/ jueves 9 de abril de 2020

Por crisis, atleta invidente adapta su entrenamiento

El distanciamiento social impide a David Brown mantener el ritmo, porque no puede correr junto a su guía, Jerome Avery

David Brown, el atleta invidente más rápido del mundo, ha estado acompañado en cada paso de su carrera por su guía Jerome Avery, pero el brote de coronavirus les ha obligado a separarse por vez primera en seis años de entrenamientos y competiciones juntos.

Muchos corredores pueden seguir entrenándose de manera normal en estos tiempos de distanciamiento social y físico, pero no es tan fácil para los que carecen de visión y están obligados a correr en tándem con sus guías, con sus manos unidas por una banda de 30 centímetros.

Aunque Brown y Avery no pueden trabajar ahora a su manera habitual, no están sentados inactivos y siguen trabajando en su objetivo de defender su título olímpico el próximo año en Tokio.

"Tenemos que hacer algunas adaptaciones", dijo Brown, que tiene el récord en los 100 metros para atletas totalmente invidentes, con 10.92 segundos, en una conversación telefónica con Reuters.

"Jerome, o mi entrenador (el excampeón olímpico de los 800 metros Joaquim Cruz), estarán a unos 50 o 60 metros, aplaudirán con fuerza y yo esprintaré hacia ellos", comentó.

Brown, que perdió la visión por la enfermedad de Kawasaki, que le causó un glaucoma y ceguera total cuando era niño, tiene menos confianza cuando corre solo.

"Correr con un guía es como el día y la noche comparado con lo contrario", afirmó. "Correr yo solo, aunque sea capaz de hacerlo recto, me genera dudas porque entran en juego diferentes factores. (Por ejemplo), puede que no consiga oír a Jerome porque el viento me pegue fuerte en los oídos".

Ver a Brown y Avery correr juntos a toda velocidad en perfecta sincronía es como la poesía en movimiento. Y aunque Brown merece todos los aplausos que le lleguen, el papel de Avery no puede ser ignorado. Para empezar, el guía de Brown debe ser más veloz. Avery cumple ese requisito, con un tiempo personal de 10.17 en los 100 metros.

Avery, de 42 años, dijo que se convirtió en guía tras darse cuenta de que, a pesar de su gran velocidad, no era lo suficientemente rápido como para ganar una medalla olímpica. "Me estaba haciendo mayor y sabía en mi corazón que para clasificarme para los Juegos y ser medallista tendría que estar corriendo en 9.9 o 9.8", afirmó.

Brown marcó un tiempo de 10.99 para ganar el título en los Juegos Paraolímpicos de Río de Janeiro 2016 y Avery cree que podría mejorar ese tiempo en Tokio.

"Si David está en su mejor versión, el cielo es el límite", comentó Avery. "Estará definitivamente preparado, como en Río.

Para ser honestos, sabía que íbamos a ganar (en Río) antes de salir a la pista". Avery es inspirado por su compañero.

"Estar junto a David me enseñó a ser mejor persona, superar obstáculos, comunicación, confianza. Cada día oigo cosas tan increíbles, historias que me cuentan madres con niños invidentes. Dicen que 'David me inspiró realmente'".

David Brown, el atleta invidente más rápido del mundo, ha estado acompañado en cada paso de su carrera por su guía Jerome Avery, pero el brote de coronavirus les ha obligado a separarse por vez primera en seis años de entrenamientos y competiciones juntos.

Muchos corredores pueden seguir entrenándose de manera normal en estos tiempos de distanciamiento social y físico, pero no es tan fácil para los que carecen de visión y están obligados a correr en tándem con sus guías, con sus manos unidas por una banda de 30 centímetros.

Aunque Brown y Avery no pueden trabajar ahora a su manera habitual, no están sentados inactivos y siguen trabajando en su objetivo de defender su título olímpico el próximo año en Tokio.

"Tenemos que hacer algunas adaptaciones", dijo Brown, que tiene el récord en los 100 metros para atletas totalmente invidentes, con 10.92 segundos, en una conversación telefónica con Reuters.

