/ martes 4 de abril de 2017

Checo Pérez apunta alto para el Gran Premio de China

El Gran Premio de China, segunda fecha puntuable del Campeonato Mundial de Fórmula Uno 2017, se disputa este fin de semana del 7 al 9 de abril en el Circuito Internacional de Shanghái y allá apunta su mirada el piloto mexicano del Force India y sello Claro-Telmex-Telcel-Infinitum, Sergio Pérez Mendoza.

Por supuesto, el objetivo general del equipo es seguir puntuando con sus dos pilotos, Checo y el francés Esteban Ocon, pero para ello hay que seguir trabajando en el desarrollo del nuevo auto, el VJM10, para poder pelear en la parte media de las parrillas, donde la lucha ahora será muy cerrada y disputada.

Esto luego del excelente inicio de temporada que se tuvo en Melbourne, Australia, donde el mexicano consiguió cerrar séptimo y Esteban Ocon décimo, logrando capturar siete puntos en conjunto para la escudería.

“Cada vez que visito China veo un gran entusiasmo de los aficionados. Esperan fuera del hotel y hacen regalos especiales para nosotros y eso siempre me da energía positiva. El tamaño de Shanghái me impresiona demasiado. Es muy internacional y hay mucho que ver y hacer. Siempre hago un esfuerzo para probar la comida local”, señaló Checo Pérez.

“Nuestro séptimo puesto final en Melbourne fue muy satisfactorio. Superamos algunos coches que tenían mejor ritmo porque tomamos las decisiones correctas con la estrategia. Nuestro desempeño en Melbourne mostró que hemos hecho un buen trabajo durante el invierno, pero todavía hay áreas en las que debemos mejorar. Las mejoras que tenemos para el próximo par de carreras deben ayudar. Se trata de mejorar el equilibrio general del auto”, añadió el tapatío.

Sobre su séptimo sitio de la carrera anterior, indicó: “Representa mi mejor inicio de temporada con este equipo y tengo una buena sensación para las próximas carreras. En los últimos años hemos demostrado que podemos desarrollar bien el coche y eso va a ser especialmente importante este año. Ya hemos dado un gran paso hacia adelante desde las pruebas de pretemporada”.

El Gran Premio de China está pactado a 56 vueltas al trazado permanente de Shanghái de 5.412 kilómetros de extensión, una pista de largas rectas y curvas muy extensas, pero al mismo tiempo un trazado que ofrece oportunidades para los rebases.

El Gran Premio de China, segunda fecha puntuable del Campeonato Mundial de Fórmula Uno 2017, se disputa este fin de semana del 7 al 9 de abril en el Circuito Internacional de Shanghái y allá apunta su mirada el piloto mexicano del Force India y sello Claro-Telmex-Telcel-Infinitum, Sergio Pérez Mendoza.

Por supuesto, el objetivo general del equipo es seguir puntuando con sus dos pilotos, Checo y el francés Esteban Ocon, pero para ello hay que seguir trabajando en el desarrollo del nuevo auto, el VJM10, para poder pelear en la parte media de las parrillas, donde la lucha ahora será muy cerrada y disputada.

Esto luego del excelente inicio de temporada que se tuvo en Melbourne, Australia, donde el mexicano consiguió cerrar séptimo y Esteban Ocon décimo, logrando capturar siete puntos en conjunto para la escudería.

“Cada vez que visito China veo un gran entusiasmo de los aficionados. Esperan fuera del hotel y hacen regalos especiales para nosotros y eso siempre me da energía positiva. El tamaño de Shanghái me impresiona demasiado. Es muy internacional y hay mucho que ver y hacer. Siempre hago un esfuerzo para probar la comida local”, señaló Checo Pérez.

“Nuestro séptimo puesto final en Melbourne fue muy satisfactorio. Superamos algunos coches que tenían mejor ritmo porque tomamos las decisiones correctas con la estrategia. Nuestro desempeño en Melbourne mostró que hemos hecho un buen trabajo durante el invierno, pero todavía hay áreas en las que debemos mejorar. Las mejoras que tenemos para el próximo par de carreras deben ayudar. Se trata de mejorar el equilibrio general del auto”, añadió el tapatío.

Sobre su séptimo sitio de la carrera anterior, indicó: “Representa mi mejor inicio de temporada con este equipo y tengo una buena sensación para las próximas carreras. En los últimos años hemos demostrado que podemos desarrollar bien el coche y eso va a ser especialmente importante este año. Ya hemos dado un gran paso hacia adelante desde las pruebas de pretemporada”.

El Gran Premio de China está pactado a 56 vueltas al trazado permanente de Shanghái de 5.412 kilómetros de extensión, una pista de largas rectas y curvas muy extensas, pero al mismo tiempo un trazado que ofrece oportunidades para los rebases.