/ viernes 15 de marzo de 2024

Así son las misas inclusivas en la Ciudad de México

La cita es en la Parroquia de la Sagrada Familia, donde el padre Gonzalo oficia eucaristías dominicales con la comunidad una vez al mes

"Oremos todos, todas, todes", pide Gonzalo Rosas, sacerdote jesuita que celebra misas por la inclusión de personas LGBTQ+ en la Ciudad de México, ahora con una motivación adicional: el aval del papa para bendecir a parejas del mismo sexo.

La cita es en la Sagrada Familia, majestuosa parroquia de la colonia Roma, donde el padre Gonzalo trabaja desde hace once años y oficia eucaristías dominicales con la comunidad una vez al mes y que se replican en tres iglesias capitalinas.

Puede interesarte: Más de mil parejas en Michoacán se dan el "sí" en matrimonios colectivos

Al tomar la palabra durante el sermón, uno de los asistentes llamado Víctor Rodríguez, afirma que él y muchos otros acuden porque se sienten "excluidos", como cuando fue presionado de adolescente a dejar el seminario por su homosexualidad.

Entonces invita a la feligresía a orar por quienes los rechazan: "Por ese curita que me sacó de la iglesia por ser como soy", dice el hombre de 39 años, quien asiste con su esposo. Rosas, a su vez, se dirige a los fieles con lenguaje inclusivo.

Unir, en lugar de excluir

La misión del padre Gonzalo al llegar al templo, en 2013, fue conocer a la comunidad. Y así fue como descubrió "rostros nuevos".

"Encontré mucha diversidad sexual, busqué a las organizaciones, a los jóvenes para dialogar. Me decían 'padre, la iglesia nos excluye' (...). Los invité a ver qué camino podíamos tomar juntos y surgió la idea de una misa", recuerda el sacerdote de 68 años de edad, quien fuera compañero de orden del papa Francisco.

En la iglesia ya existía un coro de jóvenes LGBTQ+ que habían dejado el seminario y solían reunirse a orar en una casa, recuerda Eduardo Andrade, director del grupo musical.

Con la llegada del padre Gonzalo "se vio la posibilidad de visibilizar su orientación sexual" y formalizar las misas, añade Andrade, del Colectivo Teresa, organización teológica dirigida a personas de este colectivo.

El sacerdote cuenta que sus superiores autorizaron las celebraciones a condición de que no se politizaran.

Destacaron el trabajo que realizan día con día, así como su compromiso de participar en los más tres mil 158 enlaces matrimoniales de la campaña “Uniendo Corazones 2024” / Imagen ilustrativa / Foto: Isaac Esquivel / Cuartoscuro.com

Incómodos, algunos feligreses se marginaron, evoca de su lado Andrade, quien describe estas eucaristías como experiencias "únicas" en América Latina.

"Hay algunas comunidades que tienen misas, pero son una vez al mes o cada dos meses y es a puerta cerrada, o si son abiertas, no se menciona que hay comunidad LGBTQ+", asegura el también integrante de la Red Global de Católicos Arcoíris.

En diciembre de 2023, el papa Francisco autorizó la bendición a parejas del mismo sexo, aclarando que se consagra a las personas y no la unión, fuera de los rituales litúrgicos.

Al siguiente mes, tras la misa, se dieron las dos primeras bendiciones de la Sagrada Familia. "Fue un milagro de Dios, nosotros somos muy católicos. Nunca llegué a pensar que en una iglesia me aceptaran con mi pareja, mi sexualidad", dice Arturo Manjarrez, junto a su esposo.

La Ciudad de México fue pionera en América Latina al aprobar el matrimonio igualitario en 2010. Doce años después, la Suprema Corte lo legalizó en todo el país, donde 72 por ciento de sus 126 millones de habitantes se declaran católicos.

Un tercio de los estados aceptan además la adopción homoparental, e incluso el padre Gonzalo ha bautizado a un par de bebés con dos mamás.

