/ martes 4 de abril de 2017

En ningún año de esta administración, el PIB habrá crecido más de 3 por ciento: IMEF

  • Alejandro Durán

Tomando en cuenta las propias expectativas del Gobierno federal, todo apunta a que la actual administración pasará a la historia como el único Gobierno (desde que se tiene registro), en donde la economía mexicana no reportó tasas de crecimiento de más de tres por ciento ni un solo año, advirtió el Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF).

Y lo anterior, argumentó Jonathan Heath, vicepresidente del indicador IMEF, porque todo hace prever que este año el Producto Interno Bruto (PIB) registrará un avance de apenas 1.5 por ciento, mientras que el siguiente, de acuerdo a las proyecciones de las autoridades por medio del documento conocido como “Pre-Criterios”, avanzaría alrededor de 2.5 por ciento, echando a la borda la posibilidad de una expansión por arriba del tres por ciento.

De tal manera, agregó el especialista en conferencia de prensa, tomando en consideración las tasas de crecimiento reportadas en 2013, 2014, 2015 y 2016, de 1.4, 2.2, 2.5 y 2.3 por ciento respectivamente, es evidente que este sexenio nunca habrá alcanzado una expansión más allá del tres por ciento, como sí ha ocurrido en las administraciones pasadas, incluyendo la de Miguel de la Madrid, que ha sido catalogada como una de las peores etapas de la economía mexicana.

“Lo que hemos visto es que, desde el promedio de crecimiento de Carlos Salinas, que fue muy cercano al cuatro por ciento, con Zedillo fue más cerca al tres y ahora hemos estado creciendo en tres sexenios casi al hilo como el 2.1 por ciento en promedio, la única diferencia es que en este sexenio no hay una crisis o recesión, como las que tuvimos en el 95, en el 2001, o en 2008-2009, sino más bien todos los años han sido de un crecimiento mediocre”, comentó.

“Y en este sexenio -agregó-, la gran diferencia es que no hemos tenido años muy malos, pero nada cerca de algo bueno, entonces más bien han sido cuatro años de crecimiento mediocre, y si ahora le agregamos lo que dicen los Pre-Criterios, que todavía es un poco más optimista del consenso del mercado, que dice que va a ser el primer sexenio, creo que incluso ni siquiera el De la Madrid hasta donde tengo memoria, no tenemos ni aunque sea un año de crecimiento de tres o más y eso entonces es una nota muy pesimista”.

Incluso, el especialista del IMEF recordó que, durante el Gobierno de Felipe Calderón, si bien la economía registró un descalabro de -4.7 por ciento en 2009, lo cierto es que en los años posteriores se registraron tasas vigorosas de crecimiento.

“Hay que recordar que con Calderón hubo una caída muy grande, no solamente en el 2008 sino también en el 2009, y que la desaceleración de la economía comenzó en el 2007. Se cae en el 2009, pero hay que señalar que un efecto fue el rebote, y en los últimos tres años del sexenio crecimos en promedio 4.3 por ciento, porque el 2010 fue arriba del cinco y los otros dos en alrededor de cuatro, entonces hubo años muy buenos y muy malos”, dijo.

El analista admitió que el actual panorama es complejo, y advirtió que todo apunta a que el consumo se contraerá durante los próximos meses, lo que se traducirá en un bajo dinamismo económico,

En este sentido, consideró que el Producto Interno Bruto (PIB) habría registrado una tasa negativa de crecimiento durante los tres primeros meses este 2017, por lo que será necesario que durante los trimestres restantes se reporte un ritmo de expansión de al menos 0.5 por ciento para alcanzar el 1.5 por ciento proyectado para todo el año.

“Básicamente estamos hablando de una tasa negativa en el primer trimestre, pero muy cercana a cero, o sea apenas negativa, como de -0.1 o -0.2 por ciento, algo por el estilo, es decir, una caída muy ligera, una tasa negativa muy cercana a cero y después una recuperación en el segundo, tercer y cuarto trimestre, creciendo en promedio, en alrededor, de medio punto porcentual, que no es muy diferente al crecimiento promedio que hemos observado a lo largo de los últimos dos o tres años, entonces no es una recuperación muy robusta, pero al menos deberíamos estar viendo crecimiento en lo que resta del año”, consideró.

