/ jueves 14 de enero de 2021

Disruptores | In all we trust: Los bazares se trasladan al entorno digital

In All We Trust es una empresa dedicada a darle un espacio virtual a los pequeños comerciantes que perdieron sus lugares por la pandemia

Escucha el podcast ⬇️

Apple Podcasts

Google Podcasts

Spotify

Acast

Deezer

Amazon Music

Antes de la pandemia existían unas cosas a las que llamábamos bazares: mercados temporales en los que productores independientes comercializaban sus productos y comenzaban a hacerse notar entre los consumidores.

Ahora, en vías de extinción, miles de pequeños productores se quedaron sin uno de sus principales canales de venta, platican las emprendedoras Adriana Pulido y Adriana Martínez, fundadoras de uno de los primeros marketplaces digitales en México enfocado en productos socialmente responsables.

"Para muchos (productores) los bazares eran casi la totalidad de sus ingresos y para los consumidores estaban cubriendo una necesidad quizá no de la mejor forma. La pandemia hizo que se aceleraran todos nuestros procesos para salir al mercado, y que nos cayera el veinte de decir 'esto tiene que pasar, ya no hay opción'", platican ambas.

In All We Trust es un marketplace, creado por ambas emprendedoras dedicado a la tarea nada fácil de proporcionar a pequeños productores de un punto de venta digital para sortear estos nuevos tiempos y de paso acelerar el naciente mercado del consumo socialmente responsable en México.

En él, ya sean asociaciones, organizaciones o personas físicas comercializan sus productos, los cuales tienen el distintivo de soportar alguna causa social o estar ligados al consumo responsable.

Se busca que estos productos, los cuales abarcan al momento artesanías, decoración, productos gourmet, joyería, belleza y mascotas, sean conscientes de su impacto social y en el medio ambiente, procurando así involucrar en sus métodos de producción prácticas de remuneración justa y eficiencia en el uso de recursos naturales.

La plataforma está creada para que los usuarios puedan seleccionar y comprar directamente productos que apoyan una causa social, por ejemplo el sacar a mujeres de la prostitución, refugios para animales, apoyo a personas privadas de su libertad o el desarrollo de comunidades indígenas.

"Se trata de generar oportunidades que puedan disminuir la desigualdad que existe en el país, oportunidades enfocadas principalmente a pequeños productores para hacerlos crecer y fortalecerlos.

Foto: Cortesía

"La plataforma conecta a consumidores conscientes con estos productores y los involucramos a todos en esta propuesta de valor que es la generación de un movimiento para incrementar la conciencia hacia un consumo más responsable en donde uno se cuestiona por qué estoy comprando lo que estoy comprando".

La plataforma se encuentra en el proceso de abrir puntos de recolección en las principales ciudades del país para que la mercancía sea almacenada luego de ser enviada por los pequeños productores, y asegurar de esta manera una entrega en menos de dos días sin importar su origen y destino.

Según explican las tocayas, en un primer nivel In All We Trust aporta una visibilidad a la que no están acostumbrados todos estos pequeños productores. El principal problema para ellos en cuanto escalabilidad –explican– es que los puntos de venta como bazares o ferias no facilitan la recurrencia de compra debido a su itinerancia, haciendo prácticamente imposible fidelizar a sus consumidores aunque su experiencia de compra haya sido extraordinaria.

Asimismo la plataforma digitaliza los canales de venta y asegura el delivery de estos productores, quienes se habían detenido de hacerlo por falta de recursos tecnológicos y logísticos.

Todo esto va acompañado de un proceso de asesoría empresarial que el equipo de In All We Trust realiza con los pequeños productores y que cruza por la revisión de su etiquetado, empaque, red de proveeduría y establecer un precio justo y sustentable de los productos.

Es así que la plataforma se enfrenta a las complicaciones de un retailer, un instituto de fomento al emprendedor, una ONG y una empresa de logística.

"Tenemos un proceso de curaduría para asegurarnos que cumplan con todos los aspectos que buscamos en cuanto a calidad e impacto social. Estamos buscando productos de calidad, pero también a organizaciones y fundaciones que están dispuestos a seguir creciendo y a capacitarse para que en realidad adquieran habilidades de gestión de negocio y entonces crezcan, porque si los aliados crecen, pues todos crecemos.

"No es una tarea fácil pero es algo que se tenía que hacer".

