/ lunes 12 de septiembre de 2016

Colores poblanos

  • Glen Rodrigo Magaña

Dibujados en la Sierra Norte de Puebla, dos montañosas poblaciones son la inspiración entintada de este artículo homoespaciero. Recorreremos “Sobre las nueve aguas”, un encanto natural entre serranías, artesanías navideñas, el único quiosco construido completamente de madera en nuestro país, una escultura sacra monumental y otros embelesos. Mientras que una pequeña localidad poblana conocida como el “Jardín de la Sierra Norte”, presume su enigmático Cerro Cabezón, sitio de leyendas, ecoturismo y construcciones novohispanas.

El territorio mexicano cuenta con esa identidad indígena, que por suerte, aún sobrevive… multiculturalidad, diversas tradiciones, las delicias de nuestro Patrimonio Inmaterial, varios paisajes de esos que se quedan en el corazón y mucha “gente bonita”, como dicen allá en provincia.

Motivos para sentir esta tierra sobran, ahí radica nuestra verdadera riqueza, esa que tanto han querido saquear los que explotan desde el poder al pueblo. La historia es la misma, desesperanza a los marginados, opulencia para los prominentes bandidos y así, de a poco este país sufre su “mal en peor”, eso sí… con el debido engaño mediático que tanto manipula a las masas.

Pinceladas de una reflexión, pero mejor adentrémonos a terrenos más naturales, dos coloridas localidades poblanas, sortilegios con verdes horizontes y edificaciones coloniales. Hablamos de los pueblos mágicos de Chignahuapan y Tlatlauquitepec.

CHIGNAHUAPAN… NATURALEZA ARTESANAL

Postal montañosa enclavada entre la poblana Sierra Norte y la Sierra Madre Oriental, “Sobre las nueve aguas” o Chignahuapan en náhuatl, fue habitada en la época prehispánica por una tribu totonaca, en el año 1527 formó parte de Santiago Chiquinahuitle, zona dominada por el jefe chichimeca Chichimecuatehuipil, bajo con el permiso de Hernán Cortés, pero fue hasta el año de 1874 que se le otorgó el nombre como se le conoce actualmente.

Algunos de los atractivos de este poblado son sus edificaciones sacras como la Parroquia de Santiago Apóstol, que data del siglo XVI, con su particular fachada construida por artistas indígenas; el Templo de la Inmaculada Concepción, que cuenta con una de las esculturas labradas en madera más grandes de la Virgen María en toda Latinoamérica; la Iglesia del honguito, famosa por su petrificado hongo, que tiene la peculiaridad de contener imágenes religiosas o la Capilla de la Villita, donde en el tronco de un pino muestra la imagen de la Virgen Morena.

En la plaza de armas, su quiosco de madera lo hace único en el país; sus más de 200 talleres dedicados a realizar esferas navideñas, han ganado reputación hasta en el Vaticano, y sus artesanías de madera, en varios países europeos.

Respecto a sus encantos naturales, la opción es revitalizarse en las sulfurosas aguas y recibir las bondades de sus baños termales. Otra opción es visitar la laguna Almoloya, sitio ideal para pescar alguna trucha o bien, disfrutar del relajante espectáculo en el Salto de Quetzalapa, impresionante cascada de casi 200 metros de altura.

En el menú de Chignahuapan sobresalen platillos como el mole poblano, chicharrón prensado, pollo en hongo, tlacoyos, carnitas y la especialidad de la casa, la barbacoa de hoyo.

TLATLAUQUITEPEC… ENTRE LEYENDAS POBLANAS

Habitado por pequeños grupos olmecas, el llamado “Jardín de la Sierra Norte” cuenta entre sus hijos con el padre y hermana del famoso compositor veracruzano Agustín Lara, el geógrafo que elaboró el primer plano del Estado de Puebla Pedro Fernández Valdo o el reconocido escritor Humberto Barros.

