/ sábado 13 de agosto de 2016

Prevén que el dólar podría superar los 20 pesos al cierre de este 2016

  • Analistas financieros consideraron que la inflación alcanzaría niveles de 4.3 por ciento en 2017

Derivado de los mayores riesgos internos que enfrenta la economía mexicana, el tipo de cambio podría superar los 20 pesos por dólar hacia finales del año, lo que llevará a la inflación a niveles de 4.3 por ciento en 2017, es decir, fuera del objetivo permanente del Banco de México (Banxico), consideraron analistas financieros.

En este sentido, asesores de diversas firmas, como Gabriela Siller, directora de Análisis Económico y Financiero de Banco BASE, advirtieron que el peso mexicano podría retomar su tendencia negativa por la presencia de factores internos, como un desajuste en la Cuenta corriente y un alza en el Déficit fiscal.

“Inclusive vemos que los riesgos para el peso son mayores, vemos que pudiera tocar los 20 pesos por dólar antes de que finalice el año, no nada más por factores externos, sino ahora también por factores internos, porque en última instancia y en el largo plazo por la tendencia en el tipo de cambio está determinado por factores internos donde la cuenta corriente es muy importante”, señaló.

Por ello, destacó el llamado que hizo en su último anuncio de política monetaria el Banco de México (Banxico) al Gobierno federal para fortalecer los fundamentales de la economía, como alcanzar un superávit primario durante el próximo año y disipar riesgos internos.

“Entonces creemos que el peso va a seguir depreciándose, como el amortiguador de la economía, es el ajuste que se hace solito y por otro lado también llama la atención de que el Banco de México está invitando al Gobierno para que haga un superávit primario para el 2017 en lugar de seguirse endeudando”, comentó.

La analista dijo que la alta cotización del dólar para el cierre del año tendrá un efecto inflacionario en 2017, que podría colocar al Índice Nacional de Precios y Cotizaciones (INPC) en alrededor del 4.3 por ciento, es decir, fuera del rango de entre 2.0 y 4.0 por ciento del objetivo permanente que plantea el Banco de México (Banxico), para dicha variable.

“La inflación ahí sí se podría ir a 4.1 a 4.3 por ciento como un efecto rezagado de todas las afectaciones que ha sufrido el peso mexicano”, comentó.

Por su parte, Jorge Gordillo Arias, director de Análisis Económico de CI Casa de Bolsa, coincidió en que el Banco de México aprecia un panorama económico complicado para los próximos meses, razón por lo que mantuvo en 4.254 por ciento su tasa de interés referencial en su último anuncio de política monetaria.

“El Banco Central mantuvo sin cambios su tasa de interés de fondeo; recalcó que había empeorado el balance de riesgos para el crecimiento económico y que vigilará todos los determinantes de la inflación, en especial al tipo de cambio y su posible traspaso a precios del consumidor”, comentó el especialista.

En ese sentido, agregó que al peso mexicano lo podría afectar el proceso electoral de Estados Unidos, así como la debilidad del precio internacional del petróleo, el deterioro en la cuenta corriente y la posibilidad de que la Reserva Federal de la Unión Americana inicie con su normalización de tasas de interés

  • Analistas financieros consideraron que la inflación alcanzaría niveles de 4.3 por ciento en 2017

Derivado de los mayores riesgos internos que enfrenta la economía mexicana, el tipo de cambio podría superar los 20 pesos por dólar hacia finales del año, lo que llevará a la inflación a niveles de 4.3 por ciento en 2017, es decir, fuera del objetivo permanente del Banco de México (Banxico), consideraron analistas financieros.

En este sentido, asesores de diversas firmas, como Gabriela Siller, directora de Análisis Económico y Financiero de Banco BASE, advirtieron que el peso mexicano podría retomar su tendencia negativa por la presencia de factores internos, como un desajuste en la Cuenta corriente y un alza en el Déficit fiscal.

“Inclusive vemos que los riesgos para el peso son mayores, vemos que pudiera tocar los 20 pesos por dólar antes de que finalice el año, no nada más por factores externos, sino ahora también por factores internos, porque en última instancia y en el largo plazo por la tendencia en el tipo de cambio está determinado por factores internos donde la cuenta corriente es muy importante”, señaló.

Por ello, destacó el llamado que hizo en su último anuncio de política monetaria el Banco de México (Banxico) al Gobierno federal para fortalecer los fundamentales de la economía, como alcanzar un superávit primario durante el próximo año y disipar riesgos internos.

“Entonces creemos que el peso va a seguir depreciándose, como el amortiguador de la economía, es el ajuste que se hace solito y por otro lado también llama la atención de que el Banco de México está invitando al Gobierno para que haga un superávit primario para el 2017 en lugar de seguirse endeudando”, comentó.

La analista dijo que la alta cotización del dólar para el cierre del año tendrá un efecto inflacionario en 2017, que podría colocar al Índice Nacional de Precios y Cotizaciones (INPC) en alrededor del 4.3 por ciento, es decir, fuera del rango de entre 2.0 y 4.0 por ciento del objetivo permanente que plantea el Banco de México (Banxico), para dicha variable.

“La inflación ahí sí se podría ir a 4.1 a 4.3 por ciento como un efecto rezagado de todas las afectaciones que ha sufrido el peso mexicano”, comentó.

Por su parte, Jorge Gordillo Arias, director de Análisis Económico de CI Casa de Bolsa, coincidió en que el Banco de México aprecia un panorama económico complicado para los próximos meses, razón por lo que mantuvo en 4.254 por ciento su tasa de interés referencial en su último anuncio de política monetaria.

“El Banco Central mantuvo sin cambios su tasa de interés de fondeo; recalcó que había empeorado el balance de riesgos para el crecimiento económico y que vigilará todos los determinantes de la inflación, en especial al tipo de cambio y su posible traspaso a precios del consumidor”, comentó el especialista.

En ese sentido, agregó que al peso mexicano lo podría afectar el proceso electoral de Estados Unidos, así como la debilidad del precio internacional del petróleo, el deterioro en la cuenta corriente y la posibilidad de que la Reserva Federal de la Unión Americana inicie con su normalización de tasas de interés