CONFIANZA EN EL OTRO

Antes de comenzar In All We Trust, Adriana Pulido Sandoval era profesional cuya carrera desde un inicio había estado ligada al desarrollo social y la sustentabilidad mediante un largo perfil en ONG's, dependencias gubernamentales y la docencia.

"Había tenido mucho contacto con organizaciones de la sociedad civil y fundaciones para ir a estos mercados y bazares. Yo misma compraba cosas y decía 'compré una vez, pero no lo no puedo volverlo a encontrar'. Desde ese entonces surgió esta idea de cómo le hacemos para profesionalizar a las fundaciones y sus productos para que en realidad haya un beneficio a estos grupos".

Adriana Pulido había fundado desde 2016 la consultoría empresarial Ilunka, enfocada principalmente brindar a las empresas una visión integral para el diseño de modelos de negocio sustentables, a la cual llegó Adriana Martínez. Juntas estudiaron la maestría en responsabilidad social y sostenibilidad.

Adriana Martinez Haro es una financiera de probada experiencia quien antes de conocer a su tocaya había trabajado como CFO del reconocido conglomerado industrial Grupo Kaluz y que dejó en 2017 para fundar su propia empresa de exportación de productos mexicanos hacia los EU.

"En mi propio negocio resultaba que los productos mexicanos, como los chiles y las especias y todo esto, venían de China, de India y de Perú. Me llegó la frustración de cómo voy a desarrollar a los productores mexicanos para que las aduanas y la FDA les permitieran vender en EU".

Foto: Cortesía

Coincidiendo ambas en la necesidad del impulso al pequeño productor y las causas sociales, las socias juntaron esfuerzos desde 2020 y comenzaron el desarrollo de In All We Trust, que hasta ese momento funcionaba sólo un intermediario al servicio de los productores que comercializaba canastas de regalo u organizaba ferias.

"Creo que estamos juntas porque siempre que le buscamos en los valores y en los objetivos, en lo que queremos, coincidimos".

Según cuentan ambas, a inicios del 2020 la plataforma apenas comenzaba con su marketplace digital, sin embargo la pandemia les obligó a acelerar sus planes de digitalización del pequeño productor en medio de la emergencia en la que se encuentran artesanos, grupos vulnerables y asociaciones sin fines de lucro.

"En la pandemia sí nos impulsa las necesidades que vemos en nuestros aliados, se están enfrentando a muchísimas cuestiones muy graves entonces necesitamos dar mucho, mucho este llamado a una recuperación económica que los incluya".

Según explican las socias, el mercado de productos socialmente responsables o con causa aún está muy limitado en México y restringido para una capa particular de la población, sin datos oficiales que den cuenta de cuántos productores la componen.

Así, de acuerdo con estimaciones de las emprendedoras, de 5 millones de pymes en México apenas unas 2 mil podrían entrar en esta categoría.

"Si haces ahí el análisis, aún nos queda un mundo todavía para en avanzar en estos temas".

Es así que In All We Trust se encuentra buscando capital para acelerar su contacto con proveedores así como mentorías para encontrar aliados estratégicos que les permitan llegar al mayor número de artesanos y consumidores posibles.

"La responsabilidad social de repente pareciera que es sólo de un grupo selecto porque no se ha socializado, no se ha democratizado. Y justo eso es lo que queremos, democratizar este mercado y que el pequeño productor con visión social sólo venda en un bazar.

"Esto se trata sobre la confianza y por eso es parte de nuestro nombre. Confiamos en los productores y confiamos en estos consumidores conscientes. La confianza es el primer acto que genera cualquier cuestión positiva y cualquier movimiento. Necesitamos dar un acto primero de confianza, no sobre una base de fe, sino sobre una decisión de intentar algo nuevo para que las cosas puedan cambiar".

Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Escucha el podcast ⬇️

Apple Podcasts

Google Podcasts

Spotify

Acast

Deezer

Amazon Music

Antes de la pandemia existían unas cosas a las que llamábamos bazares: mercados temporales en los que productores independientes comercializaban sus productos y comenzaban a hacerse notar entre los consumidores.

Ahora, en vías de extinción, miles de pequeños productores se quedaron sin uno de sus principales canales de venta, platican las emprendedoras Adriana Pulido y Adriana Martínez, fundadoras de uno de los primeros marketplaces digitales en México enfocado en productos socialmente responsables.

"Para muchos (productores) los bazares eran casi la totalidad de sus ingresos y para los consumidores estaban cubriendo una necesidad quizá no de la mejor forma. La pandemia hizo que se aceleraran todos nuestros procesos para salir al mercado, y que nos cayera el veinte de decir 'esto tiene que pasar, ya no hay opción'", platican ambas.

