/ miércoles 7 de diciembre de 2016

Dortmund empata al final y deja al Real Madrid segundo de grupo

Madrid.- El poderío de Pierre Emerick Aubameyang anuló lareivindicación de los señalados Karim Benzema y James Rodríguez,guió al Borussia Dortmund a un empate (2-2) que permite a ZinedineZidane igualar el récord de 34 partidos invicto, pero que deja asu equipo en el segundo puesto del grupo.

Foto: AP

Un delantero que sueña con jugar en el Real Madrid se exhibióen el Santiago Bernabéu para igualar con un tanto y una asistenciados tantos de desventaja. La historia del conjunto madridista en laCopa de Europa le impide jugar con especulaciones y menos aún antesu afición. El duelo de altura que decidía el grupo era un buenescenario para mandar un mensaje y jugó sin calculadora.

Sorprendió Zidane con la inclusión de James en el once horasdespués de admitir que era un problema. El colombiano encajaba ala perfección en su idea de partido ante un Dortmund de granpersonalidad que saldría por el balón. Liberado con el pase aoctavos certificado y viendo el nivel de los rivales, quedesprimero o segundo, salió a disfrutar.

La defensa alemana de cinco en fase defensiva, con la inclusiónde Weigl como tercer central, marcaba una línea muy adelantada. Unregalo para un Cristiano con ansiedad por sus ganas de brillar.Quejoso desde el primer minuto. Los balones en largo a la espaldade la zaga rival fueron continuos con la modificación del sistemade Zidane. El equilibrio aumenta bajo un 4-4-2 con Lucas Vázquez yJames en bandas. Pero sobre todo por el regreso de Casemiro. No secansó de robar y de jugar con criterio mientras le duró elfísico.

Foto: AP

El duelo estaba planteado entre dos equipos que apostarían porun fútbol directo. Aún más vertical de lo habitual elmadridista, gustándose de primeras en acciones veloces en losúltimos metros. Enganchando a sus seguidores con fases de buenfútbol. Sostenido en defensa por un imperial Varane.

El examen sobre Benzema planeaba en el Bernabéu. Sudisplicencia del Clásico le hacía estar en el punto de mira ycomenzó perdonando. Cristiano asistió en velocidad y el rematedel francés, centrado, lo sacó Weidenfeller. Lucas eléctrico yJames voluntarioso intercambiaban bandas. El Real Madridfuncionaba.

Solo le faltaba el gol al equipo de Zidane y James tenía lamás clara. Lucas medido a Cristiano que pisó el balón antes deasistir al colombiano que chutó de derecha sin poder superar lasalida del portero. No pasaba un minuto cuando de nuevo lointentaba desde la frontal del área, ahora con su pierna buena, lazurda, tras la conexión de primeras de Marcelo y Benzema.

El Real Madrid jugaba con libertad porque los errores en latransición los corregía Varane. Y así llegó el tanto, con unpase magistral de Carvajal que podría ponerse en las escuelas paradefensas. Con todo a su favor Benzema empujaba a la red.

Foto: AP

Por si algo faltaba en la coctelera, Keylor Navas recuperaba sucara salvadora con dos paradas en un minuto. Una pérdida de Jamespermitió a Dembelé generar desequilibrio y asistir a Pulisic, queno encontraba la forma de superar al costarricense con su disparocruzado. Segundos después dejaba la parada de la noche en unaestirada gatuna a una falta que se coló entre la barrera y ademásbotó en el césped para complicarse aún más.

Zidane, que en la segunda mitad mostraría su versión másenfadada en la banda, comenzaba a torcer el gesto en un contragolpecuatro contra dos que desperdiciaba el conjunto alemán por un pasefinal con excesiva fuerza de Castro. Le esperaba una buena dosis desufrimiento en la reanudación.

El Real Madrid se desplomó. Perdió el balón y reculó metrosconfiado en sentenciar al contragolpe. Perdió el centro del campoy la solidez, a merced de un Dortmund que fue creciéndose segúnsintió tener más opciones. Dembelé perdonó tras ver comoninguno de los cuatro rivales que le perseguían le entraban. Sudisparo se marchó rozando el poste en la acción que confirmaba elcambio de tendencia.

