/ sábado 4 de febrero de 2017

Defensiva de Atlanta, juventud y velocidad, sus fortalezas

La defensiva de los Halcones de Atlanta no tuvo un año tan productivo como el ataque, fue la vigésimo quinta en yardas totales permitidas por juego con 371.2, la número 28 contra el pase con 266.7 y la 17 contra el juego terrestre con 104.5.

Análisis uno a uno: Richard Smith, coordinador defensivo. Ha implantado un estilo de cobertura de zona en pases, no le gusta mandar disparos o cargas, y parece una copia idéntica a lo que era la defensiva de Seattle con Dan Quinn.

Brooks Reed (50), ala defensiva. Sus virtudes principales son su técnica y su motivación. No tiene el tamaño ideal, pero su esfuerzo y velocidad ayudan para contrarrestarlo; Grady Jarett (97), tackle defensivo. Lo caracteriza la velocidad que otorga a su posición, así como versatilidad y potencia para frenar la carrera y atacar al quarterback; Jonathan Babineaux (95), tackle defensivo. Jugador con 12 años de experiencia, siempre en los Halcones. Es bajito para su posición, pero destaca su rapidez para salir a la hora del centro y usa muy bien las manos; Tyler Jackson (94), ala defensiva. Muy fuerte y de muy buen tamaño. Puede jugar como ala defensiva o como tacle defensivo, lo cual lo hace muy versátil y capaz de jugar en cualquier sistema.

Philip Wheeler (41), linebacker. Mucha capacidad para atacar al quarterback, cualidad que ayuda a cualquier linebacker. Como fue originalmente un ala defensiva, es difícil tirarlo y sale muy bien de los bloqueos; Deon Jones (45), linebacker. El novato es un jugador sumamente rápido, con explosividad y olfato para buscar el balón y lograr interceptarlo. También se apoya mucho de su gran inteligencia; De’Vondre Campbell (59), linebacker. Como jugador muy joven, a penas está explotando su alto potencial, el cual se caracteriza por una calidad atlética impresionante y reacciones rápidas; Vic Beasley Jr. (44), linebacker. El hecho de que fue líder de capturas en su segundo año sólo habla de porqué Atlanta lo seleccionó en la primera ronda. Su velocidad y explosividad lo hacen llegar al quarterback rápido y tiene buena técnica de tacleo.

Robert Alford (23), esquinero. Un jugador muy competitivo y empeñado en el trabajo. Excelente para estorbar y empujar a los receptores en la línea de golpeo, y así sacarlos de su trayectoria; Jalen Collins (32), esquinero. Combinación excelente de velocidad, tamaño ideal e inteligencia. Es muy bueno para cambiar de dirección y mover sus pies, lo cual le da ventaja para cubrir más de cerca a los receptores; Ricardo Allen (37), profundo. Excelente para buscar intercepciones y con talentos destacados para regresar éstas. Sus ángulos de tacleo son sobresalientes; Keanu Neal (22), profundo. Grande, fuerte y con habilidades parecidas a las de un linebacker, pero con una velocidad superior a ellos. Inteligente para jugar y bueno para frenar el juego terrestre.

La defensiva de los Halcones de Atlanta no tuvo un año tan productivo como el ataque, fue la vigésimo quinta en yardas totales permitidas por juego con 371.2, la número 28 contra el pase con 266.7 y la 17 contra el juego terrestre con 104.5.

Análisis uno a uno: Richard Smith, coordinador defensivo. Ha implantado un estilo de cobertura de zona en pases, no le gusta mandar disparos o cargas, y parece una copia idéntica a lo que era la defensiva de Seattle con Dan Quinn.

Brooks Reed (50), ala defensiva. Sus virtudes principales son su técnica y su motivación. No tiene el tamaño ideal, pero su esfuerzo y velocidad ayudan para contrarrestarlo; Grady Jarett (97), tackle defensivo. Lo caracteriza la velocidad que otorga a su posición, así como versatilidad y potencia para frenar la carrera y atacar al quarterback; Jonathan Babineaux (95), tackle defensivo. Jugador con 12 años de experiencia, siempre en los Halcones. Es bajito para su posición, pero destaca su rapidez para salir a la hora del centro y usa muy bien las manos; Tyler Jackson (94), ala defensiva. Muy fuerte y de muy buen tamaño. Puede jugar como ala defensiva o como tacle defensivo, lo cual lo hace muy versátil y capaz de jugar en cualquier sistema.

Philip Wheeler (41), linebacker. Mucha capacidad para atacar al quarterback, cualidad que ayuda a cualquier linebacker. Como fue originalmente un ala defensiva, es difícil tirarlo y sale muy bien de los bloqueos; Deon Jones (45), linebacker. El novato es un jugador sumamente rápido, con explosividad y olfato para buscar el balón y lograr interceptarlo. También se apoya mucho de su gran inteligencia; De’Vondre Campbell (59), linebacker. Como jugador muy joven, a penas está explotando su alto potencial, el cual se caracteriza por una calidad atlética impresionante y reacciones rápidas; Vic Beasley Jr. (44), linebacker. El hecho de que fue líder de capturas en su segundo año sólo habla de porqué Atlanta lo seleccionó en la primera ronda. Su velocidad y explosividad lo hacen llegar al quarterback rápido y tiene buena técnica de tacleo.

Robert Alford (23), esquinero. Un jugador muy competitivo y empeñado en el trabajo. Excelente para estorbar y empujar a los receptores en la línea de golpeo, y así sacarlos de su trayectoria; Jalen Collins (32), esquinero. Combinación excelente de velocidad, tamaño ideal e inteligencia. Es muy bueno para cambiar de dirección y mover sus pies, lo cual le da ventaja para cubrir más de cerca a los receptores; Ricardo Allen (37), profundo. Excelente para buscar intercepciones y con talentos destacados para regresar éstas. Sus ángulos de tacleo son sobresalientes; Keanu Neal (22), profundo. Grande, fuerte y con habilidades parecidas a las de un linebacker, pero con una velocidad superior a ellos. Inteligente para jugar y bueno para frenar el juego terrestre.