In All We Trust es un marketplace, creado por ambas emprendedoras dedicado a la tarea nada fácil de proporcionar a pequeños productores de un punto de venta digital para sortear estos nuevos tiempos y de paso acelerar el naciente mercado del consumo socialmente responsable en México.

En él, ya sean asociaciones, organizaciones o personas físicas comercializan sus productos, los cuales tienen el distintivo de soportar alguna causa social o estar ligados al consumo responsable.

Se busca que estos productos, los cuales abarcan al momento artesanías, decoración, productos gourmet, joyería, belleza y mascotas, sean conscientes de su impacto social y en el medio ambiente, procurando así involucrar en sus métodos de producción prácticas de remuneración justa y eficiencia en el uso de recursos naturales.

La plataforma está creada para que los usuarios puedan seleccionar y comprar directamente productos que apoyan una causa social, por ejemplo el sacar a mujeres de la prostitución, refugios para animales, apoyo a personas privadas de su libertad o el desarrollo de comunidades indígenas.

"Se trata de generar oportunidades que puedan disminuir la desigualdad que existe en el país, oportunidades enfocadas principalmente a pequeños productores para hacerlos crecer y fortalecerlos.

Foto: Cortesía

"La plataforma conecta a consumidores conscientes con estos productores y los involucramos a todos en esta propuesta de valor que es la generación de un movimiento para incrementar la conciencia hacia un consumo más responsable en donde uno se cuestiona por qué estoy comprando lo que estoy comprando".

La plataforma se encuentra en el proceso de abrir puntos de recolección en las principales ciudades del país para que la mercancía sea almacenada luego de ser enviada por los pequeños productores, y asegurar de esta manera una entrega en menos de dos días sin importar su origen y destino.

Según explican las tocayas, en un primer nivel In All We Trust aporta una visibilidad a la que no están acostumbrados todos estos pequeños productores. El principal problema para ellos en cuanto escalabilidad –explican– es que los puntos de venta como bazares o ferias no facilitan la recurrencia de compra debido a su itinerancia, haciendo prácticamente imposible fidelizar a sus consumidores aunque su experiencia de compra haya sido extraordinaria.

Asimismo la plataforma digitaliza los canales de venta y asegura el delivery de estos productores, quienes se habían detenido de hacerlo por falta de recursos tecnológicos y logísticos.

Todo esto va acompañado de un proceso de asesoría empresarial que el equipo de In All We Trust realiza con los pequeños productores y que cruza por la revisión de su etiquetado, empaque, red de proveeduría y establecer un precio justo y sustentable de los productos.

Es así que la plataforma se enfrenta a las complicaciones de un retailer, un instituto de fomento al emprendedor, una ONG y una empresa de logística.

"Tenemos un proceso de curaduría para asegurarnos que cumplan con todos los aspectos que buscamos en cuanto a calidad e impacto social. Estamos buscando productos de calidad, pero también a organizaciones y fundaciones que están dispuestos a seguir creciendo y a capacitarse para que en realidad adquieran habilidades de gestión de negocio y entonces crezcan, porque si los aliados crecen, pues todos crecemos.

"No es una tarea fácil pero es algo que se tenía que hacer".

CONFIANZA EN EL OTRO

Antes de comenzar In All We Trust, Adriana Pulido Sandoval era profesional cuya carrera desde un inicio había estado ligada al desarrollo social y la sustentabilidad mediante un largo perfil en ONG's, dependencias gubernamentales y la docencia.

"Había tenido mucho contacto con organizaciones de la sociedad civil y fundaciones para ir a estos mercados y bazares. Yo misma compraba cosas y decía 'compré una vez, pero no lo no puedo volverlo a encontrar'. Desde ese entonces surgió esta idea de cómo le hacemos para profesionalizar a las fundaciones y sus productos para que en realidad haya un beneficio a estos grupos".

Adriana Pulido había fundado desde 2016 la consultoría empresarial Ilunka, enfocada principalmente brindar a las empresas una visión integral para el diseño de modelos de negocio sustentables, a la cual llegó Adriana Martínez. Juntas estudiaron la maestría en responsabilidad social y sostenibilidad.

Adriana Martinez Haro es una financiera de probada experiencia quien antes de conocer a su tocaya había trabajado como CFO del reconocido conglomerado industrial Grupo Kaluz y que dejó en 2017 para fundar su propia empresa de exportación de productos mexicanos hacia los EU.

