/ viernes 13 de mayo de 2022

Pie de Nota | Terror en el AICM

Con los eventos recientes me queda claro que poco sabe el público mexicano de todas las incidencias que suceden en el AICM

Terror a 20 mil pies, así se llama el capítulo del antaño programa de televisión La Dimensión Desconocida transmitido en 1963. En él se contó por primera vez aquella historia en la que un pasajero aterrado es el único que puede ver cómo una gremlin devora el ala del avión.

Siempre recuerdo ese relato mil veces contado cuando me asomo por la ventana de los aviones que esporádicamente tomo. Y es que el momento en que va despegando el avión y de repente todo se cimbra en la penumbra de un nubarrón es la materia con la que están hechas las pesadillas.

Ahora súmele a ese estrés natural el desorden que se vive en el espacio aéreo de la Ciudad de México y tendrá una receta para un colapso nervioso.

La potencial colisión entre los vuelos de Volaris del pasado 7 de mayo, de la cual informó la OEM ocurrió a sólo días de que la Federación Internacional de Pilotos de Líneas Aérea alertara sobre diversos incidentes que se han dado en el AICM: aeronaves que llegaron con muy poco combustible por esperas no planificadas y alertas significativas de proximidad al suelo debido a que controladores aéreos han recibido poca capacitación y apoyo sobre cómo operar la nueva configuración en el espacio aéreo con la puesta en marcha del AIFA; cosa que la SCT por supuesto negó.

Luego del susto del sábado pasado se sumó el reclamo del Sindicato Nacional de Controladores de Tránsito Aéreo el cual aseguró que en el último año hubieron 100 reportes de incidencias de los cuales 30 han sido de suma gravedad, 10 de ellos en el AICM.

Asimismo, el subsecretario de Transportes, Rogelio Jiménez Pons, ha reportado un mal ambiente laboral que genera errores entre los controladores.

Un desastre.

Con los eventos recientes me queda claro que poco sabe el público mexicano de todas las incidencias que suceden en el AICM.

Dejemos de lado el terror psicológico y la desconfianza que acompañan el imaginar la posibilidad de una colisión aérea en el Valle de México. Con las cosas como están, el país tiene pocos argumentos para recuperar la calificación que la Administración Federal de Aviación de Estados Unidos le degradó hace casi un año y la cual argumenta que la aviación nacional no cumple con los requisitos mínimos de seguridad. Sobra decir que tenía razón.

Las aerolíneas mexicanas seguirán por un buen rato sin poder establecer nuevas rutas hacia Estados Unidos, lo que sin duda afecta la de por sí maltratada competitividad nacional.

Asimismo, van a ser meses complicados para aerolíneas y pasajeros. Se viene un serio reacomodo de rutas aéreas en el Valle de México con el traslado del 25% de las operaciones del AICM hacia Toluca y el AIFA.

En 2019 el AICM registró 423 mil llegadas y salidas de vuelos; es decir, van a tener que meter con calzador 106 mil vuelos en aeropuertos que al momento no cuentan con los servicios adecuados.

Va a ser interesante ver cuáles van a ser los criterios del reparto y si los únicos desdichados en tener que ir hasta Zumpango para agarrar su vuelo serán quienes vayan a destinos menores en el interior de la república.

Una cosa es que la 4T mande a los spring breakers hasta la lejanía del Felipe Ángeles para tomar su vuelo a Cancún, pero otra mucho más seria y sin posibilidad de retorno es el tener un accidente aéreo en las manos por una decisión presidencial.

Me cuesta trabajo vislumbrar que Morena repita una presidencia luego del colapso de la Línea 12 y una desgracia aérea previamente anunciada.

El presidente López Obrador es bueno mandando mensajes sencillos que no requieren mayores detalles pero en general batalla con los temas técnicos. Este es uno de ellos. Por más que refiera que los pilotos y operadores de tráficos son "gente buena" el público requiere de una explicación más elaborada de por qué puede seguir tomando su avión de forma segura, porque volar no es un tema de clase, es de viabilidad nacional en este mundo hiperconectado.


Terror a 20 mil pies, así se llama el capítulo del antaño programa de televisión La Dimensión Desconocida transmitido en 1963. En él se contó por primera vez aquella historia en la que un pasajero aterrado es el único que puede ver cómo una gremlin devora el ala del avión.

Siempre recuerdo ese relato mil veces contado cuando me asomo por la ventana de los aviones que esporádicamente tomo. Y es que el momento en que va despegando el avión y de repente todo se cimbra en la penumbra de un nubarrón es la materia con la que están hechas las pesadillas.

Ahora súmele a ese estrés natural el desorden que se vive en el espacio aéreo de la Ciudad de México y tendrá una receta para un colapso nervioso.