Andrade reconoce que para algunos sectores LGBTQ+ las bendiciones autorizadas por Francisco son una "migaja", pero él lo celebra. "Es mejor dar un paso pequeño, pero seguro", comenta.

Foto: Javier Cruz / El Sol de Parral

En un barrio vecino, Vincent Schwahn, sacerdote anglicano retirado y casado con un mexicano por la ley y la iglesia en su natal Estados Unidos, reconoce un paso "en dos mil años de homofobia".

Pero critica las restricciones. "Es como bendecir un auto", añade Schwahn, quien el pasado 14 de febrero ofició una ceremonia por el miércoles de ceniza en un mercado.

Director de Casa Koinonia, organización religiosa dirigida a la comunidad LGBTQ+, Schwahn considera que "todas las parroquias deben ser inclusivas".

Con una camiseta negra que reza "blessed" (bendecido) en los colores del arcoíris y una cruz en el cuello, Andrade marca el compás del coro.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Destaca la voz de Regina, pedagogo que se define como persona no binaria, con rostro maquillado y colorida blusa.

"A la primera misa llegué 'heteronormado', vestido de manera común. Pero me dijeron, '¿dónde está el atuendo, dónde está el maquillaje?'. Y cuando entro, veo que esto es totalmente distinto. Me reconcilié con la Iglesia", explica abanico en mano.

Aunque la mayoría de asistentes son miembros de la comunidad, amigos y familiares, también hay quienes van por su cuenta.

"Es lo que tenemos que aprender, todos somos seres humanos, todos nos tenemos que respetar", expresa Irma Juárez, de 77 años de edad.

"Oremos todos, todas, todes", pide Gonzalo Rosas, sacerdote jesuita que celebra misas por la inclusión de personas LGBTQ+ en la Ciudad de México, ahora con una motivación adicional: el aval del papa para bendecir a parejas del mismo sexo.

La cita es en la Sagrada Familia, majestuosa parroquia de la colonia Roma, donde el padre Gonzalo trabaja desde hace once años y oficia eucaristías dominicales con la comunidad una vez al mes y que se replican en tres iglesias capitalinas.

Puede interesarte: Más de mil parejas en Michoacán se dan el "sí" en matrimonios colectivos

Al tomar la palabra durante el sermón, uno de los asistentes llamado Víctor Rodríguez, afirma que él y muchos otros acuden porque se sienten "excluidos", como cuando fue presionado de adolescente a dejar el seminario por su homosexualidad.

Entonces invita a la feligresía a orar por quienes los rechazan: "Por ese curita que me sacó de la iglesia por ser como soy", dice el hombre de 39 años, quien asiste con su esposo. Rosas, a su vez, se dirige a los fieles con lenguaje inclusivo.

Unir, en lugar de excluir

La misión del padre Gonzalo al llegar al templo, en 2013, fue conocer a la comunidad. Y así fue como descubrió "rostros nuevos".

"Encontré mucha diversidad sexual, busqué a las organizaciones, a los jóvenes para dialogar. Me decían 'padre, la iglesia nos excluye' (...). Los invité a ver qué camino podíamos tomar juntos y surgió la idea de una misa", recuerda el sacerdote de 68 años de edad, quien fuera compañero de orden del papa Francisco.

En la iglesia ya existía un coro de jóvenes LGBTQ+ que habían dejado el seminario y solían reunirse a orar en una casa, recuerda Eduardo Andrade, director del grupo musical.

Con la llegada del padre Gonzalo "se vio la posibilidad de visibilizar su orientación sexual" y formalizar las misas, añade Andrade, del Colectivo Teresa, organización teológica dirigida a personas de este colectivo.

El sacerdote cuenta que sus superiores autorizaron las celebraciones a condición de que no se politizaran.

Destacaron el trabajo que realizan día con día, así como su compromiso de participar en los más tres mil 158 enlaces matrimoniales de la campaña “Uniendo Corazones 2024” / Imagen ilustrativa / Foto: Isaac Esquivel / Cuartoscuro.com

Incómodos, algunos feligreses se marginaron, evoca de su lado Andrade, quien describe estas eucaristías como experiencias "únicas" en América Latina.

