/ martes 17 de enero de 2017

IEnova planea invertir 800 millones de dólares en ocho proyectos en 2017

IEnova, la unidad mexicana de la estadunidense Sempra Energy, planea invertir 800 millones de dólares este año para desarrollar ocho proyectos en México, dijo ayer el director general de la firma, Carlos Ruiz Sacristán.

Las acciones de la IEnova, que a mediados de octubre llevó a cabo una oferta subsecuente de títulos por unos mil 605 millones de dólares, ganaban un 0.64 por ciento en el mercado local, a 91.49 pesos, luego del anuncio.

El ejecutivo dijo que el proyecto más importante es un ducto submarino entre Texas y el puerto mexicano de Tuxpan, en el Golfo de México, que involucra una inversión de dos mil millones y se desarrollará en conjunto con TransCanada Corp.

En un evento en la Bolsa de Valores de México (BMV), Sacristán añadió que IEnova (Infraestructura Energética Nova) invertirá este año 500 millones de dólares en ese proyecto.

La subsidiaria de la estadounidense Sempra, refrendó su compromiso con México y negó algún tipo de riesgo con la llegada de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos (EU), por lo que sigue con sus planes de invertir en el país.

“Creemos que el sector energético en México va a seguir creciendo, independientemente de lo que pase en Estados Unidos con el candidato. Nosotros no vemos ningún tipo de riesgo, y estamos enfocados en seguir invirtiendo en el país”, sostuvo el vicepresidente de Finanzas de IEnova, Arturo Infanzón.

Esto luego de la ceremonia simbólica, con motivo de una oferta pública en el mercado de capitales que hizo la empresa en octubre pasado, por mil 600 millones de pesos, recursos que se usarán para el pago del crédito puente que otorgó Sempra Global, la adquisición de Ventika y para financiar inversiones en activos, así como para fines corporativos generales.

La vicepresidenta de Desarrollo de IEnova, Tania Ortíz, aseguró: “Tenemos un año muy importante en proyectos”, pues la empresa continuará con su actividad de desarrollar infraestructura energética en el país, para proveer servicios a Petróleos Mexicanos (Pemex), a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y ahora a los privados, además de entrar en nuevas áreas.

Precisó que participarán en el negocio de infraestructura y refinados, aunque no en la distribución y venta de los mismos, sino que mantendrán su perfil, para lo cual requerirá permisos específicos de la Comisión Reguladora de Energía (CRE) para cada activo.

“Esa oportunidad está ahí. Esa necesidad está ahí, independientemente de lo que pase en Estados Unidos, efectivamente somos una empresa dolarizada. Nuestros contratos están dolarizados, y por lo tanto le da certeza a nuestros inversionistas en cuanto a los ingresos de la empresa”, añadió.

Apuntó que la reforma energética le dio la oportunidad de desarrollar proyectos que no están necesariamente vinculados a Pemex y CFE, y en áreas en las que antes no participaban, como el caso particular de infraestructura y líquidos, almacenamiento y transporte líquido (productos refinados, petroquímicos) y por otro lado, también en generación. “Vamos a estar buscando diversificarnos no sólo en la cartera de proyectos, sino también en la cartera de clientes”.

Durante los últimos años, abundó, la empresa estuvo enfocada en el desarrollo de gasoductos, pero ese programa está llegando a su fin. No obstante, abundó, la CFE está lanzando licitaciones de proyectos de energía renovable, y durante las subastas del año pasado se le asignaron dos proyectos de 150 megawatts de energía solar, “y este año vamos a seguir participando en las subastas de renovables”.

Además, dijo, trabajan en un proyecto de transmisión que va de Oaxaca al centro del país, “también es una licitación de CFE, se publicaron ya las prebases y esperemos que se publiquen las bases en los próximos meses para poder participar, es un proyecto de más de mil millones de dólares”. (Agencias)

IEnova, la unidad mexicana de la estadunidense Sempra Energy, planea invertir 800 millones de dólares este año para desarrollar ocho proyectos en México, dijo ayer el director general de la firma, Carlos Ruiz Sacristán.

Las acciones de la IEnova, que a mediados de octubre llevó a cabo una oferta subsecuente de títulos por unos mil 605 millones de dólares, ganaban un 0.64 por ciento en el mercado local, a 91.49 pesos, luego del anuncio.

El ejecutivo dijo que el proyecto más importante es un ducto submarino entre Texas y el puerto mexicano de Tuxpan, en el Golfo de México, que involucra una inversión de dos mil millones y se desarrollará en conjunto con TransCanada Corp.

En un evento en la Bolsa de Valores de México (BMV), Sacristán añadió que IEnova (Infraestructura Energética Nova) invertirá este año 500 millones de dólares en ese proyecto.

La subsidiaria de la estadounidense Sempra, refrendó su compromiso con México y negó algún tipo de riesgo con la llegada de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos (EU), por lo que sigue con sus planes de invertir en el país.

“Creemos que el sector energético en México va a seguir creciendo, independientemente de lo que pase en Estados Unidos con el candidato. Nosotros no vemos ningún tipo de riesgo, y estamos enfocados en seguir invirtiendo en el país”, sostuvo el vicepresidente de Finanzas de IEnova, Arturo Infanzón.

Esto luego de la ceremonia simbólica, con motivo de una oferta pública en el mercado de capitales que hizo la empresa en octubre pasado, por mil 600 millones de pesos, recursos que se usarán para el pago del crédito puente que otorgó Sempra Global, la adquisición de Ventika y para financiar inversiones en activos, así como para fines corporativos generales.

La vicepresidenta de Desarrollo de IEnova, Tania Ortíz, aseguró: “Tenemos un año muy importante en proyectos”, pues la empresa continuará con su actividad de desarrollar infraestructura energética en el país, para proveer servicios a Petróleos Mexicanos (Pemex), a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y ahora a los privados, además de entrar en nuevas áreas.

Precisó que participarán en el negocio de infraestructura y refinados, aunque no en la distribución y venta de los mismos, sino que mantendrán su perfil, para lo cual requerirá permisos específicos de la Comisión Reguladora de Energía (CRE) para cada activo.

“Esa oportunidad está ahí. Esa necesidad está ahí, independientemente de lo que pase en Estados Unidos, efectivamente somos una empresa dolarizada. Nuestros contratos están dolarizados, y por lo tanto le da certeza a nuestros inversionistas en cuanto a los ingresos de la empresa”, añadió.

Apuntó que la reforma energética le dio la oportunidad de desarrollar proyectos que no están necesariamente vinculados a Pemex y CFE, y en áreas en las que antes no participaban, como el caso particular de infraestructura y líquidos, almacenamiento y transporte líquido (productos refinados, petroquímicos) y por otro lado, también en generación. “Vamos a estar buscando diversificarnos no sólo en la cartera de proyectos, sino también en la cartera de clientes”.

Durante los últimos años, abundó, la empresa estuvo enfocada en el desarrollo de gasoductos, pero ese programa está llegando a su fin. No obstante, abundó, la CFE está lanzando licitaciones de proyectos de energía renovable, y durante las subastas del año pasado se le asignaron dos proyectos de 150 megawatts de energía solar, “y este año vamos a seguir participando en las subastas de renovables”.

Además, dijo, trabajan en un proyecto de transmisión que va de Oaxaca al centro del país, “también es una licitación de CFE, se publicaron ya las prebases y esperemos que se publiquen las bases en los próximos meses para poder participar, es un proyecto de más de mil millones de dólares”. (Agencias)