/ lunes 24 de abril de 2017

Anticipan analistas mayor crecimiento económico en primer trimestre

La economía mexicana registró un mayor dinamismo de enero a marzo, con un crecimiento de 2.5 por ciento respecto a igual lapso de 2016, tasa ligeramente superior a la de 2.4 por ciento anual al cuarto trimestre del 2016, consideraron grupos financieros.

A propósito de las cifras (preliminares) del Producto Interno Bruto (PIB) al primer trimestre de 2017, que serán dadas a conocer oficialmente el próximo viernes, Banamex consideró que la actividad económica continuó con un buen ritmo de expansión en el lapso referido.

Anticipó un crecimiento de 2.7 por ciento a tasa anual en el primer trimestre del año, con una leve mejoría respecto a la tasa de 2.4 por ciento reportada para el cuatro trimestre de 2016, sobre la base de cifras originales.

Estimó altas tasas de crecimiento anual para los sectores primario y de servicios, cercanas a las que reportadas un trimestre antes, mientras que la producción industrial tuvo un avance moderado en términos anuales.

Por su parte, Santander calculó un crecimiento de 2.6 por ciento anual para la estimación oportuna del PIB en el primer trimestre, mientras que con relación  al cuarto trimestre de 2016 proyectó un crecimiento de 0.5 por ciento.

Banorte pronosticó que la estimación oportuna del PIB mostrará un crecimiento de 2.5 por ciento anual para la economía mexicana durante el primer trimestre del año, por encima de 2.4 por ciento observado en el trimestre anterior.

Consideró que el mayor dinamismo de la economía mexicana durante primer trimestre del año estuvo explicado por el desempeño favorable que continuaron mostrando los servicios, al alcanzar un crecimiento promedio de 3.4 por ciento anual.  (Notimex)

Esto, motivado por el avance de la demanda interna ante el dinamismo del crédito privado bancario y el dinamismo del mercado laboral formal mexicano (crecimiento de 4.3 por ciento anual en el empleo formal durante el primer trimestre del año), añadió.

Sin embargo, precisó, el dinamismo de la economía mexicana se vio mermado por la fuerte desaceleración que ha mantenido la producción industrial mexicana dada la recesión que atraviesa el sector minero y el menor dinamismo de la construcción propiciado por la fuerte contracción de la inversión pública.

La economía mexicana registró un mayor dinamismo de enero a marzo, con un crecimiento de 2.5 por ciento respecto a igual lapso de 2016, tasa ligeramente superior a la de 2.4 por ciento anual al cuarto trimestre del 2016, consideraron grupos financieros.

A propósito de las cifras (preliminares) del Producto Interno Bruto (PIB) al primer trimestre de 2017, que serán dadas a conocer oficialmente el próximo viernes, Banamex consideró que la actividad económica continuó con un buen ritmo de expansión en el lapso referido.

Anticipó un crecimiento de 2.7 por ciento a tasa anual en el primer trimestre del año, con una leve mejoría respecto a la tasa de 2.4 por ciento reportada para el cuatro trimestre de 2016, sobre la base de cifras originales.

Estimó altas tasas de crecimiento anual para los sectores primario y de servicios, cercanas a las que reportadas un trimestre antes, mientras que la producción industrial tuvo un avance moderado en términos anuales.

Por su parte, Santander calculó un crecimiento de 2.6 por ciento anual para la estimación oportuna del PIB en el primer trimestre, mientras que con relación  al cuarto trimestre de 2016 proyectó un crecimiento de 0.5 por ciento.

Banorte pronosticó que la estimación oportuna del PIB mostrará un crecimiento de 2.5 por ciento anual para la economía mexicana durante el primer trimestre del año, por encima de 2.4 por ciento observado en el trimestre anterior.

Consideró que el mayor dinamismo de la economía mexicana durante primer trimestre del año estuvo explicado por el desempeño favorable que continuaron mostrando los servicios, al alcanzar un crecimiento promedio de 3.4 por ciento anual.  (Notimex)

Esto, motivado por el avance de la demanda interna ante el dinamismo del crédito privado bancario y el dinamismo del mercado laboral formal mexicano (crecimiento de 4.3 por ciento anual en el empleo formal durante el primer trimestre del año), añadió.

Sin embargo, precisó, el dinamismo de la economía mexicana se vio mermado por la fuerte desaceleración que ha mantenido la producción industrial mexicana dada la recesión que atraviesa el sector minero y el menor dinamismo de la construcción propiciado por la fuerte contracción de la inversión pública.