/ jueves 12 de octubre de 2017

Gala estudiantil y diplomática con fines altruistas

En el restaurante El Lago de Chapultepec se vivió esta celebración

Con la finalidad de crear canales de comunicación con el servicio diplomático acreditado en nuestro país y la carrera de Relaciones Internacionales de la Universidad Iberoamericana, se realizó una elegante gala que también tuvo como objetivo recaudar fondos.

En el restaurante El Lago de Chapultepec se vivió esta celebración donde embajadores de distintos países acudieron a la convocatoria de Ductuhaz, como se llama la sociedad de alumnos de dicho centro de estudios, donde se fortalecieron vínculos entre los estudiantes internacionalistas y los diplomáticos en una noche productiva.

El refinamiento que distingue los encuentros políticos y sociales se hizo presente en el acontecimiento. Los jóvenes iban vestidos para la ocasión, las mujeres de vestido largo y los varones de smoking, como anfitriones de la velada donde recibieron a los embajadores y a sus acompañantes.

En dicho acontecimiento hubo panales de discusión, exposiciones sobre el tema con varios miembros destacados tanto de las embajadas como del ámbito académico para acercar el ámbito internacional, como praxis de la carrera universitaria, además de una exquisita cena.

Los integrantes de Ductuhaz, (que significa liderazgo en acción en latín), asociación integrada por 45 personas, mencionaron que es la primera vez que se hace una gala de Relaciones Internacionales de la Universidad Iberoamericana y se sintieron complacidos por la respuesta que obtuvieron.

Comentaron que de las 35 embajadas con las que se pusieron de acuerdo con su coordinadores, entre las que se encontraban las de la India, Pakistan, Ucrania, Rusia y Perú, por citar algunas, solo declinaron dos y el encuentro resultó un éxito por su poder de convocatoria.

Los donativos que se obtuvieron con el boletaje de la recepción, se destinarán a la construcción de casas integrales especialmente para los damnificados de Juchitán, Oaxaca, que fue de las zonas más afectadas por el sismo del 7 de septiembre.

Lo anterior, para fomentar la vocación de servicio de esta carrera  que cada año tiene gran demanda, con una inscripción en el reciente semestre de 70 estudiantes que se integran a los  438 alumnos que la conforman.

Con la finalidad de crear canales de comunicación con el servicio diplomático acreditado en nuestro país y la carrera de Relaciones Internacionales de la Universidad Iberoamericana, se realizó una elegante gala que también tuvo como objetivo recaudar fondos.

En el restaurante El Lago de Chapultepec se vivió esta celebración donde embajadores de distintos países acudieron a la convocatoria de Ductuhaz, como se llama la sociedad de alumnos de dicho centro de estudios, donde se fortalecieron vínculos entre los estudiantes internacionalistas y los diplomáticos en una noche productiva.

El refinamiento que distingue los encuentros políticos y sociales se hizo presente en el acontecimiento. Los jóvenes iban vestidos para la ocasión, las mujeres de vestido largo y los varones de smoking, como anfitriones de la velada donde recibieron a los embajadores y a sus acompañantes.

En dicho acontecimiento hubo panales de discusión, exposiciones sobre el tema con varios miembros destacados tanto de las embajadas como del ámbito académico para acercar el ámbito internacional, como praxis de la carrera universitaria, además de una exquisita cena.

Los integrantes de Ductuhaz, (que significa liderazgo en acción en latín), asociación integrada por 45 personas, mencionaron que es la primera vez que se hace una gala de Relaciones Internacionales de la Universidad Iberoamericana y se sintieron complacidos por la respuesta que obtuvieron.

Comentaron que de las 35 embajadas con las que se pusieron de acuerdo con su coordinadores, entre las que se encontraban las de la India, Pakistan, Ucrania, Rusia y Perú, por citar algunas, solo declinaron dos y el encuentro resultó un éxito por su poder de convocatoria.

Los donativos que se obtuvieron con el boletaje de la recepción, se destinarán a la construcción de casas integrales especialmente para los damnificados de Juchitán, Oaxaca, que fue de las zonas más afectadas por el sismo del 7 de septiembre.

Lo anterior, para fomentar la vocación de servicio de esta carrera  que cada año tiene gran demanda, con una inscripción en el reciente semestre de 70 estudiantes que se integran a los  438 alumnos que la conforman.