/ sábado 10 de noviembre de 2018

Teatrikando

BENJAMÍN BERNAL

Amor es más laberinto

Ver teatro en verso es algo difícil, salvo que se encuentre uno con la creatividad de Gilberto Guerrero y su equipo. Es poesía novohispana, del siglo de Oro Español, de Sor Juana con algunos sonetos de Fray Iván de Guevara. Hicieron alguna adaptación Natalia Menéndez Araujo, Oscar Urrutia y Raquel Araujo.

Forma parte de la Muestra Nacional de Teatro, que tiene muchas ventajas, una de ellas es ver teatro de primera calidad, a precios francamente reducidos. En la adaptación se respeta la métrica de la versificación, pero es diferente renglonear, a decir el verso hasta completar la idea, suena distinto y se evita el adormecimiento que provoca en el espectador la poesía. El elenco es de primerísimo nivel, vea usted: Zaide Silvia Gutiérrez (Teseo, seductora, férrea, enérgica), Katenka Ángeles (Ariadna), Victoria Benet, Claudia Guerrero, Patricia Pérez, Indra García, Gibrán Solar, Alfonso García, Nara Pech, Ana Lucía Ramírez, Jorge Castro (Baco), Zaab Dí Hernández, Luis Domingo, Yaremi Miranda, Alex Benavides e Itzel Riqué.

En cuanto a la forma, es frecuente, que toman un clásico y hacen lo que les viene en gana, modernizándolo, haciendo referencias visuales o literarias de nuestra época, pero no a todos les sale el juego, es cuando se ve el mando totalmente adecuado de Gilberto Guerrero. Así vemos a la Isla de Creta con objetos totalmente actuales, una vomitona que desde el primer momento aparece, todo esto en un contexto clásico-hispano-ciudad de México. Véalo en el Julio Castillo, que ha sido adaptado para recibir sólo 90 espectadores por función.

RED, BLACK AND SILVER

De la pluma de Alejandro Román, recientemente vimos Red, black and silver, un monólogo, que a través de un piano modestamente interpretado por el director Arnaud Charpentier, se logra un juego más teatral, incluso una dama aparece y habla en algunas escenas. Hace tiempo vimos a Victor Trujillo y Alfonso Dosal interpretar un Jack Pollock muy diferente y el filme de Ed Harris, absolutamente distinto. Esta suerte ha tenido el actor Allain Kerriou, la de haber logrado interpretar al famoso pintor norteamericano con un énfasis muy propio, desde fingir el dripping (goteo) hasta hacer una instalación escénica con juguetes donde hace la reproducción de momentos de su vida.

Hay un sincronización exacta con el multimedia para que veamos imágenes de las acciones en el suelo, lo mismo que en un espejo que pende sobre el piano; para que nos dé un estudio más sobre la personalidad del singular personaje, en cuya vida el whisky fue casi como un dios. Se presenta en la Gruta del Helénico.



BENJAMÍN BERNAL

Amor es más laberinto

Ver teatro en verso es algo difícil, salvo que se encuentre uno con la creatividad de Gilberto Guerrero y su equipo. Es poesía novohispana, del siglo de Oro Español, de Sor Juana con algunos sonetos de Fray Iván de Guevara. Hicieron alguna adaptación Natalia Menéndez Araujo, Oscar Urrutia y Raquel Araujo.

Forma parte de la Muestra Nacional de Teatro, que tiene muchas ventajas, una de ellas es ver teatro de primera calidad, a precios francamente reducidos. En la adaptación se respeta la métrica de la versificación, pero es diferente renglonear, a decir el verso hasta completar la idea, suena distinto y se evita el adormecimiento que provoca en el espectador la poesía. El elenco es de primerísimo nivel, vea usted: Zaide Silvia Gutiérrez (Teseo, seductora, férrea, enérgica), Katenka Ángeles (Ariadna), Victoria Benet, Claudia Guerrero, Patricia Pérez, Indra García, Gibrán Solar, Alfonso García, Nara Pech, Ana Lucía Ramírez, Jorge Castro (Baco), Zaab Dí Hernández, Luis Domingo, Yaremi Miranda, Alex Benavides e Itzel Riqué.

En cuanto a la forma, es frecuente, que toman un clásico y hacen lo que les viene en gana, modernizándolo, haciendo referencias visuales o literarias de nuestra época, pero no a todos les sale el juego, es cuando se ve el mando totalmente adecuado de Gilberto Guerrero. Así vemos a la Isla de Creta con objetos totalmente actuales, una vomitona que desde el primer momento aparece, todo esto en un contexto clásico-hispano-ciudad de México. Véalo en el Julio Castillo, que ha sido adaptado para recibir sólo 90 espectadores por función.

RED, BLACK AND SILVER

De la pluma de Alejandro Román, recientemente vimos Red, black and silver, un monólogo, que a través de un piano modestamente interpretado por el director Arnaud Charpentier, se logra un juego más teatral, incluso una dama aparece y habla en algunas escenas. Hace tiempo vimos a Victor Trujillo y Alfonso Dosal interpretar un Jack Pollock muy diferente y el filme de Ed Harris, absolutamente distinto. Esta suerte ha tenido el actor Allain Kerriou, la de haber logrado interpretar al famoso pintor norteamericano con un énfasis muy propio, desde fingir el dripping (goteo) hasta hacer una instalación escénica con juguetes donde hace la reproducción de momentos de su vida.

Hay un sincronización exacta con el multimedia para que veamos imágenes de las acciones en el suelo, lo mismo que en un espejo que pende sobre el piano; para que nos dé un estudio más sobre la personalidad del singular personaje, en cuya vida el whisky fue casi como un dios. Se presenta en la Gruta del Helénico.