La potencial colisión entre los vuelos de Volaris del pasado 7 de mayo, de la cual informó la OEM ocurrió a sólo días de que la Federación Internacional de Pilotos de Líneas Aérea alertara sobre diversos incidentes que se han dado en el AICM: aeronaves que llegaron con muy poco combustible por esperas no planificadas y alertas significativas de proximidad al suelo debido a que controladores aéreos han recibido poca capacitación y apoyo sobre cómo operar la nueva configuración en el espacio aéreo con la puesta en marcha del AIFA; cosa que la SCT por supuesto negó.

Luego del susto del sábado pasado se sumó el reclamo del Sindicato Nacional de Controladores de Tránsito Aéreo el cual aseguró que en el último año hubieron 100 reportes de incidencias de los cuales 30 han sido de suma gravedad, 10 de ellos en el AICM.

Asimismo, el subsecretario de Transportes, Rogelio Jiménez Pons, ha reportado un mal ambiente laboral que genera errores entre los controladores.

Un desastre.

Con los eventos recientes me queda claro que poco sabe el público mexicano de todas las incidencias que suceden en el AICM.

Dejemos de lado el terror psicológico y la desconfianza que acompañan el imaginar la posibilidad de una colisión aérea en el Valle de México. Con las cosas como están, el país tiene pocos argumentos para recuperar la calificación que la Administración Federal de Aviación de Estados Unidos le degradó hace casi un año y la cual argumenta que la aviación nacional no cumple con los requisitos mínimos de seguridad. Sobra decir que tenía razón.

Las aerolíneas mexicanas seguirán por un buen rato sin poder establecer nuevas rutas hacia Estados Unidos, lo que sin duda afecta la de por sí maltratada competitividad nacional.

Asimismo, van a ser meses complicados para aerolíneas y pasajeros. Se viene un serio reacomodo de rutas aéreas en el Valle de México con el traslado del 25% de las operaciones del AICM hacia Toluca y el AIFA.

En 2019 el AICM registró 423 mil llegadas y salidas de vuelos; es decir, van a tener que meter con calzador 106 mil vuelos en aeropuertos que al momento no cuentan con los servicios adecuados.

Va a ser interesante ver cuáles van a ser los criterios del reparto y si los únicos desdichados en tener que ir hasta Zumpango para agarrar su vuelo serán quienes vayan a destinos menores en el interior de la república.

Una cosa es que la 4T mande a los spring breakers hasta la lejanía del Felipe Ángeles para tomar su vuelo a Cancún, pero otra mucho más seria y sin posibilidad de retorno es el tener un accidente aéreo en las manos por una decisión presidencial.

Me cuesta trabajo vislumbrar que Morena repita una presidencia luego del colapso de la Línea 12 y una desgracia aérea previamente anunciada.

El presidente López Obrador es bueno mandando mensajes sencillos que no requieren mayores detalles pero en general batalla con los temas técnicos. Este es uno de ellos. Por más que refiera que los pilotos y operadores de tráficos son "gente buena" el público requiere de una explicación más elaborada de por qué puede seguir tomando su avión de forma segura, porque volar no es un tema de clase, es de viabilidad nacional en este mundo hiperconectado.


Mundo

Viruela del mono: OMS no recomienda vacunaciones masivas

Expertos presionan para que las autoridades actúen con mayor rapidez para contener el brote

Sociedad

AMLO rechaza que organizaciones criminales controlen México

"No, no, eso lo piensan los conservadores, yo no soy Felipe Calderón para que quede claro y no hay en el gobierno", declaró el mandatario

Mundo

Colombia, a las urnas; se vislumbra giro a la izquierda

Entre denuncias de fraude, atentados y espionaje, un país que reclama cambios vota hoy por presidente

Gossip

Eleazar Gómez retoma su carrera como cantante

Eleazar Gómez lanza Bbsame, en colaboración con Milo Campos 

Gossip

Gaby Albo cumple sueño al ser Gloria Estefan en musical

On your feet! narra la carrera de la cantante cubana en Estados Unidos; se presenta en Washington 

Gossip

Marco Mares se manifiesta en contra de las etiquetas

Marco Mares lanza el tema Match, en alusión a las nuevas formas de relacionarse vía remota

Sociedad

Vienen a México a abortar más estadounidenses

Se prevé que la Corte Suprema anule el fallo Roe vs Wade, una sentencia que despenaliza la interrupción del embarazo en EU

Sociedad

Wixáricas exigen les devuelvan sus tierras

Ayer, un grupo de esta etnia pasó su segunda noche en la Ciudad de México donde instalaron casas de campaña y ahí seguirán hasta que sean atendidos por AMLO

Sociedad

A un año del socavón en Puebla: de la euforia al olvido

Ya no hay más venta de pan, tazas y otros recuerdos que comerciantes dedicaron al gran foso