"Hay algunas comunidades que tienen misas, pero son una vez al mes o cada dos meses y es a puerta cerrada, o si son abiertas, no se menciona que hay comunidad LGBTQ+", asegura el también integrante de la Red Global de Católicos Arcoíris.

En diciembre de 2023, el papa Francisco autorizó la bendición a parejas del mismo sexo, aclarando que se consagra a las personas y no la unión, fuera de los rituales litúrgicos.

Al siguiente mes, tras la misa, se dieron las dos primeras bendiciones de la Sagrada Familia. "Fue un milagro de Dios, nosotros somos muy católicos. Nunca llegué a pensar que en una iglesia me aceptaran con mi pareja, mi sexualidad", dice Arturo Manjarrez, junto a su esposo.

La Ciudad de México fue pionera en América Latina al aprobar el matrimonio igualitario en 2010. Doce años después, la Suprema Corte lo legalizó en todo el país, donde 72 por ciento de sus 126 millones de habitantes se declaran católicos.

Un tercio de los estados aceptan además la adopción homoparental, e incluso el padre Gonzalo ha bautizado a un par de bebés con dos mamás.

Andrade reconoce que para algunos sectores LGBTQ+ las bendiciones autorizadas por Francisco son una "migaja", pero él lo celebra. "Es mejor dar un paso pequeño, pero seguro", comenta.

Foto: Javier Cruz / El Sol de Parral

En un barrio vecino, Vincent Schwahn, sacerdote anglicano retirado y casado con un mexicano por la ley y la iglesia en su natal Estados Unidos, reconoce un paso "en dos mil años de homofobia".

Pero critica las restricciones. "Es como bendecir un auto", añade Schwahn, quien el pasado 14 de febrero ofició una ceremonia por el miércoles de ceniza en un mercado.

Director de Casa Koinonia, organización religiosa dirigida a la comunidad LGBTQ+, Schwahn considera que "todas las parroquias deben ser inclusivas".

Con una camiseta negra que reza "blessed" (bendecido) en los colores del arcoíris y una cruz en el cuello, Andrade marca el compás del coro.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Destaca la voz de Regina, pedagogo que se define como persona no binaria, con rostro maquillado y colorida blusa.

"A la primera misa llegué 'heteronormado', vestido de manera común. Pero me dijeron, '¿dónde está el atuendo, dónde está el maquillaje?'. Y cuando entro, veo que esto es totalmente distinto. Me reconcilié con la Iglesia", explica abanico en mano.

Aunque la mayoría de asistentes son miembros de la comunidad, amigos y familiares, también hay quienes van por su cuenta.

"Es lo que tenemos que aprender, todos somos seres humanos, todos nos tenemos que respetar", expresa Irma Juárez, de 77 años de edad.

Metrópoli

CAMe activa contingencia ambiental en el Valle de México, la 12 del año

En su reporte de las 15:00 horas del jueves 30 de mayo, la CAMe activó la duodécima contingencia ambiental del 2024

Elecciones 2024

OEA condena el asesinato de Alfredo Cabrera, candidato de Coyuca de Benítez

Cabrera había solicitado mayor resguardo de agentes de la Guardia Nacional, Policía Estatal, Ministerial, como de la Marina

CDMX

Incendio en plaza comercial del Centro Histórico deja a 9 bomberos intoxicados

La SGIRPC dijo que probablemente el siniestro fue causado por un corto circuito

Sociedad

Alicia Bárcenas se reúne con la familia de Orión Hernández fallecido en Gaza

La llegada de los restos de Orión se retraso un día más a la fecha prevista

Finanzas

Siguen sin empleo 1.6 millones de personas

De acuerdo con el Inegi, 47.7 por ciento de las personas desocupadas buscaron trabajo por más de un mes

Mundo

ONU rinde homenaje póstumo Ebrahim Raisí, presidente iraní que murió en un accidente aéreo

Opositores iraníes se congregaron a las afueras de la sede con carteles cuestionando el homenaje al "carnicero de Teherán"