/ domingo 2 de abril de 2017

Lo mejor del teatro en el Lunario

Hace algunos ayeres, comenzó a transmitirse en el Auditorio Nacional la temporada de ópera desde Nueva York, con tanto éxito que ahí siguen las emisiones año tras año. Luego, el hermano menor del llamado Coloso de Reforma, el Lunario, hizo lo propio pero con la emisión de obras de teatro. Y el resultado fue otra vez muy halagüeño. Agotados, aplausos, y una tradición que ya busca el público capitalino.

¿Cuál es el secreto de este éxito?

Son muchos los factores que han contribuido a que cada una de las funciones que ahí se proyectan, sean un imán para los teatrófilos, quienes de buena gana han aceptado esta experiencia tan singular de disfrutar de las obras.

El primero es sin duda la facilidad de acceso. Difícilmente un espectador promedio podría acudir a alguna de estas obras, primero por la distancia (todas se presentan en Londres); luego la dificultad para conseguir los boletos de entrada, pues habitualmente se trata de montajes que agotan sus localidades apenas se anuncia que van a estrenarse. Por lo que si bien no es lo mismo, la opción de verla proyectada en El Lunario resulta muy adecuada.

Otro factor de este éxito es la calidad de las propuestas. Excelentes; a lo que hay que sumar una también correcta proyección, con un audio y una imagen intachables.

Y finalmente la experiencia de ver un montaje maravilloso mientras se disfruta de una cena o una copa, pues el lunario ofrece estos servicios al público instalado en sus mesas.

Este preámbulo es para invitar a quienes no lo han hecho, a que vayan a disfrutar de esta singular experiencia teatral, que hoy domingo 2 y mañana 3 de abril permitirá disfrutar de una de las grandes historias de finales del siglo pasado: Amadeus.

Escrita por Peter Shaffer, Amadeus fue estrenado por el National Theatre en 1979 y su impacto fue tan grande que llegó a Broadway, donde permaneció durante tres años y conquistó varios premios Olivier y Tony. Su versión fílmica, que dirigida por Milos Forman llegó a los cines en 1984, ganó ocho premios Oscar, incluy000endo el de Mejor película.

La obra cuenta la extraña relación que se establece entre Wolfgang Amadeus Mozart, un maleducado y mimado joven y prodigioso compositor, que llega a Viena, capital mundial de la música, decidido a imprimir su sello.   Impresionado por su genio, el compositor de la corte Antonio Salieri transita de la admiración a los celos ante la perspectiva de perder su puesto, y comienza una guerra contra Mozart, contra la música y, en última instancia, contra Dios.

Producida una vez más por el National Theatre de Londres, esta reposición de Amadeus, bajo la dirección de Michael Longhurst, es un homenaje para su autor, Peter Shaffer, quien murió en junio de 2016 a los 90 años. Longhurst ha puesto la música de Mozart en primer plano, con un enfoque deliberadamente operístico que combina actores, cantantes y músicos de la Southbank Sinfonia, que actúan a la altura de las circunstancias.

El elenco lo encabezan Lucian Msamati (Luther y Game of Thrones) en el papel de Salieri y Adam Gillen como Mozart, acompañados por actores, cantantes y 20 músicos de la Southbank Sinfonía, que interpretan fragmentos de La flauta mágica, Las bodas de Fígaro y Don Giovanni.

Amadeus será proyectada en las pantallas digitales del Lunario (Reforma 50, Bosque de Chapultepec costado poniente del Auditorio Nacional) de manera diferida y con subtítulos en español hoy domingo 2 a las 18 horas y mañana, a las 20 horas.

Los boletos en preventa cuestan 150; y 180 pesos el día del evento.

Las próximas funciones del programa NT Live presenta, son Saint Joan (domingo 23 y lunes 24 de abril) y Hedda Gabler (domingo 7 y lunes 8 de mayo).

Hace algunos ayeres, comenzó a transmitirse en el Auditorio Nacional la temporada de ópera desde Nueva York, con tanto éxito que ahí siguen las emisiones año tras año. Luego, el hermano menor del llamado Coloso de Reforma, el Lunario, hizo lo propio pero con la emisión de obras de teatro. Y el resultado fue otra vez muy halagüeño. Agotados, aplausos, y una tradición que ya busca el público capitalino.

¿Cuál es el secreto de este éxito?

Son muchos los factores que han contribuido a que cada una de las funciones que ahí se proyectan, sean un imán para los teatrófilos, quienes de buena gana han aceptado esta experiencia tan singular de disfrutar de las obras.

El primero es sin duda la facilidad de acceso. Difícilmente un espectador promedio podría acudir a alguna de estas obras, primero por la distancia (todas se presentan en Londres); luego la dificultad para conseguir los boletos de entrada, pues habitualmente se trata de montajes que agotan sus localidades apenas se anuncia que van a estrenarse. Por lo que si bien no es lo mismo, la opción de verla proyectada en El Lunario resulta muy adecuada.

Otro factor de este éxito es la calidad de las propuestas. Excelentes; a lo que hay que sumar una también correcta proyección, con un audio y una imagen intachables.

Y finalmente la experiencia de ver un montaje maravilloso mientras se disfruta de una cena o una copa, pues el lunario ofrece estos servicios al público instalado en sus mesas.

Este preámbulo es para invitar a quienes no lo han hecho, a que vayan a disfrutar de esta singular experiencia teatral, que hoy domingo 2 y mañana 3 de abril permitirá disfrutar de una de las grandes historias de finales del siglo pasado: Amadeus.

Escrita por Peter Shaffer, Amadeus fue estrenado por el National Theatre en 1979 y su impacto fue tan grande que llegó a Broadway, donde permaneció durante tres años y conquistó varios premios Olivier y Tony. Su versión fílmica, que dirigida por Milos Forman llegó a los cines en 1984, ganó ocho premios Oscar, incluy000endo el de Mejor película.

La obra cuenta la extraña relación que se establece entre Wolfgang Amadeus Mozart, un maleducado y mimado joven y prodigioso compositor, que llega a Viena, capital mundial de la música, decidido a imprimir su sello.   Impresionado por su genio, el compositor de la corte Antonio Salieri transita de la admiración a los celos ante la perspectiva de perder su puesto, y comienza una guerra contra Mozart, contra la música y, en última instancia, contra Dios.

Producida una vez más por el National Theatre de Londres, esta reposición de Amadeus, bajo la dirección de Michael Longhurst, es un homenaje para su autor, Peter Shaffer, quien murió en junio de 2016 a los 90 años. Longhurst ha puesto la música de Mozart en primer plano, con un enfoque deliberadamente operístico que combina actores, cantantes y músicos de la Southbank Sinfonia, que actúan a la altura de las circunstancias.

El elenco lo encabezan Lucian Msamati (Luther y Game of Thrones) en el papel de Salieri y Adam Gillen como Mozart, acompañados por actores, cantantes y 20 músicos de la Southbank Sinfonía, que interpretan fragmentos de La flauta mágica, Las bodas de Fígaro y Don Giovanni.

Amadeus será proyectada en las pantallas digitales del Lunario (Reforma 50, Bosque de Chapultepec costado poniente del Auditorio Nacional) de manera diferida y con subtítulos en español hoy domingo 2 a las 18 horas y mañana, a las 20 horas.

Los boletos en preventa cuestan 150; y 180 pesos el día del evento.

Las próximas funciones del programa NT Live presenta, son Saint Joan (domingo 23 y lunes 24 de abril) y Hedda Gabler (domingo 7 y lunes 8 de mayo).