Pueblo con una vasta historia, es uno de los destinos preferidos para los amantes de las leyendas. Una de las más famosas, es sobre una joven pareja que se adentraron a las cuevas del Cerro Cabezón, dicen que ella nunca encontró la salida y murió en la obscuridad y él, logró salir pero convertido en un anciano.

El famoso cerro, es uno de los vigilantes del poblado, algunos dicen que está encantado; entre sus cualidades, cuenta con piedras rijosas, que al chocar con los rayos del sol, es imposible no dejar de admirarlo; algunas de sus actividades son su gran tirolesa, realizar algo de rappel o disfrutar de la vista desde su mirador.

Otros de los sitios visitados en esta localidad son la Presa Soledad, la cascada de Puxtla con sus 100 metros de altura, el primer convento de paso en toda América o adquirir un vino frutal en su tianguis artesanal.

Al anochecer, el crujir de la leña quemándose en la chimenea de una tranquila cabaña, bien podrá equilibrarse con algo de sugestión femenina y así… bien amanecer.

Estimados homoespacieros, les comparto los tradicionales enlaces web, para que continúen este colorido recorrido poblano:

- Chignahuapan. https://youtu.be/nnFEggUWU_I

- Tlatlauquitepec. https://youtu.be/3CUWqFbGxmg

Amigos, los invitamos a que visiten www.homoespacios.com así como ver el programa Espacios Vintage de Televisión Educativa por las redes sociales tveducativamx en YouTube, Facebook y Twitter, todos los domingos a las 20:00 horas; las cápsulas “Homo Espacios” por el canal de YouTube del Noticiero México al Día PM y a escuchar las cápsulas homoespacieras dentro del programa “El Poder de la Palabra” en Radiocapital 830 AM, todos los miércoles y viernes de 16:00 a 17:00 horas. Pueden contactarme a través de:

E-mail: glen@homoespacios.com / homoespacios@gmail.com

Twitter: @HomoEspacios / @glenrod85

Facebook: homoespacios

YouTube: https://www.youtube.com/channel/UCEqcZzyiOGLoUyw5Jd__H-A

  • Glen Rodrigo Magaña

Dibujados en la Sierra Norte de Puebla, dos montañosas poblaciones son la inspiración entintada de este artículo homoespaciero. Recorreremos “Sobre las nueve aguas”, un encanto natural entre serranías, artesanías navideñas, el único quiosco construido completamente de madera en nuestro país, una escultura sacra monumental y otros embelesos. Mientras que una pequeña localidad poblana conocida como el “Jardín de la Sierra Norte”, presume su enigmático Cerro Cabezón, sitio de leyendas, ecoturismo y construcciones novohispanas.

El territorio mexicano cuenta con esa identidad indígena, que por suerte, aún sobrevive… multiculturalidad, diversas tradiciones, las delicias de nuestro Patrimonio Inmaterial, varios paisajes de esos que se quedan en el corazón y mucha “gente bonita”, como dicen allá en provincia.

Motivos para sentir esta tierra sobran, ahí radica nuestra verdadera riqueza, esa que tanto han querido saquear los que explotan desde el poder al pueblo. La historia es la misma, desesperanza a los marginados, opulencia para los prominentes bandidos y así, de a poco este país sufre su “mal en peor”, eso sí… con el debido engaño mediático que tanto manipula a las masas.

Pinceladas de una reflexión, pero mejor adentrémonos a terrenos más naturales, dos coloridas localidades poblanas, sortilegios con verdes horizontes y edificaciones coloniales. Hablamos de los pueblos mágicos de Chignahuapan y Tlatlauquitepec.

CHIGNAHUAPAN… NATURALEZA ARTESANAL

Postal montañosa enclavada entre la poblana Sierra Norte y la Sierra Madre Oriental, “Sobre las nueve aguas” o Chignahuapan en náhuatl, fue habitada en la época prehispánica por una tribu totonaca, en el año 1527 formó parte de Santiago Chiquinahuitle, zona dominada por el jefe chichimeca Chichimecuatehuipil, bajo con el permiso de Hernán Cortés, pero fue hasta el año de 1874 que se le otorgó el nombre como se le conoce actualmente.