Pasaban segundos cuando Pulisc apuraba la banda derecha y Castroperdonaba con todo a placer para marcar. La pegada del Real Madriddebía reaparecer y lo hizo aprovechando un desajuste defensivo deBartra. Cristiano asistió a Benzema que perdonó el mano a mano.No le dio tiempo a lamentarse cuando encontró un pase con roscamedido de James desde el costado izquierdo, que cabeceó a lared.

Foto: AP

Ganaba 2-0 el Real Madrid y Zidane se desgañitaba en banda.Veía a su equipo sin la tensión defensiva necesaria. El castigollegaba a la hora de partido. Aubameyang ya había dejado muestrasde su calidad mezclando calidad y velocidad. Ganaba la posición alos centrales y remataba a placer el centro de Schmelzer tras tirarmal el fuera de juego la zaga madridista.

Buscaba recuperar el equilibrio perdido Zidane con el regreso deKroos por un cansado Modric, pero nada hacia efecto. El Dortmund yaestaba lanzado y Aubameyang comenzaba perdonando. Su errorcostaría caro en una noche inspirada de Cristiano, pero elportugués no tuvo su partido. Un latigazo desde la frontal concamino a la escuadra lo sacó en una gran estirada el portero rivaly la más clara la estrelló en el poste en el mano a mano.

Quedaban dos minutos para el final cuando el Real Madridrecibió de su propia medicina. Nadie estaba en condiciones deigualar la velocidad punta de Aubameyang y Reus, suplente por suresfriado, firmaba el empate que deja al equipo de Zidane segundode grupo pero con el Juventus como rival más peligroso de unsorteo que será el mundo al revés.

Madrid.- El poderío de Pierre Emerick Aubameyang anuló lareivindicación de los señalados Karim Benzema y James Rodríguez,guió al Borussia Dortmund a un empate (2-2) que permite a ZinedineZidane igualar el récord de 34 partidos invicto, pero que deja asu equipo en el segundo puesto del grupo.

Foto: AP

Un delantero que sueña con jugar en el Real Madrid se exhibióen el Santiago Bernabéu para igualar con un tanto y una asistenciados tantos de desventaja. La historia del conjunto madridista en laCopa de Europa le impide jugar con especulaciones y menos aún antesu afición. El duelo de altura que decidía el grupo era un buenescenario para mandar un mensaje y jugó sin calculadora.

Sorprendió Zidane con la inclusión de James en el once horasdespués de admitir que era un problema. El colombiano encajaba ala perfección en su idea de partido ante un Dortmund de granpersonalidad que saldría por el balón. Liberado con el pase aoctavos certificado y viendo el nivel de los rivales, quedesprimero o segundo, salió a disfrutar.

La defensa alemana de cinco en fase defensiva, con la inclusiónde Weigl como tercer central, marcaba una línea muy adelantada. Unregalo para un Cristiano con ansiedad por sus ganas de brillar.Quejoso desde el primer minuto. Los balones en largo a la espaldade la zaga rival fueron continuos con la modificación del sistemade Zidane. El equilibrio aumenta bajo un 4-4-2 con Lucas Vázquez yJames en bandas. Pero sobre todo por el regreso de Casemiro. No secansó de robar y de jugar con criterio mientras le duró elfísico.

Foto: AP

El duelo estaba planteado entre dos equipos que apostarían porun fútbol directo. Aún más vertical de lo habitual elmadridista, gustándose de primeras en acciones veloces en losúltimos metros. Enganchando a sus seguidores con fases de buenfútbol. Sostenido en defensa por un imperial Varane.

El examen sobre Benzema planeaba en el Bernabéu. Sudisplicencia del Clásico le hacía estar en el punto de mira ycomenzó perdonando. Cristiano asistió en velocidad y el rematedel francés, centrado, lo sacó Weidenfeller. Lucas eléctrico yJames voluntarioso intercambiaban bandas. El Real Madridfuncionaba.

Solo le faltaba el gol al equipo de Zidane y James tenía lamás clara. Lucas medido a Cristiano que pisó el balón antes deasistir al colombiano que chutó de derecha sin poder superar lasalida del portero. No pasaba un minuto cuando de nuevo lointentaba desde la frontal del área, ahora con su pierna buena, lazurda, tras la conexión de primeras de Marcelo y Benzema.

El Real Madrid jugaba con libertad porque los errores en latransición los corregía Varane. Y así llegó el tanto, con unpase magistral de Carvajal que podría ponerse en las escuelas paradefensas. Con todo a su favor Benzema empujaba a la red.

