/ lunes 7 de agosto de 2017

Economía mexicana crece a un ritmo mayor y resiste: Secretaría de Hacienda

La economía mexicana está creciendo a un ritmo mayor a lo esperado, está dando señales de mayor resistencia y tiene elementos de fortaleza, destacó la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

En el Informe Semanal de su Vocería, la dependencia federal señaló que el gobierno federal reconoce que 2017 sigue siendo un año complicado, donde se enfrenta incertidumbre y volatilidad por diferentes factores.

No obstante, es alentador saber que la economía mexicana está dando señales de mayor resistencia y tiene elementos que le dan fortaleza, como el contar con la línea de crédito flexible por unos 86 mil millones de dólares con el Fondo Monetario Internacional (FMI), ratificada el pasado 23 de mayo.

Esto, subrayó, gracias a que México mantiene la fortaleza de sus políticas económicas y a los sanos fundamentos económicos, que le permiten acelerar su crecimiento, como un nivel adecuado de reservas, finanzas públicas sanas, inflación baja y estable, y una implementación ininterrumpida de la agenda de reformas estructurales, entre otros elementos.

Resaltó que en un entorno externo que mostró una clara mejoría, al disiparse en parte la incertidumbre sobre las políticas de Estados Unidos, la economía mexicana crece y lo hace a un ritmo mayor a lo esperado por los analistas privados.

El crecimiento económico de México fue de 3.0% real anual desestacionalizado en el segundo trimestre de 2017 (el más alto desde el primer trimestre de 2013), con lo que acumula 30 aumentos anuales consecutivos, de acuerdo con cifras oportunas del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Por actividad económica, este comportamiento se debió al sólido incremento de 4.1% en las actividades terciarias (el más alto de los últimos 17 trimestres) y al crecimiento –más moderado– de 1.0% y de 0.6% en las primarias y secundarias, respectivamente.

En relación con el trimestre previo, el Producto Interno Bruto (PIB) de México se incrementó 0.6% real en el segundo trimestre del año, lo que implicó el décimo sexto aumento trimestral consecutivo, y superior a lo esperado por el consenso, de 0.2%.

En términos acumulados, según cifras oportunas, durante el primer semestre del año el crecimiento de la economía mexicana fue de 2.3% real anual, y cercano al límite superior del rango actual previsto por la SHCP para todo 2017, de 1.5 a 2.5%.

La Secretaría de Hacienda refirió que la trayectoria positiva y el avance mejor a lo esperado se debe, por una parte, a la buena dinámica del empleo, mayor acceso al crédito y al importante flujo de remesas hacia el país. La evolución de estos indicadores apoya el incremento del consumo privado, destacó.

Por el lado del gasto, apuntó, el favorable desempeño de la economía también se explica por la combinación de varios factores que tienen que ver, por una parte, con la mejoría de la demanda externa. Así, las exportaciones repuntan, pues la aceleración gradual de la producción de manufacturas en Estados Unidos se refleja en un mayor dinamismo de las exportaciones no petroleras de México. 

La economía mexicana está creciendo a un ritmo mayor a lo esperado, está dando señales de mayor resistencia y tiene elementos de fortaleza, destacó la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

En el Informe Semanal de su Vocería, la dependencia federal señaló que el gobierno federal reconoce que 2017 sigue siendo un año complicado, donde se enfrenta incertidumbre y volatilidad por diferentes factores.

No obstante, es alentador saber que la economía mexicana está dando señales de mayor resistencia y tiene elementos que le dan fortaleza, como el contar con la línea de crédito flexible por unos 86 mil millones de dólares con el Fondo Monetario Internacional (FMI), ratificada el pasado 23 de mayo.

Esto, subrayó, gracias a que México mantiene la fortaleza de sus políticas económicas y a los sanos fundamentos económicos, que le permiten acelerar su crecimiento, como un nivel adecuado de reservas, finanzas públicas sanas, inflación baja y estable, y una implementación ininterrumpida de la agenda de reformas estructurales, entre otros elementos.

Resaltó que en un entorno externo que mostró una clara mejoría, al disiparse en parte la incertidumbre sobre las políticas de Estados Unidos, la economía mexicana crece y lo hace a un ritmo mayor a lo esperado por los analistas privados.

El crecimiento económico de México fue de 3.0% real anual desestacionalizado en el segundo trimestre de 2017 (el más alto desde el primer trimestre de 2013), con lo que acumula 30 aumentos anuales consecutivos, de acuerdo con cifras oportunas del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Por actividad económica, este comportamiento se debió al sólido incremento de 4.1% en las actividades terciarias (el más alto de los últimos 17 trimestres) y al crecimiento –más moderado– de 1.0% y de 0.6% en las primarias y secundarias, respectivamente.

En relación con el trimestre previo, el Producto Interno Bruto (PIB) de México se incrementó 0.6% real en el segundo trimestre del año, lo que implicó el décimo sexto aumento trimestral consecutivo, y superior a lo esperado por el consenso, de 0.2%.

En términos acumulados, según cifras oportunas, durante el primer semestre del año el crecimiento de la economía mexicana fue de 2.3% real anual, y cercano al límite superior del rango actual previsto por la SHCP para todo 2017, de 1.5 a 2.5%.

La Secretaría de Hacienda refirió que la trayectoria positiva y el avance mejor a lo esperado se debe, por una parte, a la buena dinámica del empleo, mayor acceso al crédito y al importante flujo de remesas hacia el país. La evolución de estos indicadores apoya el incremento del consumo privado, destacó.

Por el lado del gasto, apuntó, el favorable desempeño de la economía también se explica por la combinación de varios factores que tienen que ver, por una parte, con la mejoría de la demanda externa. Así, las exportaciones repuntan, pues la aceleración gradual de la producción de manufacturas en Estados Unidos se refleja en un mayor dinamismo de las exportaciones no petroleras de México.