Algunos de los atractivos de este poblado son sus edificaciones sacras como la Parroquia de Santiago Apóstol, que data del siglo XVI, con su particular fachada construida por artistas indígenas; el Templo de la Inmaculada Concepción, que cuenta con una de las esculturas labradas en madera más grandes de la Virgen María en toda Latinoamérica; la Iglesia del honguito, famosa por su petrificado hongo, que tiene la peculiaridad de contener imágenes religiosas o la Capilla de la Villita, donde en el tronco de un pino muestra la imagen de la Virgen Morena.

En la plaza de armas, su quiosco de madera lo hace único en el país; sus más de 200 talleres dedicados a realizar esferas navideñas, han ganado reputación hasta en el Vaticano, y sus artesanías de madera, en varios países europeos.

Respecto a sus encantos naturales, la opción es revitalizarse en las sulfurosas aguas y recibir las bondades de sus baños termales. Otra opción es visitar la laguna Almoloya, sitio ideal para pescar alguna trucha o bien, disfrutar del relajante espectáculo en el Salto de Quetzalapa, impresionante cascada de casi 200 metros de altura.

En el menú de Chignahuapan sobresalen platillos como el mole poblano, chicharrón prensado, pollo en hongo, tlacoyos, carnitas y la especialidad de la casa, la barbacoa de hoyo.

TLATLAUQUITEPEC… ENTRE LEYENDAS POBLANAS

Habitado por pequeños grupos olmecas, el llamado “Jardín de la Sierra Norte” cuenta entre sus hijos con el padre y hermana del famoso compositor veracruzano Agustín Lara, el geógrafo que elaboró el primer plano del Estado de Puebla Pedro Fernández Valdo o el reconocido escritor Humberto Barros.

Pueblo con una vasta historia, es uno de los destinos preferidos para los amantes de las leyendas. Una de las más famosas, es sobre una joven pareja que se adentraron a las cuevas del Cerro Cabezón, dicen que ella nunca encontró la salida y murió en la obscuridad y él, logró salir pero convertido en un anciano.

El famoso cerro, es uno de los vigilantes del poblado, algunos dicen que está encantado; entre sus cualidades, cuenta con piedras rijosas, que al chocar con los rayos del sol, es imposible no dejar de admirarlo; algunas de sus actividades son su gran tirolesa, realizar algo de rappel o disfrutar de la vista desde su mirador.

Otros de los sitios visitados en esta localidad son la Presa Soledad, la cascada de Puxtla con sus 100 metros de altura, el primer convento de paso en toda América o adquirir un vino frutal en su tianguis artesanal.

Al anochecer, el crujir de la leña quemándose en la chimenea de una tranquila cabaña, bien podrá equilibrarse con algo de sugestión femenina y así… bien amanecer.

Estimados homoespacieros, les comparto los tradicionales enlaces web, para que continúen este colorido recorrido poblano:

- Chignahuapan. https://youtu.be/nnFEggUWU_I

- Tlatlauquitepec. https://youtu.be/3CUWqFbGxmg

Amigos, los invitamos a que visiten www.homoespacios.com así como ver el programa Espacios Vintage de Televisión Educativa por las redes sociales tveducativamx en YouTube, Facebook y Twitter, todos los domingos a las 20:00 horas; las cápsulas “Homo Espacios” por el canal de YouTube del Noticiero México al Día PM y a escuchar las cápsulas homoespacieras dentro del programa “El Poder de la Palabra” en Radiocapital 830 AM, todos los miércoles y viernes de 16:00 a 17:00 horas. Pueden contactarme a través de:

E-mail: glen@homoespacios.com / homoespacios@gmail.com

Twitter: @HomoEspacios / @glenrod85

Facebook: homoespacios

YouTube: https://www.youtube.com/channel/UCEqcZzyiOGLoUyw5Jd__H-A