo”, ya que esta empresa no contaba con reservas para el pago de pensiones y él tuvo que crear un fondo de pensiones, pues los trabajadores se estaban jubilando entre los 43 y 56 años de edad.

Platicó que para bajar el pasivo laboral de 270 mil millones de pesos, hicieron un fondo de pensiones por alrededor de 160 mil millones de pesos y cada año le quitan entre 20 y 25 mil millones de pesos para darle un respiro financiero a Telmex.

Según Slim, Telmex tiene 41 mil jubilados y alrededor de 20 mil trabajadores activos, con los cuales, en su mayoría, ha llegado a un acuerdo para que no se jubilen tan pronto. “Muchos aceptan mantenerse voluntariamente trabajando más años y en lugar de 5 días trabajan 4”.

Contó que son alrededor de 4 mil personas las que están trabajando voluntariamente y no se pensionarán a los 53 años, si no que trabajarán más años bajo condiciones diferentes y con la garantía de una pensión digna.

Este escenario que vive Telmex, pese a ser un ente preponderante, es el mismo que tienen varias empresas estatales como Pemex, CFE, ISSSTE y el IMSS, las cuales tienen altos pasivos laborales y generan pocos ingresos.

Telmex logró acuerdos con los trabajadores, cuenta con el respaldo del fondo de pensiones y posiblemente de los ingresos de otras empresas como Telcel.

¿Las paraestatales con qué cuentan? AMLO propuso una reforma, pero esta sólo va dirigida a aumentar el gasto en las pensiones y no en generar ingresos en el corto y mediano plazo. Quizá sea oportuno empezar a escuchar más al ingeniero Slim, al menos en pensiones.


Correo: elizabeth.albarran@elsoldemexico.com.mx

X: @ElizaAlbarran

TikTok: @elizalbarran11