/ sábado 27 de mayo de 2017

Se cumplen 150 años del nacimiento del prolífico escritor Arnold Bennett

Considerado uno de los últimos exponentes de la narrativa victoriana clásica, el escritor británico Enoch Arnold Bennett será recordado hoy 27 de mayo al cumplirse 150 años de su nacimiento, por su prolífica obra literaria, en la que destacan títulos como Ana de las cinco villas y La viuda del balcón.

De acuerdo con sus datos biográficos, Bennett nació el 27 de mayo de 1867, en Hanley, actual Stoke-on-Trent, en el seno de un hogar humilde. Hijo mayor de un metodista practicante.

Estudió en la Universidad de Londres y se desempeñó como administrativo en la misma localidad; más tarde se inició en el periodismo, cuando en 1893 fue nombrado segundo editor de la revista Woman y en 1896 editor jefe, además de colaborar en Academy. En 1900 abandonó también la actividad periodística y se dedicó por entero a la literatura. Ocho años después se fue a vivir a Francia, donde se casó con una francesa e inició su obra de narrador, señala el sitio especializado Biografíasyvidas.com.

Ana de las cinco villas (1902) es una de sus primeras y más emblemáticas piezas, pues en ella abordó por primera vez el ambiente de pobreza que fue uno de los temas centrales a lo largo de su trayectoria.

Fue en 1910 cuando escribió su obra maestra Cuento de viejas, seguida por la trilogía Clayhanger (1910), Hilda Lessways (1911) y These Twain (1916), así como Riceyman Steps (1923).

La copiosa producción de Bennett abarca géneros que, como el sensacional y el humorístico, están destinados a lograr más fácilmente el favor del público, aun cuando no siempre se trata de libros carentes de mérito artístico.

Destacan títulos como The Grand Babylon Hotel (1902), Sacred and Profane Love (1905), Buried Alive (1908), The Card (1911), The Regent (1913), The Lion’s Share (1916) y The Pretty Lady (1918).

Bennett adaptó algunas de sus producciones al teatro y escribió también numerosas comedias, entre ellas Lo que el público desea (What the Public Wants, 1909), Luna de piel (The Honeymoon, 1911), Piedras millares (Milestones, 1912) y El título (The Title, 1918). Asimismo, compuso narraciones, estudios costumbristas y obras autobiográficas y críticas, generalmente de carácter periodístico.

En la última etapa de su vida se sintió hostigado por la aparición de los innovadores modernistas como James Joyce, Virginia Wolf y T.S. Eliot, a los que consideraba oscurantistas destructores de los géneros clásicos.

Según una enciclopedia colaborativa, la popularidad de Bennett se vio opacada por su enfrentamiento con los nuevos escritores del círculo de Bloombury, en especial con Virginia Wolf, que dañó su imagen gravemente.

Considerado uno de los últimos exponentes de la narrativa victoriana clásica, el escritor británico Enoch Arnold Bennett será recordado hoy 27 de mayo al cumplirse 150 años de su nacimiento, por su prolífica obra literaria, en la que destacan títulos como Ana de las cinco villas y La viuda del balcón.

De acuerdo con sus datos biográficos, Bennett nació el 27 de mayo de 1867, en Hanley, actual Stoke-on-Trent, en el seno de un hogar humilde. Hijo mayor de un metodista practicante.

Estudió en la Universidad de Londres y se desempeñó como administrativo en la misma localidad; más tarde se inició en el periodismo, cuando en 1893 fue nombrado segundo editor de la revista Woman y en 1896 editor jefe, además de colaborar en Academy. En 1900 abandonó también la actividad periodística y se dedicó por entero a la literatura. Ocho años después se fue a vivir a Francia, donde se casó con una francesa e inició su obra de narrador, señala el sitio especializado Biografíasyvidas.com.

Ana de las cinco villas (1902) es una de sus primeras y más emblemáticas piezas, pues en ella abordó por primera vez el ambiente de pobreza que fue uno de los temas centrales a lo largo de su trayectoria.

Fue en 1910 cuando escribió su obra maestra Cuento de viejas, seguida por la trilogía Clayhanger (1910), Hilda Lessways (1911) y These Twain (1916), así como Riceyman Steps (1923).

La copiosa producción de Bennett abarca géneros que, como el sensacional y el humorístico, están destinados a lograr más fácilmente el favor del público, aun cuando no siempre se trata de libros carentes de mérito artístico.

Destacan títulos como The Grand Babylon Hotel (1902), Sacred and Profane Love (1905), Buried Alive (1908), The Card (1911), The Regent (1913), The Lion’s Share (1916) y The Pretty Lady (1918).

Bennett adaptó algunas de sus producciones al teatro y escribió también numerosas comedias, entre ellas Lo que el público desea (What the Public Wants, 1909), Luna de piel (The Honeymoon, 1911), Piedras millares (Milestones, 1912) y El título (The Title, 1918). Asimismo, compuso narraciones, estudios costumbristas y obras autobiográficas y críticas, generalmente de carácter periodístico.

En la última etapa de su vida se sintió hostigado por la aparición de los innovadores modernistas como James Joyce, Virginia Wolf y T.S. Eliot, a los que consideraba oscurantistas destructores de los géneros clásicos.

Según una enciclopedia colaborativa, la popularidad de Bennett se vio opacada por su enfrentamiento con los nuevos escritores del círculo de Bloombury, en especial con Virginia Wolf, que dañó su imagen gravemente.