/ martes 23 de mayo de 2017

Sorpresas en el Hipódromo de las Américas

La primera prueba-competencia efectuada en la novena del sábado, fue el LXXI Stakes Jockey Club Mexicano, a distancia de una milla (mil 609.35 metros), reservada para ejemplares criados en México, donde Inspirato, de Pegasus Stable, fue el triunfador de la primera joya de la Triple Corona Mexicana.

Los reunidos en esta ocasión aprovecharon el caluroso clima de la Ciudad de México y fueron testigos de esta tremenda contienda, en la que ovacionaron a todos los competidores y algunos aficionados hasta apostaron por su favorito.

Las mesas y gradas estuvieron repletas, sodas y cervezas así como fast food, fue lo que los asistentes pudieron degustar durante la jornada ecuestre, además las selfies, e interacción en las redes no pudieron faltar.

FRANCISCO, MANON, Ricardo, Diego, Carlos, Germán, Stephania, Sara y Silvia. Foto: Adrián Vázquez

En cierto modo, el recinto se vuelve una pasarela de moda, ya que los asistentes buscan un look, in y ad hoc para la ocasión, que se complementa con los accesorios clásicos de un día soleado, gafas y sombreros o gorras.

El segundo puesto fue para Jiribilla, de Cuadra San Jorge, seguida por Jala Jala y Janita, de Cuadra G.L. Participaron además Lady Violet, de Cuadra Plamat, Jatsa Pretty y Doha, de Cuadra San Isidro, y Black Pearl de Cuadra Mapa.

Cabe destacar que, únicamente siete ejemplares en la historia del Hipódromo de las Américas han sido merecedores de conseguir la Triple Corona Mexicana, el máximo galardón de la división de los tres años, y donde los caballos participantes solo pueden competir por una ocasión.

La primera prueba-competencia efectuada en la novena del sábado, fue el LXXI Stakes Jockey Club Mexicano, a distancia de una milla (mil 609.35 metros), reservada para ejemplares criados en México, donde Inspirato, de Pegasus Stable, fue el triunfador de la primera joya de la Triple Corona Mexicana.

Los reunidos en esta ocasión aprovecharon el caluroso clima de la Ciudad de México y fueron testigos de esta tremenda contienda, en la que ovacionaron a todos los competidores y algunos aficionados hasta apostaron por su favorito.

Las mesas y gradas estuvieron repletas, sodas y cervezas así como fast food, fue lo que los asistentes pudieron degustar durante la jornada ecuestre, además las selfies, e interacción en las redes no pudieron faltar.

FRANCISCO, MANON, Ricardo, Diego, Carlos, Germán, Stephania, Sara y Silvia. Foto: Adrián Vázquez

En cierto modo, el recinto se vuelve una pasarela de moda, ya que los asistentes buscan un look, in y ad hoc para la ocasión, que se complementa con los accesorios clásicos de un día soleado, gafas y sombreros o gorras.

El segundo puesto fue para Jiribilla, de Cuadra San Jorge, seguida por Jala Jala y Janita, de Cuadra G.L. Participaron además Lady Violet, de Cuadra Plamat, Jatsa Pretty y Doha, de Cuadra San Isidro, y Black Pearl de Cuadra Mapa.

Cabe destacar que, únicamente siete ejemplares en la historia del Hipódromo de las Américas han sido merecedores de conseguir la Triple Corona Mexicana, el máximo galardón de la división de los tres años, y donde los caballos participantes solo pueden competir por una ocasión.