  • Alejandro Durán

Tomando en cuenta las propias expectativas del Gobierno federal, todo apunta a que la actual administración pasará a la historia como el único Gobierno (desde que se tiene registro), en donde la economía mexicana no reportó tasas de crecimiento de más de tres por ciento ni un solo año, advirtió el Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF).

Y lo anterior, argumentó Jonathan Heath, vicepresidente del indicador IMEF, porque todo hace prever que este año el Producto Interno Bruto (PIB) registrará un avance de apenas 1.5 por ciento, mientras que el siguiente, de acuerdo a las proyecciones de las autoridades por medio del documento conocido como “Pre-Criterios”, avanzaría alrededor de 2.5 por ciento, echando a la borda la posibilidad de una expansión por arriba del tres por ciento.

De tal manera, agregó el especialista en conferencia de prensa, tomando en consideración las tasas de crecimiento reportadas en 2013, 2014, 2015 y 2016, de 1.4, 2.2, 2.5 y 2.3 por ciento respectivamente, es evidente que este sexenio nunca habrá alcanzado una expansión más allá del tres por ciento, como sí ha ocurrido en las administraciones pasadas, incluyendo la de Miguel de la Madrid, que ha sido catalogada como una de las peores etapas de la economía mexicana.

“Lo que hemos visto es que, desde el promedio de crecimiento de Carlos Salinas, que fue muy cercano al cuatro por ciento, con Zedillo fue más cerca al tres y ahora hemos estado creciendo en tres sexenios casi al hilo como el 2.1 por ciento en promedio, la única diferencia es que en este sexenio no hay una crisis o recesión, como las que tuvimos en el 95, en el 2001, o en 2008-2009, sino más bien todos los años han sido de un crecimiento mediocre”, comentó.

“Y en este sexenio -agregó-, la gran diferencia es que no hemos tenido años muy malos, pero nada cerca de algo bueno, entonces más bien han sido cuatro años de crecimiento mediocre, y si ahora le agregamos lo que dicen los Pre-Criterios, que todavía es un poco más optimista del consenso del mercado, que dice que va a ser el primer sexenio, creo que incluso ni siquiera el De la Madrid hasta donde tengo memoria, no tenemos ni aunque sea un año de crecimiento de tres o más y eso entonces es una nota muy pesimista”.

Incluso, el especialista del IMEF recordó que, durante el Gobierno de Felipe Calderón, si bien la economía registró un descalabro de -4.7 por ciento en 2009, lo cierto es que en los años posteriores se registraron tasas vigorosas de crecimiento.

“Hay que recordar que con Calderón hubo una caída muy grande, no solamente en el 2008 sino también en el 2009, y que la desaceleración de la economía comenzó en el 2007. Se cae en el 2009, pero hay que señalar que un efecto fue el rebote, y en los últimos tres años del sexenio crecimos en promedio 4.3 por ciento, porque el 2010 fue arriba del cinco y los otros dos en alrededor de cuatro, entonces hubo años muy buenos y muy malos”, dijo.

El analista admitió que el actual panorama es complejo, y advirtió que todo apunta a que el consumo se contraerá durante los próximos meses, lo que se traducirá en un bajo dinamismo económico,

En este sentido, consideró que el Producto Interno Bruto (PIB) habría registrado una tasa negativa de crecimiento durante los tres primeros meses este 2017, por lo que será necesario que durante los trimestres restantes se reporte un ritmo de expansión de al menos 0.5 por ciento para alcanzar el 1.5 por ciento proyectado para todo el año.

“Básicamente estamos hablando de una tasa negativa en el primer trimestre, pero muy cercana a cero, o sea apenas negativa, como de -0.1 o -0.2 por ciento, algo por el estilo, es decir, una caída muy ligera, una tasa negativa muy cercana a cero y después una recuperación en el segundo, tercer y cuarto trimestre, creciendo en promedio, en alrededor, de medio punto porcentual, que no es muy diferente al crecimiento promedio que hemos observado a lo largo de los últimos dos o tres años, entonces no es una recuperación muy robusta, pero al menos deberíamos estar viendo crecimiento en lo que resta del año”, consideró.