"En mi propio negocio resultaba que los productos mexicanos, como los chiles y las especias y todo esto, venían de China, de India y de Perú. Me llegó la frustración de cómo voy a desarrollar a los productores mexicanos para que las aduanas y la FDA les permitieran vender en EU".

Foto: Cortesía

Coincidiendo ambas en la necesidad del impulso al pequeño productor y las causas sociales, las socias juntaron esfuerzos desde 2020 y comenzaron el desarrollo de In All We Trust, que hasta ese momento funcionaba sólo un intermediario al servicio de los productores que comercializaba canastas de regalo u organizaba ferias.

"Creo que estamos juntas porque siempre que le buscamos en los valores y en los objetivos, en lo que queremos, coincidimos".

Según cuentan ambas, a inicios del 2020 la plataforma apenas comenzaba con su marketplace digital, sin embargo la pandemia les obligó a acelerar sus planes de digitalización del pequeño productor en medio de la emergencia en la que se encuentran artesanos, grupos vulnerables y asociaciones sin fines de lucro.

"En la pandemia sí nos impulsa las necesidades que vemos en nuestros aliados, se están enfrentando a muchísimas cuestiones muy graves entonces necesitamos dar mucho, mucho este llamado a una recuperación económica que los incluya".

Según explican las socias, el mercado de productos socialmente responsables o con causa aún está muy limitado en México y restringido para una capa particular de la población, sin datos oficiales que den cuenta de cuántos productores la componen.

Así, de acuerdo con estimaciones de las emprendedoras, de 5 millones de pymes en México apenas unas 2 mil podrían entrar en esta categoría.

"Si haces ahí el análisis, aún nos queda un mundo todavía para en avanzar en estos temas".

Es así que In All We Trust se encuentra buscando capital para acelerar su contacto con proveedores así como mentorías para encontrar aliados estratégicos que les permitan llegar al mayor número de artesanos y consumidores posibles.

"La responsabilidad social de repente pareciera que es sólo de un grupo selecto porque no se ha socializado, no se ha democratizado. Y justo eso es lo que queremos, democratizar este mercado y que el pequeño productor con visión social sólo venda en un bazar.

"Esto se trata sobre la confianza y por eso es parte de nuestro nombre. Confiamos en los productores y confiamos en estos consumidores conscientes. La confianza es el primer acto que genera cualquier cuestión positiva y cualquier movimiento. Necesitamos dar un acto primero de confianza, no sobre una base de fe, sino sobre una decisión de intentar algo nuevo para que las cosas puedan cambiar".

Lee también otros contenidos de Normal ⬇️

Política

Biden destinará 4 mil mdd a países de Centroamérica: AMLO

El presidente de EU busca ayudar a Honduras, El Salvador y Guatemala para que la migración sea "optativa"

CDMX

Vinculan a empresario asesinado en la Nápoles con compañía fantasma

La empresa JJ Accounting and Matters fue contratada durante la administración pasada por la Secretaría de Finanzas para presuntamente desviar 406 mdp

México

Rusia niega convenio con Alejandro Cossío para adquirir vacuna Sputnik

El empresario mexicano dijo que ya tenía un acuerdo para adquirir la vacuna rusa y sólo esperaba la autorización de la Cofepris para ponerla a disposición en México

Futbol

Otra vez Pumas castiga a Alan Mozo, ahora por video en una fiesta

Al lateral se le ve sin cubrebocas ni respetando las medidas correspondientes y ya hay consecuencias

CDMX

Vinculan a empresario asesinado en la Nápoles con compañía fantasma

La empresa JJ Accounting and Matters fue contratada durante la administración pasada por la Secretaría de Finanzas para presuntamente desviar 406 mdp

En el ring

Muere el luchador Aníbal Jr. por complicaciones de Covid-19

Amigos y seguidores lamentaron el fallecimiento del heredero de "La Saeta Azul", quien había dado positivo al virus la semana pasada

OMG!

Asia Argento acusa de abuso sexual al director de Rápido y Furioso

La actriz italiana y figura del movimiento #MeToo dijo que le dio una bebida con GHB, la "droga de los violadores"

Virales

Estoy vacunado, soy del IMSS: joven se niega a usar cubrebocas en Metro y agrede a policías

El joven aseguró ser trabajador del IMSS y tras la negativa de abandonar el vagón, entre forcejeos, policías tuvieron que esposarlo