Foto: AP

Por si algo faltaba en la coctelera, Keylor Navas recuperaba sucara salvadora con dos paradas en un minuto. Una pérdida de Jamespermitió a Dembelé generar desequilibrio y asistir a Pulisic, queno encontraba la forma de superar al costarricense con su disparocruzado. Segundos después dejaba la parada de la noche en unaestirada gatuna a una falta que se coló entre la barrera y ademásbotó en el césped para complicarse aún más.

Zidane, que en la segunda mitad mostraría su versión másenfadada en la banda, comenzaba a torcer el gesto en un contragolpecuatro contra dos que desperdiciaba el conjunto alemán por un pasefinal con excesiva fuerza de Castro. Le esperaba una buena dosis desufrimiento en la reanudación.

El Real Madrid se desplomó. Perdió el balón y reculó metrosconfiado en sentenciar al contragolpe. Perdió el centro del campoy la solidez, a merced de un Dortmund que fue creciéndose segúnsintió tener más opciones. Dembelé perdonó tras ver comoninguno de los cuatro rivales que le perseguían le entraban. Sudisparo se marchó rozando el poste en la acción que confirmaba elcambio de tendencia.

Pasaban segundos cuando Pulisc apuraba la banda derecha y Castroperdonaba con todo a placer para marcar. La pegada del Real Madriddebía reaparecer y lo hizo aprovechando un desajuste defensivo deBartra. Cristiano asistió a Benzema que perdonó el mano a mano.No le dio tiempo a lamentarse cuando encontró un pase con roscamedido de James desde el costado izquierdo, que cabeceó a lared.

Foto: AP

Ganaba 2-0 el Real Madrid y Zidane se desgañitaba en banda.Veía a su equipo sin la tensión defensiva necesaria. El castigollegaba a la hora de partido. Aubameyang ya había dejado muestrasde su calidad mezclando calidad y velocidad. Ganaba la posición alos centrales y remataba a placer el centro de Schmelzer tras tirarmal el fuera de juego la zaga madridista.

Buscaba recuperar el equilibrio perdido Zidane con el regreso deKroos por un cansado Modric, pero nada hacia efecto. El Dortmund yaestaba lanzado y Aubameyang comenzaba perdonando. Su errorcostaría caro en una noche inspirada de Cristiano, pero elportugués no tuvo su partido. Un latigazo desde la frontal concamino a la escuadra lo sacó en una gran estirada el portero rivaly la más clara la estrelló en el poste en el mano a mano.

Quedaban dos minutos para el final cuando el Real Madridrecibió de su propia medicina. Nadie estaba en condiciones deigualar la velocidad punta de Aubameyang y Reus, suplente por suresfriado, firmaba el empate que deja al equipo de Zidane segundode grupo pero con el Juventus como rival más peligroso de unsorteo que será el mundo al revés.

Justicia

Alertan a candidatos de inseguridad en 20 municipios de Guerrero

Exhorta secretario de Gobierno a no hacer proselitismo en zonas de riesgo de Guerrero; busca el mandatario estrategia para comicios tranquilos

Política

Pedro Kumamoto en busca de redignificar la política

Candidaturas Independientes no son sinónimo de ser honestos y buenos, dijo

Finanzas

AMLO, por la apertura energética: Alfonso Romo

El consejero de Morena asegura que el candidato presidencial está abiertos a la inversión privada

Metrópoli

Piden auditar dinero para afectados

Resulta delicado que ocho mil millones sean secuestrados por diputados: Mikel Arriola

Mundo

Holanda, al borde de ser narcoEstado

La falta de personal y recursos impide lidiar con cuatro de cada cinco casos de drogas y prostitución

México

Castigan a estudiantes por usar lengua indígena

Según el INEE 60% de las escuelas tiene maestros que hablan lengua indígena

Política

Quiero redignificar la política: Kumamoto

Candidaturas Independientes no son sinónimo de ser honestos y buenos, dijo

Finanzas

AMLO, por la apertura energética: Alfonso Romo

El consejero de Morena asegura que el candidato presidencial está abiertos a la inversión privada

Sociedad

México pierde un 44% de agua

Los organismos operadores de agua en el país solo pueden hacer llegar a los hogares el 55.64% del agua que captan