"Jerome, o mi entrenador (el excampeón olímpico de los 800 metros Joaquim Cruz), estarán a unos 50 o 60 metros, aplaudirán con fuerza y yo esprintaré hacia ellos", comentó.

Brown, que perdió la visión por la enfermedad de Kawasaki, que le causó un glaucoma y ceguera total cuando era niño, tiene menos confianza cuando corre solo.

"Correr con un guía es como el día y la noche comparado con lo contrario", afirmó. "Correr yo solo, aunque sea capaz de hacerlo recto, me genera dudas porque entran en juego diferentes factores. (Por ejemplo), puede que no consiga oír a Jerome porque el viento me pegue fuerte en los oídos".

Ver a Brown y Avery correr juntos a toda velocidad en perfecta sincronía es como la poesía en movimiento. Y aunque Brown merece todos los aplausos que le lleguen, el papel de Avery no puede ser ignorado. Para empezar, el guía de Brown debe ser más veloz. Avery cumple ese requisito, con un tiempo personal de 10.17 en los 100 metros.

Avery, de 42 años, dijo que se convirtió en guía tras darse cuenta de que, a pesar de su gran velocidad, no era lo suficientemente rápido como para ganar una medalla olímpica. "Me estaba haciendo mayor y sabía en mi corazón que para clasificarme para los Juegos y ser medallista tendría que estar corriendo en 9.9 o 9.8", afirmó.

Brown marcó un tiempo de 10.99 para ganar el título en los Juegos Paraolímpicos de Río de Janeiro 2016 y Avery cree que podría mejorar ese tiempo en Tokio.

"Si David está en su mejor versión, el cielo es el límite", comentó Avery. "Estará definitivamente preparado, como en Río.

Para ser honestos, sabía que íbamos a ganar (en Río) antes de salir a la pista". Avery es inspirado por su compañero.

"Estar junto a David me enseñó a ser mejor persona, superar obstáculos, comunicación, confianza. Cada día oigo cosas tan increíbles, historias que me cuentan madres con niños invidentes. Dicen que 'David me inspiró realmente'".

Política

Alianza Federalista somete a consulta su permanencia en pacto federal

Los tres gobernadores, pertenecientes a la Alianza Federalista, anunciaron que iniciarán la ruta para hacer la consulta

Sociedad

De manera parcial, Guardia Nacional se retira de las presas de Chihuahua

Lo anterior ocurrió luego de la detención de seis guardias nacionales, presuntamente involucrados en la muerte de Jessica Silva Zamarripa

CDMX

Más de 780 funcionarios del gobierno de CDMX tienen Covid

Se reportan 410 defunciones de funcionarios por Covid-19, de las cuales 83 corresponden a la Secretaría de Seguridad Ciudadana

Finanzas

Corte de EU da luz verde a Aeroméxico para despedir sobrecargos

“Los deudores están autorizados a pagar aproximadamente 6.2 millones de dólares en indemnizaciones por despido”, dijo la jueza Shelley C. Chapman

Sociedad

México llega a los 900 mil casos de Covid-19 y casi a las 90 mil muertes

El Covid-19 se ha consolidado como la cuarta causa de muerte en México, detrás de las enfermedades del corazón, de la diabetes y de los tumores malignos

CDMX

Piden a jueces rechazar construcción de un puente sobre humedales de Xochimilco

“La construcción del puente constituye una modificación relevante del paisaje que afecta la identidad cultural de la zona y de sus habitantes”, dijo el Centro Mexicano de Derecho Ambiental

CDMX

Más de 780 funcionarios del gobierno de CDMX tienen Covid

Se reportan 410 defunciones de funcionarios por Covid-19, de las cuales 83 corresponden a la Secretaría de Seguridad Ciudadana

Sociedad

De manera parcial, Guardia Nacional se retira de las presas de Chihuahua

Lo anterior ocurrió luego de la detención de seis guardias nacionales, presuntamente involucrados en la muerte de Jessica Silva Zamarripa

Política

Oposición toma tribuna de Cámara de Diputados ante extinción de Fondo de Salud

La discusión se debe al dictamen que reforma la Ley General de Salud, la cual pretende entregar 33 mil millones de pesos al presidente López Obrador