/ miércoles 12 de octubre de 2016

Celebran bodas de oro usando la ropa de su boda

Carole-Ann (de 71 años) y Jim Stanfield (de 74) se casaron el 1 de octubre de 1966. Ahora a  50 años de su boda, celebran su aniversario de una manera peculiar.

A los nietos les encanta ver fotos de sus abuelos cuando eran jóvenes y así pasó en esta historia, Hayley, una de sus nietas, pidió a Jim le mostrara algunas fotos de su boda, llevada a cabo en Tamworth (Reino Unido). La joven preguntó si conservaban la ropa que usaron durante el enlace.

“Cuando le dijimos que sí, Hayley pidió que nos probáramos los trajes para ver si aún nos quedaban. Pero se encontraban en el desván, ya llenos de polvo y malolientes. Sin embargo, ella nos insistía mucho”, contó Carole-Ann.

La chica sugirió a sus abuelos celebrar sus 50 años juntos utilizando las mismas prendas de su boda. De hecho, se ofreció para renovarlas, en caso de ser necesario.

La pareja no estaba segura de aceptar la propuesta de su nieta, pues ni siquiera sabían si los trajes aún les quedaban. Fue entonces que aceptaron probárselos. Para su sorpresa, ambos entraron perfectamente.

Los abuelos aceptaron, la joven desempolvó y renovó el saco del novio y el vestido de la novia. Cuando la pareja llegó al lugar donde se realizaría la fiesta, sorprendieron a todos los invitados al lucir como hace 50 años.

“Fue algo muy especial. Los trajes aún se veían espectaculares”, contó Carole-Ann al Daily Mail. Y tras dos hijos y seis nietos, la mujer confiesa el secreto de su éxito como marido y mujer: “Aunque tenemos muy diferentes intereses y aficiones, la risa es lo que nos mantiene unidos”.

De hecho, la pareja ya anunció que tendrá una segunda luna de miel. Mientras la primera fue a Malta, esta vez viajarán a Turquía.

Carole-Ann (de 71 años) y Jim Stanfield (de 74) se casaron el 1 de octubre de 1966. Ahora a  50 años de su boda, celebran su aniversario de una manera peculiar.

A los nietos les encanta ver fotos de sus abuelos cuando eran jóvenes y así pasó en esta historia, Hayley, una de sus nietas, pidió a Jim le mostrara algunas fotos de su boda, llevada a cabo en Tamworth (Reino Unido). La joven preguntó si conservaban la ropa que usaron durante el enlace.

“Cuando le dijimos que sí, Hayley pidió que nos probáramos los trajes para ver si aún nos quedaban. Pero se encontraban en el desván, ya llenos de polvo y malolientes. Sin embargo, ella nos insistía mucho”, contó Carole-Ann.

La chica sugirió a sus abuelos celebrar sus 50 años juntos utilizando las mismas prendas de su boda. De hecho, se ofreció para renovarlas, en caso de ser necesario.

La pareja no estaba segura de aceptar la propuesta de su nieta, pues ni siquiera sabían si los trajes aún les quedaban. Fue entonces que aceptaron probárselos. Para su sorpresa, ambos entraron perfectamente.

Los abuelos aceptaron, la joven desempolvó y renovó el saco del novio y el vestido de la novia. Cuando la pareja llegó al lugar donde se realizaría la fiesta, sorprendieron a todos los invitados al lucir como hace 50 años.

“Fue algo muy especial. Los trajes aún se veían espectaculares”, contó Carole-Ann al Daily Mail. Y tras dos hijos y seis nietos, la mujer confiesa el secreto de su éxito como marido y mujer: “Aunque tenemos muy diferentes intereses y aficiones, la risa es lo que nos mantiene unidos”.

De hecho, la pareja ya anunció que tendrá una segunda luna de miel. Mientras la primera fue a Malta, esta vez viajarán a Turquía.